Fabricio y Carlos «cierran» la campaña y afrontan siete días de tensión

En sus discursos finales, Fabricio hizo énfasis en atender la pobreza, mientras que Carlos reafirmó su disposición a un gobierno inclusivo y de unidad.

Los candidatos presidenciales, Fabricio Alvarado y Carlos Alvarado, celebraron en la noche de este sábado las actividades masivas de cierre de campaña electoral y se enfilan a siete días de trabajo en el terreno en un ambiente de tensión. 

En sus discursos finales, Fabricio Alvarado (de Restauración Nacional, PRN) aprovechó para reiterar su compromiso de «defender la familia» y «asistir a los más pobres»; mientras que su contrincante Carlos Alvarado (de Acción Ciudadana, PAC) se abocó a poner el foco en las alianzas y su propuesta para desarrollar «un gobierno de unidad”.

El primero en dar su discurso fue Fabricio Alvarado, quien reunió a decenas de personas en el parqueo de un  centro comercial en Desamparados, su cantón. Ahí aprovechó para dirigirse con especial atención a la población cuyas necesidades no han sido cubiertas.

Si bien dedicó algunos sus minutos para levantar “los valores y la familia” como la bandera de su proyecto político, su última promesa a la multitud fue la de un gobierno que “vuelva su mirada a los pobres”. Todo con asomos de su estilo de predicador de iglesia.

“Si hay algo que este pueblo pide a gritos es un gobierno que gobierne para servirle a los demás y sobre todo a los más pobres; si hay algo que este pueblo quiere, pide y grita por ello es un gobierno que se salga de sus oficinas y que vaya donde está la necesidad, donde está la gente que no ha recibido la respuesta de un gobierno”, apuntó el candidato del PRN mostrando sus destrezas en la tarima. Hasta se permitió bromas con el futbol y grabó ahí mismo un anunció para transmitir en televisión.

Apenas minutos después, y cuando Fabricio y sus seguidores salieron en caravana a la Fuente de la Hispanidad en San Pedro, a sólo unos kilómetros de ese sitio, en la Plaza de las Garantías Sociales, Carlos Alvarado apuntó a reiterar su compromiso por un gobierno “de unidad nacional”. Lo enfatizó con la presencia de líderes políticos de las más variadas fuerzas políticas presentes en su tarima.

También llamó a “convencer cada vez más personas” y “no perder ni un solo voto”, en medio de una lucha cerrada que buscará unir a “personas diversas en sus orígenes, pero con intereses comunes”.

“En el acuerdo y la construcción conjunta está la mejor práctica costarricense, y queremos construir un gobierno para todas y para todos; para todas las familias, para todas las personas, sin personas de segunda clase, sin familias de segunda categoría”, puntualizó.

Por ahora, empatados según la intención de voto medida por la última encuesta del Centro de Investigación y Estudios Políticos (CIEP-UCR), los candidatos inician una última semana que coincidirá con Semana Santa, un espacio de reflexión política —y religiosa para algunos— que servirá de sprint final para una carrera de photo finish.

Con Fabricio

Entre las personas que acompañaron a Fabricio Alvarado en su discurso, destacaron el fundador de su partido, Carlos Avendaño, diputado electo de quien se recordaban pocas apariciones públicas en las últimas semanas, pero que ya tiene segura su curul asegurada para la próxima legislatura y su puesto como jefe de la fracción legislativa más grande jamás vista de un partido evangélico.

Precisamente, Avendaño hizo referencia a ese crecimiento, en el que pasaron de uno a 14 congresistas, como una victoria que ya se fraguó, aunque quieren capitalizarla el próximo domingo llegando a Zapote.

“Es un sueño hecho realidad”, dijo el fundador del partido. “Hemos tenido representantes en la Asamblea Legislativa y ahora, este 1 de abril, vamos a tener al primer presidente; ya hemos hecho historia, pero vamos a culminarla”, advirtió.

Fabricio Alvarado también estuvo acompañado por su esposa Laura Moscoa y sus hijas Fabiana y Dariana, junto a las que la posible primera dama reiteró su deseo de “defender a la familia” desde ese despacho.

