Registros de telefónica Alcatel aparecen en Mossack Fonseca

Empresarios ligados a Alcatel refugiaron ganancias en el extranjero

Un grupo de empresarios ligados a las operaciones  de Alcatel buscaron eliminar el pago de impuestos para  algunas de sus empresas en Costa Rica y Panamá, ante  el inminente “endurecimiento” del intercambio de in- formación entre los dos países, para lo cual buscaron  la asesoría del bufete Mossack Fonseca.

Así se indica en un correo del 3 de agosto del 2005 en  donde, Jan Stockhausen, uno de los abogados de Mossack  Fonseca señala que “ los clientes están preocupados por  el futuro intercambio de información fiscal entre Costa  Rica y Panamá“.

Además, buscaron hacerlo sin que aparentemente  la telefónica francesa Alcatel supiera del negocio, pues  estas empresas le vendían servicios a Alcatel, siendo  el gerente regional de la telefónica uno de sus dueños.

El intercambio está documentado en los llamados  Papeles de Panamá, casi 11,5 millones de documentos  filtrados de este bufete canalero y que UNIVERSIDAD  analizó.

La firma legal les sugirió un esquema que incluyó  crear una sociedad en el Reino Unido (UK, por sus si- gla en inglés), compañías offshore en las Islas Vírgenes  Británicas (BVI, por su sigla en inglés), y fundaciones  privadas en Panamá.

Los correos que documentan este caso involucran  a tres socios y sus parejas, y a dos empresas que ellos  fundaron y/o administraban en el año 2005: Manuel  Soriano Montero, de nacionalidad española/francesa  -quien laboraba como Director General de Alcatel para  América Central-, fundador de Apman S. A., y su esposa,  identificada como “Christina Soriano”; Óscar Moreira,  quien es descrito como el administrador de Apman y de  Tectel S. A. y su esposa, Lydia Matamoros; y J. P. Haro,  de nacionalidad francesa.

P-28-info1, Registros de telefónica Alcatel aparecen en Mossack Fonseca: Empresarios ligados a Alcatel refugiaron ganancias en el extranjero

P-28-info2

Según los correos, las esposas tenían igual o mayor  poder de decisión en la operación que se describirá.

El problema para resolver

Un extenso correo con fecha 3 de agosto de 2005, de  Jan Stockhausen, abogado de Mossack Fonseca, explica  a Maxime Berthet –el asesor financiero que sugirió a los  involucrados recurrir a la ayuda del bufete panameño–  cuál era el mejor esquema para lograr los propósitos  esperados.

Allí Stockhausen explica que Apman S. A. es una  compañía offshore panameña que ofrece servicios es- peciales para la instalación de cables submarinos de  telecomunicaciones a compañías como Alcatel.

A su  vez Tectel S. A. es la compañía costarricense que, en  ese momento, se encargaba de operaciones de Alcatel  en Costa Rica.

Stockhausen añade que, en adelante, Apman tendrá varias operaciones similares a las de Tectel en  el resto del mundo, alquilando su personal a esas  operaciones para conectar con cables submarinos de  telecomunicaciones.

Agrega el abogado que la rama local de Alcatel está  usando los servicios de Apman.

Además, explica que  mientras Apman tiene una relación contractual directa  con Alcatel, Apman a su vez subcontrata a Tectel para  que haga los trabajos y le alquila el personal necesario  para hacerlos.

El pago de Alcatel-Costa Rica a Tectel se hace mediante  cheques locales con el fin de bajar costos, ya que reciben  gran cantidad de cheques con bajos montos.

Esta es la  razón por la cual la cuenta corporativa de Tectel está  en un banco costarricense. Pero, dice, Stockhausen, he  aquí el problema para resolver:

“Lo anterior significa que por razones de cumplimiento de la ley, los  nombres de los beneficiarios finales tuvieron que ser revelados al banco  costarricense. Por cierta razón, el  gobierno también tiene conocimiento  de su identidad”.

