Estado de la Educación critica calidad de los docentes

Universidades públicas y privadas gradúan 10 mil docentes al año; sin embargo, esto no significa calidad. Además, oferta de profesores es más alta que la cantidad de plazas vacantes del MEP al año.

Cada año cerca de 10 mil docentes se gradúan de 420 carreras relacionadas con la educación, de las cuales solo 32 se encuentran acreditadas por el Sistema Nacional de Acreditación de la Educación Superior (Sinaes). Así lo reveló el Estado de la Educación en su informe “Costa Rica: el estado de las políticas públicas docentes”.

De acuerdo con la directora del Estado de la Educación, Isabel Román, la cantidad de graduados por las universidades cada año no guarda relación con la calidad de los docentes.

“Estamos graduando alrededor de 10 mil docentes al año y esto no es sinónimo de calidad. Para mejorar el aprendizaje de nuestros estudiantes necesitamos elevar la calidad de estos docentes. Hoy por hoy quienes gradúan más docentes son las universidades privadas, de carreras que –en su mayoría– no están acreditadas. Ese es un llamado importante que tenemos que atender como país”, señaló Román.

De acuerdo con el informe, la mayor cantidad de docentes se gradúan en universidades privadas, que otorgan casi el 70% de los títulos; de esos, el 80% corresponden a licenciaturas y 94% a maestrías.

Además, el 77% de los docentes en servicio han recibido su título en universidades privadas, donde los programas tienen una duración más corta en comparación con los titulados de universidades públicas.

Datos del Sinaes revelan que, de las 32 carreras ligadas a educación que cuentan con  acreditación, solo el 19% corresponde a universidades privadas.

De las 32 carreras acreditadas por Sinaes, 10 pertenecen a la Universidad Nacional (UNA), 9 a la Universidad Estatal a Distancia (UNED), 6 a la Universidad de Costa Rica (UCR), 3 a la Universidad Hispanoamericana, 2 a la Universidad Católica, 1 al Instituto Tecnológico de Costa Rica (TEC) y 1 a la Universidad Autónoma de Centroamérica. Esto quiere decir que el 81% de las carreras acreditadas corresponden a universidades públicas.

El informe reveló también que los egresados en Educación son los profesionales que acumulan más títulos en promedio en Costa Rica (cuatro títulos por persona entre 2000 y 2014).

Una muestra de la baja calidad del docente fue evidenciada en las pruebas de diagnóstico que el MEP realizó en las asignaturas de Inglés y Matemáticas, en 2008 y 2010 respectivamente. Según el informe del Estado de la Nación (2015), quienes obtuvieron los mejores resultados en esa muestra fueron los graduados de universidades públicas.

Román indicó también que el Ministerio de Educación Pública (MEP) tiene tareas pendientes como mejorar el proceso de contratación, evaluación y capacitación de los docentes.

Mayor oferta

Otro aspecto relevante del informe se refiere a que existe un desajuste entre la oferta de docentes que se postulan para ocupar puestos en el MEP versus la cantidad de espacios que ofrece la institución para que estos profesionales laboren.

Datos de la Dirección General de Servicio Civil señalan que en el período 2007-2014 el número de profesionales que entraron al sistema educativo creció en un 37%, mientras que la oferta de servicios se incrementó un 92%.

Ese dato se traduce en el 4,7% de  desempleo para estos profesionales (relativamente similar al del total de egresados), señalado en la encuesta más reciente del Observatorio Laboral de Profesionales (OLAP, 2014).

En el 2014, Servicio Civil recibió más de 120 mil solicitudes para ocupar plazas docentes, de los cuales apenas cerca de 40 mil ingresaron al sistema.

Además, del total de oferentes en el 2014, la mayor sobreoferta fue para puestos de Educación Preescolar con 8.247 y Educación Especial con 18.049, donde solo se ubicaron 265 y 532 plazas respectivamente.

¿Cerrar carreras?

En cuanto a la medida de cerrar carreras para reducir la cantidad de desempleo para los educadores, el presidente del Consejo Nacional de Rectores (Conare) y máximo jerarca de la Universidad Técnica Nacional (UTN), Marcelo Prieto, explicó que estaría dispuesto a cerrar carreras donde exista poca oferta.

