Carlos Ricardo Benavides, jefe de fracción del PLN electa

“Estamos entre un partido religioso fundamentalista y uno de izquierdas”

El vocero de la mayor bancada el Congreso desde el 1º de mayo insiste en desmarcarse públicamente de Restauración Nacional y reivindicar el papel de_opositor.

A Carlos Ricardo Benavides Jiménez la tómbola de acontecimientos políticos lo coloca como principal vocero del Partido Liberación Nacional (PLN). Este abogado, exdiputado, exministro de Turismo y de la Presidencia, toma la jefatura de su agrupación después de la derrota “dolorosa” del 4 de febrero, cuando más gente prefirió votar por los candidatos legislativos verdiblancos que por el candidato presidencial, Antonio Álvarez Desanti. El PLN sacó 17 diputados y quedó fuera de la lucha por Zapote.

Ahora, Benavides rechaza con palabras cualquier posibilidad de alianza de facto con el Partido Restauración Nacional (PRN), aunque reconoce que una buena parte de la estructura liberacionista se ha volcado hacia el candidato Fabricio Alvarado, quizás motivada por resquemores que él también guarda contra el Partido Acción Ciudadana (PAC).

No solo niega una “coalición de facto”, sino que se atreve a calificar como “fundamentalista” al PRN, algo que él considera tan negativo como ser “de izquierdas”, según su propia calificación del PAC.

Además de diputado en el periodo 2002-2006, Carlos Ricardo Benavides ocupó los ministerios de Turismo y de la Presidencia durante la administración de Laura Chinchilla (2010-2014).

¿Qué papel juega la bancada del PLN en esta segunda ronda?

–Ninguno, ni debería de jugarlo. Somos la fracción de oposición más grande que va a tener el próximo Gobierno y debemos ser una oposición consistente, estudiosa, patriótica, pero con un control político duro. No debemos jugar un rol especial, aunque respetaría si algún compañero decidiera apoyar a alguien, pero me parece que la fracción no debe involucrarse.

Coincidimos en que las propuestas de Fabricio Alvarado y de Carlos Alvarado son muy diferentes en contenido, forma, constitución y origen. ¿No tiene usted una predilección?

–Yo sí tengo una predilección, solo porque hay que votar por uno de los dos.

Es evidente que la mayoría de la estructura del PLN y de la campaña no parece actuar como partido de oposición. Usted fue del comando de campaña del PLN y también podría haberse volcado hacia Restauración Nacional, sobre todo por sus resquemores acumulados contra el PAC. ¿Será de oposición usted?

–Creo que uno debe mantenerse lo más objetivo posible en circunstancias que son adversas al partido y no confundir cuestiones del pasado de frente a lo que viene. Lo que viene es un Gobierno que no es liberacionista y debemos estar concentrados en el mandato que nos dieron: miles de costarricenses creyeron en nuestra propuesta y claro que hay que defender nuestra visión de país y defender nuestra institucionalidad a toda costa, sin importar si la amenaza se cierne desde uno u otro partido. No voy a hablar mal de uno ni de otro.

¿Por qué la mayoría de la estructura del PLN, de campaña y territorial, se volcó por Fabricio Alvarado?

–Puede haber un montón de explicaciones. También le puedo decir de gente influyente del PLN que está abiertamente a favor de Carlos, trabajando activamente. Hay una estructura ciertamente más cercana a la base del partido que sí ha preferido ayudarle a Restauración Nacional y puede tener que ver con esa fricción entre liberacionistas y los del PAC. Ciertamente, los del PAC han utilizado una serie de argumentos falaces e injustos y puede ser que a cierta dirigencia esa argumentación le resulte más importante que otra. Creo que si en algo acertó el partido fue en apurarse a dejar la decisión a la libre.

De por sí el partido tampoco podía hacer otra cosa.

-Efectivamente, lo contrario era hacer el ridículo, porque la gente igual se iba a partir, independientemente de lo que dijera el candidato o la estructura formal del partido. Un excandidato que se pronuncia por uno u otro lo que hace es quedar en ridículo, porque una buena parte de la base siempre va a dirigirse según su propio criterio.

Esto lo que habla es sobre un vacío de liderazgo, ¿no?

–No me parece que sea así. Uno no puede pedir a un líder de ningún partido que lo sea tanto como para liderar después de una derrota para que voten por otro que fue adversario. No creo en eso. Es pedir condiciones divinas que nadie tiene.

¿Por qué el PLN sacó más votos para diputados que para Presidente?

–De nuevo ahí habría que especular. Creo que la base de Liberación Nacional es más amplia que la de cualquier otro partido, y no me refiero a la dirigencia, sino a los votantes que sí o sí votan por los diputados de Liberación Nacional, incluso cuando puedan pensar que hay un candidato de un partido diferente. Por ejemplo, en las costas prefirieron apoyar a un candidato más cercano a sus convicciones religiosas pero mantener su voto por el PLN en la papeleta legislativa.