Y luego explica por qué a las personas involucradas les urge cambiar  la estructura en que operan esas empresas:

“Las razones para el cambio  urgente de la estructura son dos.

Por un lado, los clientes están  preocupados por el intercambio  futuro de información fiscal entre  Costa Rica y Panamá, y por el otro,  el hecho de que hubo un cuarto socio que fue sacado de la estructura  recientemente y quisieran evitar  que pueda causar algún daño con  el conocimiento que tiene acerca de  toda la operación.

Especialmente en vista del hecho  que el cliente de la compañía local  costarricense es el patrono de dos de  los tres individuos y no debe saber  quién está detrás de la operación”.

En otros correos el cuarto ex socio  es identificado únicamente como el  “Sr. G.D.” y el cliente de la compañía  local evidentemente es Alcatel, que  es donde trabajan Soriano y, aparentemente, el tercer socio, un francés  llamado J. P. Haro.

Por lo anterior, Stockhausen  afirma que los objetivos principales  buscados son “eficiencia tributaria  y absoluta confidencialidad”.

En ese sentido, se sentirían más  cómodos de eliminar los elementos  panameños de la estructura buscan- do otra jurisdicción y deshaciéndose  de la estructura y las entidades que  son conocidas por el ex cuarto socio.  No obstante, considera que el arre- glo operacional existente en Costa  Rica idealmente no debería cambiar.  Y recomienda que:

“Todas las compañías de la estructura futura abrirían cuentas  bancarias con BDL (Banque de Lu- xembourg) para recibir los dividendos. De estas cuentas, los dividendos  pueden ser canalizados a las cuentas  bancarias personales de los beneficiarios finales”.

La nueva estructura

Stockhausen procede entonces a  describir la nueva estructura que  Berthet presentará a los socios. Pri- mero, Tectel continuará siendo una  compañía costarricense, en tanto le  presta servicios locales a la subsidia- ria local de Alcatel.

Debido a esta territorialidad de  Tectel, “será inevitable pagar una  cuota de impuesto a la renta aquí, in- cluso teniendo una entidad foránea”.

No obstante, con el fin de separar  la estructura del cuarto ex socio se  debería crear una nueva entidad que  tome el lugar de Tectel.

Para esto, dice, “tenemos muy  buenas relaciones con abogados y  asesores en Costa Rica que estarían  gustosos de ayudar a formar una nueva compañía y de administrarla en el  futuro”.

La cuenta bancaria de esta  sería local, aunque esto nuevamente lleve a que el banco conozca la  identidad de los beneficiarios finales.

Aunque siempre existe la alternativa  de abrir cuentas también en el First  Curacao Bank o en el Bermuda Commercial Bank.

No obstante, agrega que lo ideal  sería que la relación contractual en  el futuro fuese solamente con Apman.  Esta empresa usa los servicios locales de Tectel, mientras que simultánea- mente Tectel contrata el personal de  Apman para los proyectos.

Y aclara: “Tectel a su vez tendría  la relación directamente con Alcatel  y los pagos se harían a Tectel.

Obviamente, el personal contratado de  Apman debería costar tanto como lo  que Alcatel le está pagando a Tectel  para asegurar que las utilidades que  quedan en Tectel sean lo más bajas  posibles para así mantener el pago  del impuesto a la renta lo más bajo  posible”.

Agrega no saber si estos cambios  le parecerán extraños a Alcatel, o si  aplica alguna retención de impuestos  a los pagos que Tectel hace a Apman,  pero cree que se podría encontrar  alguna salida también en caso de  realizarse los cambios.

En segundo lugar, propone que  Apman sea convertida en una British  Limited Liability Partnership o UK  LLP (Empresa de Responsabilidad  Limitada del Reino Unido), a la que  califica como “uno de los vehículos  más interesantes de planificación  tributaria, puesto que es una entidad corporativa en una jurisdicción  territorial, la cual, si es usada apropiadamente, no tiene implicacio- nes fiscales, al tiempo que provee  un rostro no sospechoso al ser una  entidad corporativa normal de una  jurisdicción europea”.

