País

Estado costarricense se disculpará públicamente con «tía» del PANI a la que sometió a «jornadas extenuantes»

En 2003, la trabajadora junto con otras "tías" denunció que laboraban jornadas de 24 horas por hasta once días seguidos y que se les encargaba el cuido de más de diez personas menores de edad, cantidad límite que establece el Programa de Albergues.

Este martes 9 de agosto el Estado costarricense le ofrecerá disculpas públicas a Elena Téllez Blanco, tras una resolución de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

En el informe de fondo en el caso “Elena Téllez Blanco (Tías del PANI)» la comisión recomendó acciones de reparación a la víctima y pide al Estado informar las medidas que aplicará para que los hechos denunciados no se repitan.

Según informó el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL) – que acompañó la denuncia- desde 1995 Téllez laboraba como «tía sustituta» (cuidadora) del Patronato Nacional de la Infancia (PANI) en los albergues de la entidad, donde habitan niños, niñas y adolescentes en condiciones de abandono, abuso sexual, violencia intrafamiliar y discapacidad, entre otras.

En 2003, la trabajadora junto con otras «tías» denunció que laboraban jornadas de 24 horas por hasta once días seguidos y que se les encargaba el cuido de más de diez personas menores de edad, cantidad límite que establece el Programa de Albergues. La resolución de la CIDH cobra especial importancia en un contexto en que el país discute las posibilidad de instaurar jornadas laborales de hasta 12 horas, pues evidencia las implicaciones en la salud y la vida de las personas que estas pueden tener.

La comisión encontró que Téllez fue víctima de violaciones al derecho a la igualdad y al principio de no discriminación pues se emplearon estereotipos de género para justificar una jornada laboral incompatible con estándares internacionales; así como el derecho a la integridad personal, el derecho a la salud, el derecho al trabajo y el derecho a la protección judicial.

“Desde el momento mismo en que se nombra el cargo con la palabra “Tía” se está sugiriendo que es una labor para mujeres; pero más allá de eso, para aceptar las jornadas extenuantes y la carga laboral desmedida, las autoridades alegaron que este puesto se asemeja a las funciones de una “madre” ama de casa, y que, por lo mismo, no tiene derecho al descanso”, explicó Marcela Martino, subdirectora de CEJIL.

Tras diecinueve años de batalla legal, la (CIDH) llamó la atención a Costa Rica por la discriminación de género y derechos laborales a la que fue sometida la funcionaria y ahora, el Estado deberá ofrecer disculpas públicamente.

«La señora Téllez, fue considerada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos como víctima dentro del caso 12.609, determinándose la responsabilidad internacional del Estado por la vulneración de los artículos 51, 24, 251 y 26 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, en relación con las obligaciones de los artículos 11 y 2 del mismo instrumento; además, por la vulneración del artículo 7 de la Convención Belém do Pará», informó el Ministerio Relaciones Exteriores y Culto.

El acto tendrá lugar este martes 9 de agosto a las 11 a.m. y se transmitirá en Facebook Live, tanto en los perfiles de la Cancillería como del PANI.

Según comunicado del CEJIL, el secretario general del Sindicato de Empleados del PANI sostiene que a pesar de que los hechos se denunciaron hace 19 años, al día de hoy «ninguna administración ha demostrado voluntad política ni ha actuado para solventar esta problemática, que aún hoy afecta a 155 funcionarias, en su mayoría mujeres, que laboran en los albergues del PANI.

“Además de hacer justicia para doña Elena, vemos la decisión de la CIDH como una oportunidad para que el Estado costarricense revise la situación de las personas que trabajan en labores de cuido, elimine cualquier discriminación por género y les asegure condiciones de trabajo decente”, destacó.

 

Suscríbase al boletín

Ir al contenido