Igual la cantidad de diputados fue inferior a la expectativa, ¿no?

–Bueno, depende de qué momento de la campaña veamos. Yo, digamos, no quedé muy lejos de mis predicciones. Yo creí que íbamos a estar cerca de 20.

Los problemas del PLN

¿Cómo queda entonces Liberación Nacional?

–Todas las derrotas son dolorosas. Los partidos, cuando sufren una derrota, deben revisarse y revisar por qué se ha perdido empatía y ver cuáles son los problemas internos. En el caso de Liberación Nacional, son las peleas internas, que son muy fuertes, que comienzan en las asambleas distritales, pasan por cantonales y provinciales y llegan hasta la candidatura a la Presidencia y nunca terminan.

¿Es ese el problema mayor?

–Sí, pero yo tampoco creo que Liberación deba autoflagelarse. Lo que tiene que hacer es revisarse profundamente en su comportamiento interno y frente a extensos colectivos donde hemos perdido mucho apoyo.

Lo mismo decían en 2014 y no se hizo.

–Bueno, pero me parece que intentar siquiera desaparecer el contexto histórico en lo social y lo político. Uno puede hacer un análisis tratando de olvidar que pasó de un diputado a 14 (PRN) un movimiento que no aspiraba absolutamente a nada y de juzgar internamente a Liberación Nacional, pero es todo lo contrario. Estoy completamente seguro de que de no haber recibido la notificación de la Corte Interamericana el 9 de enero, ni PRN y PAC estuviera en segunda ronda. Sí estaría Liberación Nacional en segunda ronda.

¿Cree que este factor religioso cambia solo esta elección o marca el inicio de algo que llegó para quedarse?

–Es difícil hacer de profeta, pero Restauración Nacional va a perdurar en el tiempo, no sé con qué tamaño cuando no tenga a favor una circunstancia histórica tan particular, pero claramente no se van a diluir pasada esta elección.

Si llegan a la Presidencia, con más fuerza se establecería.

–Eso también es impredecible. Hay partidos para los que ser Gobierno es una desgracia y hay partidos que hacen su mejor negocio siendo oposición. Se me ocurren algunos.

Usted está pensando en el PAC, supongo.

–Pienso en varios, pero sí pienso también en el PAC; siempre dije que el PAC sería mejor partido de oposición cuando pasara por el Gobierno y espero no equivocarme. Creo que ahora serán más conscientes, cuando le toque el papel de opositor, de que gobernar es complejo, que los prejuicios no llevan a nada y que la dificultad de hacerlo reside en asuntos propios del sistema y no en la necesariamente en la impericia o la deshonestidad de los funcionarios.

Eso podría servir para justificar los problemas que ha tenido el Gobierno actual.

–Es mucho más complejo que eso, pero no me jale la lengua porque no quiero analizar este Gobierno e ir en dirección contraria a la objetividad con la que quiero comportarme como jefe del PLN. A partir del 2 de abril encantado hablaré de las falencias del PAC y del PRN.

El Gobierno que llegue no empieza de cero, sino de una obra o de vacíos que ahí están.

–Eso es inocultable y no porque sea el PAC el que esté en el Gobierno. Tenemos una situación fiscal espantosa, una crisis de seguridad histórica, un desempleo altísimo y muy pocos proyectos avanzados en materia de infraestructura. Quien llegue va a tener que apoyarse en todos los partidos para avanzar de manera ágil. Por eso mi insistencia en reformar el reglamente legislativo.

Un ‘veterano’ entre debutantes

¿La composición de la Asamblea Legislativa, con gente poco experimentada y bancadas particulares como la de RN, posibilita lograr mayorías?

–Sí, hay una composición interesante porque hay cuatro grandes bloques, sin restar importancia a las fracciones más pequeñas, que pueden jugar un papel clave en coyunturas especiales. Bastaría el voto de tres de esos boques grandes para lograr mayorías calificadas…

Asumiendo que se van a comportar de manera monolítica.

–Claro, asumiendo que lo fueran. La experiencia no es buena y ahí pasamos al fenómeno de transfuguismo que le hace daño al sistema democrático de partidos.

Tiene usted una opción para segunda ronda y parece que no…

–Es que es poco importante eso. No es que yo apoye a alguien, lo que dije es que voy a salir a votar, pero no voy a mover un dedo por más

¿No hay negociaciones para el 1º de mayo por la Presidencia del Congreso?

–No, ni debería haberlas. Eso está completamente descartado. Sería absurdo hacer negociaciones de esa naturaleza cuando ni siquiera sabemos quién va  a estar en el Ejecutivo.

¿No se está gestando un cogobierno?