También estuvieron con Fabricio algunos de los excandidatos que se le sumaron de cara a la segunda ronda, como Sergio Mena (de Nueva Generación) y Mario Redondo (de Alianza Democrática Cristiana). También como Marcelle De Mezerville, esposa de Rodolfo Hernández (del Republicano Social Cristiano), quien esta semana confirmó su total apoyo al candidato que hace dos meses consideró «bueno para un sermón, no para gobernar».

Así mismo —como era previsible— estuvieron otras figuras que han dado su adhesión correspondientes a otras agrupaciones, así como algunos de los diputados electos y los candidatos a vicepresidentes del partido, Ivonne Acuña y Francisco Prendas.

Terminamos nuestra caravana del sol en mi cantón Desamparados. Hemos recorrido el país llevando nuestro mensaje de principios y valores. #hagámosloJuntos #fabriciopresidente

Posted by Fabricio Alvarado Presidente on Saturday, March 24, 2018

Con Carlos

En el caso de Carlos Alvarado, la puesta en escena se caracterizó por la presencia de los candidatos a vicpresidentes, Esy Campbell y Marvin Rodríguez; así como la mayor figura del PAC, su fundador y actual diputado, Ottón Solís Fallas.

También estuvieron figuras de Liberación Nacional (PLN) y de la Unidad Social Cristiana (PUSC) que han dado sus adhesiones formales en los últimos días, de los que hablaron en tarima el exministro de Educación, Leonardo Garnier, y el candidato socialcristiano, Rodolfo Piza.

Además, le acompañaron en la tarima representantes de otros partidos como Nueva Generación y el Frente Amplio, así como del recién nacido partido josefino Vamos, al que Alvarado reiteró su compromiso con los derechos de poblaciones minoritarias.

Ante esa mezcla de partidos, y haciendo especial referencia a los partidos tradicionales, parte de las palabras más significativas fueron las de Ottón Solís, quien llamó a la unidad en un momento “inédito” de la política nacional, en el que parece necesario “evitar un salto hacia atrás”.

En esa línea, pidió a su partido “con humildad reconocer que cosas que criticamos a otros partidos por situaciones que no pudieron corregirse”, algo que ahora tendrán que hacer “sobre la base de esa humildad, no sobre la petulancia” que en algún momento pudo llegar a ser parte de su partido. “Prometimos que íbamos a lograrlo en el primer gobierno, pero ese desafío está pendiente”, reconoció.

Por último, llamó a evitar que “un día más de sol termine en cuatro años de oscuridad”, haciendo un llamado a que los vacacionistas de esta semana libre no desperdicien su voto, en una contienda totalmente reñida.

Por su parte, el liberacionista Leonardo Garnier, quien ha manifestado la dificultad de esta adhesión por los históricos encontronazos entre el PLN y el PAC, subrayó que pudo más su deseo de defender “la democracia, la educación, la cultura y sobre todo, los derechos humanos”, todo «en juego», desde su punto de vista.

Asimismo, el socialcristiano Rodolfo Piza, comentó que en esta ocasión “la pregunta no es de dónde venimos, sino hacia dónde vamos”; reiterando su total compromiso en un gobierno conjunto.

A Alvarado también le acompañó en la tarima su esposa, la arquitecta Claudia Dobles, quien habló de su marido como la opción adecuada para defender una «estabilidad social de Costa Rica que está en riesgo”.

¡Gracias por acompañarnos! Estamos a una semana de decidir el rumbo hacia el que se dirige nuestro país y les pedimos su apoyo porque sabemos que somos la mejor opción para Costa Rica. Tenemos que seguir convenciendo a más personas. #EsPorCostaRica #ConvencéAUno

Posted by Carlos Alvarado Quesada on Saturday, March 24, 2018

 

SUSCRÍBASE A LA EDICIÓN SEMANAL EN FORMATO DIGITAL.Precio: ₡12.000 / añoPRECIO ESPECIAL

0 comments