País Informe Banco Mundial: 

Estudiantes de América Latina que perdieron aprendizajes verían reducción de un 12% de sus ingresos a lo largo de su vida

De acuerdo con el informe esta región del mundo sufrió uno de los cierres de escuelas más largos del mundo, además fue golpeada en forma inusitada en términos sanitarios, económicos y educativos.

Las pérdidas de aprendizaje que tuvieron los estudiantes de América Latina y el Caribe durante los dos primeros años de la pandemia se traducirían en una disminución cercana al 12% en sus ingresos a lo largo de su vida.

Esta es una de las consecuencias producidas por la emergencia sanitaria mundial contenida en el último informe denominado “Dos años después: salvando a una generación”, elaborado por el Banco Mundial y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

De acuerdo con el informe esta región del mundo sufrió uno de los cierres de escuelas más largos del mundo, además fue golpeada en forma inusitada en términos sanitarios, económicos y educativos. En la región, toda una generación de estudiantes —alrededor de 170 millones de niñas, niños y adolescentes — se vio totalmente privada de educación presencial por aproximadamente 1 de cada 2 días efectivos de clase a la fecha.

Las estimaciones actualizadas usando diferentes supuestos sobre la extensión del cierre parcial y la efectividad de la educación a distancia muestran una pérdida de entre 1 y 1,8 Años de escolaridad ajustados por aprendizaje (LAYS), con una pérdida de 1,5 LAYS en un escenario intermedio”, señala el informe.

“Estas pérdidas de aprendizaje se traducen en una disminución significativa de ingresos y de productividad equivalentes a aproximadamente 12% de los ingresos de toda la vida para un estudiante actual, bajo un escenario intermedio”, agrega.

Esta pérdida de aprendizaje se puede cuantificar en términos de ingresos correspondientes a toda la vida utilizando datos sobre el regreso a la escuela, la expectativa de vida y las variables del mercado laboral.

En un escenario optimista, según el informe del Banco Mundial, el estudiante promedio en ALC que está en la escuela hoy podría perder  $931 dólares (en dólares PPP —Paridad del Poder Adquisitivo— de 2017) de ingresos anuales en promedio, lo que equivale a $16.993 dólares de ingresos durante la vida y un 7% de las ganancias proyectadas para toda la vida.

En el escenario intermedio, las cosas se complican aún más, pues el estudiante promedio en ALC que está en la escuela hoy podría perder $1.565 dólares (en dólares PPP de 2017) promedio en ganancias anuales, lo que equivale a $28 556 dólares en ganancias para toda la vida y un 12% de las ganancias proyectadas para toda la vida.

“Este efecto agrava la crisis económica ya existente a raíz de la pandemia, y los países podrían sufrir pérdidas significativas en capital humano y productividad”, señala el informe. 

El informe del Banco Mundial reveló también que la pandemia tuvo un impacto más profundo en los primeros grados y en los alumnos de menores ingresos. 

“Los niveles de rendimiento en lectoescritura y en matemáticas de los estudiantes del nivel primario caerían a niveles similares a los de hace más de diez años, en un contexto en el que las mejoras ya eran de por sí muy lentas. Se estima que alrededor de 4 de cada 5 estudiantes de sexto grado no serían capaces de entender e interpretar adecuadamente un texto de longitud moderada”, se lee en el documento.

Datos “espeluznantes”

Para el académico e investigador del Centro de Investigación y Docencia en Educación de la UNA (CIDE-UNA), Pablo Chaverri, los datos que reveló el informe son “espeluznantes”, tal como es la disminución de los ingresos de los estudiantes en un 12% a lo largo de su vida.

“Hay una correlación muy fuerte entre educación e ingresos a través de la vida. Menos educación significa menos ingresos y oportunidades para las personas, pero también menos crecimiento para la economía globalmente”, señaló Chaverri.

Chaverri agregó que otro dato que le parece preocupante es que los niños de sexto grado tengan problemas para comprender un texto de longitud moderada, pues esta situación tiene aún más repercusión en los siguientes niveles educativos. 

“Si salen de sexto así, conforme vayan avanzando la distancia entre lo que leen y saben va a ser más grande. Va a llegar un momento dado donde les va a resultar inaccesible lo que trabajen en el avance de la secundaria. Por eso vemos que es donde más abandono del sistema educativo existe”, añadió.

Suscríbase al boletín

Ir al contenido