País

Figueres señala que un gobierno que no camina amenaza la democracia y pide al Presidente dejarse ayudar

"La democracia la pone en peligro un gobierno y una institucionalidad que no resuelve los problemas de las personas", dijo el exmandatario.

«Siempre vamos a estar de acuerdo en defender nuestra democracia, pero a la democracia no la ponen en riesgo las personas desesperadas que salen a buscar soluciones a sus angustiosos problemas en la calle, la democracia la pone en peligro un gobierno y una institucionalidad que no resuelve los problemas de las personas» afirmó hoy el expresidente José María Figueres.

El exmandatario publicó este domingo 18 de octubre un video en redes sociales explicando por qué no suscribió con otros expresidentes una carta en que expresaban su respaldo a la «democracia, la institucionalidad republicana y los derechos humanos», además de su «apoyo incondicional a la constitucionalidad, el estado de derecho, a las autoridades y a la policía».

«Pienso que las cosas caminan por otro lado», dijo Figueres, y añadió que el gobierno de Carlos Alvarado ha fallado en resolver los problemas de la ciudadanía y eso constituye una afrenta mayor a la democracia que las manifestaciones de «personas desesperadas».

«Llevamos seis meses en crisis, tenemos un millón y medio de personas en pobreza y 600 mil personas desempleadas, miles de miles de empresitas quebradas y no tenemos un plan ni de corto, ni de mediano, ni de largo plazo que nos diga cómo vamos a salir de esta», dijo.

Además, el expresidente reclamó que la administración Alvarado pierde tiempo construyendo procesos fallidos de diálogo en vez de reconocer los esfuerzos civiles que se han constituido para resolver la crisis.

«Hace 15 días el Gobierno convocó un diálogo que fracasó y entonces organizaciones de todo el país se empezaron a reunir en la Asamblea de Trabajadores y Trabajadoras del Banco Popular para dialogar entre ellas y buscar una salida a la crisis. El gobierno en lugar de agradecer ese esfuerzo de la sociedad civil y apoyarlo, más bien les monta un foro paralelo, eso no me parece que sea correcto», opinó Figueres.

Según el exmandatario, tanto él como otros miles de costarricenses han realizado propuestas, señalando recursos disponibles y posibles soluciones para resolver la crisis, pero no han sido escuchados.

«¡Señor Presidente, déjese ayudar! Entre todos sacamos esto adelante, pero no nos venga a decir que se está amenazando la democracia, porque la democracia se amenaza cuando los gobiernos no caminan», finalizó.

Ir al contenido