País

Exministro Eugenio Solano: Salario escolar es un componente salarial y no un privilegio

Con la nueva Ley de Empleo Público es probable que el salario global se quede rezagado en algún momento, sobre todo porque las personas lleguen al tope de esa categoría salarial.

El salario escolar es un componente del salario que reciben los empleados públicos, contrario a lo que algunos quieren hacer creer, no se trata de un privilegio, sino de un porcentaje de los salarios de las personas funcionarias que se acumula mensualmente y se entrega una vez al año.

Así lo explicó a UNIVERSIDAD el exministro de Trabajo, Eugenio Solano, quien fue enfático en que es necesario conocer las razones que dieron inicio a este pago para así entender su naturaleza.

La Sala Constitucional, la Sala Segunda de la Corte Suprema de Justicia, la Procuraduría General de la República y el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social han insistido en que el salario escolar no es una regalía, sino que corresponde a un pago salarial obligatoriamente diferido.

“Se creó en el año 1994, producto de una negociación salarial entre el gobierno de turno y las organizaciones sindicales, dada la estrechez económica del momento se convino en conceder un aumento salarial menor y dejar un porcentaje a cubrir mensualmente. Se convirtió en un componente del salario que se va acumulando en una especie de ahorro, pagadero en enero de cada año, por lo tanto, no es un beneficio salarial, ni un derecho adquirido”, aclaró Solano.

Es decir, el salario escolar es el pago de un aumento diferido del salario de los trabajadores, un procedimiento que se ha realizado por 29 años y no pagarlo significaría una reducción del sueldo.

Incluso en diversos pronunciamientos, tanto la Sala Constitucional, la Sala Segunda de la Corte Suprema de Justicia, la Procuraduría General de la República y el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social han insistido en que el salario escolar no es una regalía, sino que corresponde a un pago salarial obligatoriamente diferido.

Salario global, un riesgo para salario escolar

Con la aprobación de la Ley Marco de Empleo Público aprobada en la administración de Carlos Alvarado y que entrará en vigencia en marzo próximo, se estableció un esquema de pago salarial para los nuevos empleados, introduciendo el salario global o salario único para los nuevos funcionarios que ingresen a trabajar para el Estado.

El salario global se determinará por un mecanismo de escalas salariales según el tipo de puesto que desempeñe el trabajador, en lugar del sistema actual que cuenta con un sueldo base más los componentes salariales, como anualidades.

Recientemente, una resolución de una jueza de trabajo del I Circuito Judicial en San José concluyó ―en el caso específico de un trabajador― que la institución estatal para la cual trabajaba y que le pagaba salario global no debería reconocerle el salario escolar.

Esto abrió una discusión sobre el futuro del salario escolar, incluso el Presidente Rodrigo Chaves aseguró en conferencia de prensa que aún no han definido el tratamiento que se dará a este componente salarial con la puesta en marcha de la Ley Marco de Empleo Público.

El exministro Solano indicó que la discusión jurídica desde la perspectiva laboral es un tema muy complejo y aunque no conoce a profundidad el fundamento de la jueza laboral sobre el caso específico, aseguró que todo pareciera indicar que el salario escolar desaparecería con la implementación del salario global.

“Esto porque desaparecería el procedimiento para el cálculo del salario escolar, el asunto es cómo considerarán en el salario único todos los componentes y definitivamente tendrían que integrar ese porcentaje mensual al sueldo, porque hoy es parte del patrimonio de las personas trabajadoras”, dijo Solano.

En este sentido, si una persona que ingresa nueva a trabajar en una entidad pública en la cual se aplique salario global, su sueldo deberá ser calculado de manera tal que integre cada mes ese porcentaje que hoy se ahorra y se entrega anualmente.

“La experiencia demuestra que es muy probable que el salario global se quede rezagado en algún momento, sobre todo porque cuando las personas lleguen al tope de ese salario (porque se establecerá un tope por categoría) ya no habrá posibilidad de aumento; y si continuamos con problemas de deuda superior al 60% del Producto Interno Bruto (PIB) la Administración dirá que no se fijarán incrementos salariales”, añadió el exministro.

La regla fiscal congela por completo los salarios, independientemente de que el costo de vida se dispare, en tanto el país se encuentre en un nivel de endeudamiento superior al 60% del PIB. De esta forma, los trabajadores verían disminuidos sus ingresos y nada asegura que los salarios serán revisados y ajustados según las necesidades de las personas, sino que quedaría al capricho de la administración estatal.

Tampoco se ha establecido un mecanismo de fiscalización, lo cual afecta tanto a las personas trabajadoras del sector profesional como a quienes tienen categorías salariales más bajas que, con el régimen actual, al menos ven un poco compensados sus salarios con las anualidades y otros componentes.


¿Qué establece la Ley Marco de Empleo Público?

La Ley Marco de Empleo Público establece el salario global para los nuevos funcionarios que ingresen a una entidad pública. Ese sueldo estará determinado por una escala salarial predeterminada para el puesto que ocupe.

En el caso de los trabajadores actuales, si están por debajo de ese salario global que establecerá el Ejecutivo, continuarán bajo el sistema de pago con salario base al que se le suman porcentajes de complementos salariales hasta el momento de llegar al tope de esa escala salarial. Quienes reciban un sueldo superior a la escala para su puesto, se quedará estancado y no recibirá ningún aumento, hasta que ese salario global alcance su nivel.

Por ejemplo, si un funcionario público hoy gana un salario compuesto de ₡920 mil y el salario global (Empleo Público) se fija para ese puesto en ₡800 mil, ese sueldo quedaría congelado hasta que el global lo alcance.

Pero si las condiciones de la regla fiscal se siguen aplicando, ese salario global también estaría congelado, entonces pasarían varios años hasta que el funcionario pueda recibir algún tipo de ajuste. Mientras tanto, continuará subiendo el costo de la gasolina, aumentarían los impuestos, los artículos de primera necesidad, los alquileres y los servicios públicos.


 

Suscríbase al boletín

Ir al contenido