Añade que las LLP funcionan de  manera similar a las LLC de Nevada,  Estados Unidos.  “Tiene una personalidad jurídica como entidad corporativa, en la  medida que es transparente fiscalmente porque el impuesto se cobra  a nivel de los socios.

Pero si estos no  son residentes o domiliciados en el  Reino Unido y no tienen negocios o  utilidades allí, los socios tampoco  deben pagar impuestos en el Reino  Unido.

Ahora, es permitido usar  estas entidades corporativas como  socias de la LLP, por lo tanto, si estas  se escogen cuidadosamente de otra  jurisdicción que sea offshore, estos  socios tampoco deberán pagar im- puestos en sus ‘países de origen’, lo  que significa que el pago de impuestos  será eliminado en ambos extremos”.

Por eso, Stockhausen sugiere que  las socias de la LLP sean compañías  LLC de Nevada o IBC de BVI.

Y añade:  “La diferencia no es mucha. Mientras  que la primera es un poquito menos  sospechosa, la segunda es un poquito  más barata”.

Cuidado con las esposas

El tercer elemento de la estructu- ra que plantea el abogado de Mossack  Fonseca consiste en crear fundacio- nes privadas en Panamá.

Estas fundaciones serían las encargadas de  resguardar las acciones al portador  de las empresas, que son documentos  físicos que, precisamente por no tener nombres propios sino que pertenecen a quien las tenga bajo su poder,  “pueden extraviarse (o ser robadas  por esposas abandonadas.He visto  esto recientemente) y puede causar  muchos problemas”.

Luego procede a detallar las  ventajas de constituir fundaciones  privadas en Panamá para cada uno  de los socios. En resumen, afirma  que estas fundaciones combinan lo  mejor de una sociedad anónima con  un fideicomiso.

Debido a que no aparecen los  nombres del propietario, quien, sin  embargo, guarda allí sus propiedades.

En consecuencia, no tiene ac- cionistas, solo un fundador, cuyas  conexiones con la fundación desapa- recen una vez que esta se constituye,  porque pasa a ser administrada por  un consejo, el cual, por otro lado, no  podrá tomar decisiones sin el visto  bueno del fundador.

Para cerrar el cuadro, la funda- ción privada en Panamá o en las Antillas Holandesas es solo de papel, es  decir, la constituyen documentos que  contienen los nombres de los beneficiarios y la forma de repartir el patrimonio, lo cual las convierte en una  suerte de testamentos de herencia.

Antes de presentar la lista de  precios para crear cada parte de la  nueva estructura, el abogado agrega:  “Puesto que los beneficiarios finales detrás de la estructura son altos ejecutivos de corporaciones multinacionales, entiendo que queremos excluir  todo vínculo hacia ellos como personas  naturales, por lo tanto, proveeremos  los directores, las firmas para las cuen- tas bancarias, las acciones nominativas, etc., allí donde aplique”.

Luego, informa sobre los precios  de creación y de administración de  la UK LLP, de las IBC de BVI y de  las fundaciones privadas panañas, y aunque afirma que también  pueden ofrecerlas basadas en Uruguay, Seychelles, Bahamas y Samoa,  recomienda usar las primeras.

Finalmente, Stockhausen afirma  que en Costa Rica se está planeando pasar de un sistema de renta territorial a un sistema de renta mundial  como el vigente en Estados Unidos y  “aparentemente el proyecto de ley ya  ha entrado en la corriente legislativa,  así que posiblemente estamos un poco  contra el tiempo”.

Diligentemente, el abogado adjunta a este correo dos gráficos que  ilustran la estructura actual de las  compañías involucradas y la que propone para el futuro (ver el gráfico:  “Antes y después”).

