Fabricio confirma cobro de ¢10 millones a su propia campaña

Habría alquilado sus dos carros y vendido servicios de comunicación a su candidatura mientras ejercía como diputado, según reporte de PRN al TSE

El candidato presidencial Fabricio Alvarado justificó este jueves los cobros por ¢10 millones hechos a su propia campaña electoral por servicios prestados mientras aún tenía el cargo diputado.

“Recuerde que al principio éramos muy poquitos y la especialidad mía es la comunicación y en parte de eso estuvimos apoyando”, explicó el candidato del Partido Restauración Nacional (PRN) tras la publicación de los gastos de campaña registrados en un informe que el Tribunal Supremo de Elecciones deberá verificar.

A nombre del candidato presidencial aparecen ¢7,2 millones por “honorarios profesionales” y ¢3 millones más por dos rubros de “alquiler de vehículo” entre octubre y el 4 de marzo.

En el informe también aparece un cobro por ¢1,5 millones a nombre de Laura Moscoa, esposa de Fabricio Alvarado, también por “alquiler de vehículo” durante los meses de la campaña. Además, más de 4 millones que estarían cobrando entre los candidatos a las vicepresidencias Francisco Prensas e Ivonne Acuña, así como otros rubros de diputados electos y familiares de Carlos Avendaño, presidente del PRN.

Este reporte fue obtenido por el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) en una visita a la sede del PRN en Moravia, informó el jefe del Departamento de Financiamiento Electoral, Ronald Chacón.

Chacón advirtió que esos gastos están aún sujetos a corroboración para saber si se compensan con el dinero público que podría recibir el PRN después de esta elección casi ¢6.000 millones por la alta votación que tuvo el 4 de febrero.

De ese monto, el 60% lo habría reservado el PRN para capacitación y organización, mientras unos ¢2.000 millones serían los disponibles para redimir gastos de campaña. Buena parte de ellos se cubrieron con un fideicomiso adquirido por la agrupación por ¢1.500 millones con Banco Promérica, según contó Carlos Avendaño a UNIVERSIDAD.

Esto, a pesar de que el diputado Mario Redondo, uno de los hombres de confianza de Fabricio Alvarado, dijo el 16 de marzo a dirigentes de iglesias evangélicas que hay poco dinero y que necesitan “bendiciones” para transporte y alimentación en la jornada electoral de este domingo.

Tras conocerse el contenido de la reunión privada del 16 de marzo, el TSE ordenó al partido abstenerse de utilizar una estructura paralela para canalizar recursos de campaña.

El informe de gastos en el que aparecen los cobros de Fabricio Alvarado sí son parte de la estructura formal, en una lista preliminar de rubros que suma ¢420 millones entre servicios profesionales, servicios “especiales” (trabajos que no requieren conocimiento técnico ni profesional”, alquiler de vehículos y publicidad en radio o vallas, por ejemplo.

SUSCRÍBASE A LA EDICIÓN SEMANAL EN FORMATO DIGITAL.Precio: ₡12.000 / añoPRECIO ESPECIAL

0 comments