“A mí me parece que tenemos que reiterar la preocupación por la calidad de las carreras. No me importaría que se cerraran carreras que no están sirviendo y que no tienen la calidad adecuada. Tenemos un compromiso enorme con el mejoramiento de la educación. Ahí tienen una responsabilidad esencial las cinco universidades estatales. Si realmente hay una cantidad de plazas limitada en algunas áreas como preescolar y educación especial, no veo ninguna razón para que las universidades públicas y privadas sigamos formando aceleradamente y cuantiosamente docentes en ese campo”, señaló Prieto.

El rector aseguró también que a partir del informe sobre el Estado de la Educación, se acercarán a universidades privadas para cumplir con una agenda de trabajo, pues “el tema de la calidad docente es un tema esencial en el mejoramiento de la educación pública y central para que el país pueda salir adelante”, dijo.

Poco selectivo

Otra de las críticas que materializa el informe es sobre la poca selectividad con que el MEP contrata a los educadores.

El sistema de reclutamiento de docentes del Ministerio data de 1970 y propone que los postulantes cuenten con un título universitario, años de experiencia y cursos de capacitación; sin embargo, actualmente el sistema requiere de otras habilidades, además de una certificación como tal.

“Ni la vocación del educador, ni sus habilidades sociales, conocimiento y prácticas en el aula son tomados en cuenta para su selección. El modelo de contratación no ha evolucionado al ritmo de otras reformas, ni de acuerdo con las nuevas necesidades de aprendizaje de los estudiantes (…)”, señala el documento.

El ministro de Educación, Édgar Mora, respaldó este hallazgo, afirmando que la sociedad incluso desconfía de la titulación de los docentes.

“La capacidad de enseñar no se basa en el título. Tener la  autoridad de enseñarle a alguien. Los datos dicen que el título no representa la capacidad, por lo menos en el estado actual de dislocación entre el MEP y las universidades tanto públicas como privadas. No hemos llegado al momento en el que el título represente idoneidad. La sociedad entera desconfía de la titulación docente porque ha visto ejemplos groseros de profesores de inglés que no hablan inglés y están titulados”, expresó Mora.

Mora explicó también que la titulación obedece meramente a una “formalidad” y que el Ministerio está obligado a ofrecer a la comunidad docentes con habilidades y aptitudes para enseñar en las aulas.

“Se tienen que hacer cambios en la ley. Sobretodo si hay leyes taxativas, excesivamente reglamentistas como esta donde se dispone qué se va a valorar más para efectos de reclutamiento. Un Ministerio debería tener un marco general y poder modificar –con el paso de los años– sus apreciaciones sobre qué puntaje le da a cada cosa”, aseguró el ministro.

No premia

Por otra parte, el sistema educativo carece de criterios de evaluación que permitan apoyar a los docentes en su desempeño y tampoco los tiene para reconocer las buenas prácticas.

De acuerdo con Mora, se debería tener un sistema de incentivos que apoye o castigue a los docentes de acuerdo con su rendimiento laboral.

“Se debería tener un sistema de incentivos basado en el rendimiento y eso significa premios y sanciones. Esa es una conversación larga y extensa que se debe tener con los sindicatos. Hay una porción de profesores que no están cumpliendo con las expectativas de la sociedad pero eso afecta la totalidad”, mencionó el ministro.

Recomendaciones

Finalmente, el Estado de la Educación recomienda elevar la calidad de la formación inicial de los docentes y su alineamiento con las necesidades del sistema educativo, revisar y actualizar los mecanismos de reclutamiento y contratación docente, fortalecer los incentivos que se brindan a los docentes ya contratados y fomentar el desarrollo profesional de los educadores en servicio mediante políticas de actualización y capacitación.

 

 

 

SUSCRÍBASE A LA EDICIÓN SEMANAL EN FORMATO DIGITAL.Precio: ₡12.000 / añoPRECIO ESPECIAL

0 comments