–Yo no creo en el cogobierno. El que gane tiene que gobernar solito, y personas de distintos partidos pueden ayudarle, pero no con la participación oficializada de miembros de otros partidos, sean cuales sean. La estructura política del país lo que permite son llamados a la unidad nacional con base en la buena fe.

Sin coaliciones de facto…

–Yo por lo menos no creo en eso.

¿Ni Carlos ni Fabricio? ¿Se le puede creer que no está el PLN participando de manera organizada con el PRN?

–No lo sé. Las percepciones en política a veces son distantes de la realidad. Digo aquello en lo que creo y lo que me convenzo. Me parece que el PLN debe ser oposición simple y llanamente; podemos y debemos cooperar, pero no debemos meternos a cogobernar.

¿Por qué si hay una experiencia aprovechable?

–Porque me parece que los planteamientos de cada partido son diferencia y ninguna representa las ideas de Liberación Nacional.

¿Cuál de todos los Liberación Nacional?

–Vamos, vamos… hay un sentido común de partido. Como en cualquier otro hay facciones o tendencias, pero hay un espíritu que nos resulta común a todos los liberacionistas, pero no a Restauración ni al PAC.

¿No se siente más cerca de uno u otro?

–Depende de los temas. Puede haber puntos que nos acerquen con ellos u otros partidos, pero en otros no.

Le menciono un tema que ha sido importante y estridente: el candidato Fabricio Alvarado llega con su acento religioso y planteó sacar a Costa Rica de la Corte Interamericana de DDHH (Corte IDH). ¿No se alarma usted con eso?

–Algo así es inaceptable para un liberacionista, es inaceptable. Este país acaba de ganar dos litigios en la Corte Internacional de Justicia (La Haya) sobre soberanía territorial. Eso lo promovió un gobierno del PLN en el que yo participé y me enorgullezco de que doña Laura llevara ahí esos casos. Sería ridículo pensar que Liberación Nacional respalde algo tan inverosímil para nuestra cultura política como salirse de la Corte IDH. Es impensable. Liberación Nacional no va a votar nunca proyectos fundados en razones religiosas. Lo que pasa es que estamos entre un partido religioso fundamentalista y uno de izquierdas.

Es fundamentalista Restauración y es de izquierda el PAC…

–Sí. Sí.

Cuando hay una propuesta como la de abandonar la Corte IDH, uno esperaría una mayor reacción de un partido que será la mayor fuerza parlamentaria.

–Es que es la primera vez que alguien me lo pregunta, por eso no lo había dicho antes. Algo de eso le quería decir cuando le decía que Liberación Nacional estará para vigilar la institucionalidad del país y evitar que se disminuyan los derechos humanos de grupos minoritarios, el PLN está llamado a ser el primero en rechazarlo.

Pero cuando estuvo en Gobierno tampoco fue que el PLN hizo nada por los derechos de las minorías sexuales, por ejemplo.

–A ver, es un tema importante. Yo como ministro de Presidencia pedí a algunos grupos LGBTI formar una mesa de diálogo y resultó bien durante un buen tiempo. Vimos asuntos ejecutivos y dos proyectos de ley de parejas del mismo sexo que eran muy similares; uno llamado sociedades de convivencia y otros que optaban por ir directo por el matrimonio igualitario. Pocas cosas me hubieron satisfecho tanto como poder aprobar ese proyecto de ley en esos años.

¿Le daría el “ok” al matrimonio igualitario si el tema tuviera que pasar por la Asamblea Legislativa?

–A ver, yo creo que no va a pasar por la Asamblea Legislativa, sino que la aplicación de la sentencia de la Corte IDH será definida por la Sala Constitucional.

¿Motivaciones religiosas?

“Sería ridículo pensar en que Liberación Nacional respalde algo tan inverosímil para nuestra cultura política como salirse de la Corte IDH. Es impensable.”

¿Negociaciones para el 1º de mayo?

–No, ni debería haberlas. Eso está completamente descartado. Sería absurdo hacer negociaciones de esa naturaleza cuando ni siquiera sabemos quién va a estar en el Ejecutivo.

¿Está el PLN con Fabricio Alvarado?

-Hay gente influyente del PLN que está abiertamente a favor de Carlos (Alvarado), trabajando activamente. Hay una estructura ciertamente más cercana a la base del partido que sí ha preferido ayudarle a Restauración Nacional y puede tener que ver con esa fricción entre liberacionistas y los del PAC.

(Créditos: (Foto: Álvaro Murillo), Foto archivo)


Warning: file_get_contents(https://graph.facebook.com/?ids=https://semanariouniversidad.com/pais/estamos-entre-un-partido-religioso-fundamentalista-y-uno-de-izquierdas/): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 403 Forbidden in /home/alfred06/public_html/wp-content/themes/abomb-child/elements/element.php on line 80
0 comments