En otro correo, ofrece a los socios  las siguientes compañías offshore de  BVI para la nueva estructura: Hu- ron Holdings Group Limited, Durston  Holdings Limited y Henson Overseas  Holdings Corp.


Mencionados guardan silencio

Desde el jueves 7 de abril UNIVERSIDAD buscó contactar telefónicamente a cada una de las personas  mencionadas en los correos de  Mossack Fonseca.

Luego de varios intentos, Manuel  Soriano respondió a nuestra  llamada. Pero cuando le pedimos  un correo electrónico para enviarle nuestras preguntas, se negó a  hacerlo.

Soriano reconoció haber sido  gerente regional de Acatel y que  su esposa se llamaba Christina,  pero dijo que ella ya había muerto y  que no sabía nada de las empresas  Apman y Tectel.

A pesar de que le explicamos que  había correos que les implicaban  con estas empresas y le reiteramos  que nos proporcionara una dirección para enviarle la información, de  modo que pudiera refutarla puntualmente, no quiso hacerlo.

También utilizamos los números  telefónicos que aparecen en los  correos.

A la pareja compuesta por  Óscar Soriano y Lydia Matamoros,  dueños del beneficio de café Monte  Rosa S. A., ubicado en San Rafael  de Naranjo, les solicitamos una  dirección de correo electrónico a la  cual pudiéramos enviarles nuestras  preguntas.

Sin embargo, el correo que nos fue  proporcionado (info@monte-rosa.  com) no sirvió.

Tampoco sirvió el correo del beneficio de café (b_monterosa@racsa.  co.cr) que aparece en su sitio web,  de modo que les enviamos nuestras preguntas insertándolas en el  formato para contacto del propio  sitio web.

Sin embargo, al cierre de  edición, no recibimos respuesta.  Tampoco quisieron atender nues- tras reiteradas llamadas telefónicas.

En cuanto a la empresa Apman Costa Rica S. A., llamamos telefónicamente a los números que se indican  en Internet, pero en algunos nadie  respondió y en uno se nos dijo que  era de una casa particular y que no  conocían esa empresa.

Sin embargo, la firma está registrada en Costa Rica bajo la cédula  jurídica 3101292343, con Marco  Castillo Villalobos como su Tesorero, nombre que también aparece  en uno de los correos de Mossack  Fonseca.

La empresa Tectel S. A., con la  cédula 3101341876, también tiene  a Marco Castillo Villalobos en su  Junta Directiva, en calidad de  Presidente, María Dolores Agüero  Chacón como fiscal, Juan José  Quirós Meléndez como Agente  Residente y Fabio Gamboa Amador  como Secretario.

En el sitio web tectel.co.cr se anuncia “su actividad principal consiste  en el suministro de servicios espe- cialistas en el área de las telecomunicaciones” en el nivel nacional y el  internacional. Intentamos reiteradamente comunicarnos por la vía  telefónica al número allí registrado,  pero en cada ocasión respondió un  buzón telefónico.

La señora Agüero  Chacón estaría emparentada con  Lydia Matamoros.

También fuimos a la dirección establecida en su sitio web como sede,  en el Centro Comercial Paseo del  Parque, No. 9, pero encontramos un  consultorio dental.

Allí explicaron  que Tectel S.A. efectivamente tuvo  su sede allí, pero hace seis años.  Adicionalmente, existe otra empresa  homónima: Tectel (Tecnología  Telefónica S. A.) que está registrada  con la cédula jurídica 3101402758  como proveedora del Estado, y  según el portal de compras públicas  “Compra@Red” del Ministerio de  Hacienda, ha tenido contratos con  el Instituto Nacional de Innovación y  Transferencia en Tecnología Agropecuaria (INTA), el Tribunal Supremo de Elecciones y con el Ministerio  de Gobernación y Policía.

En esta compañía sí atendieron  nuestra llamada telefónica, afirmaron ser únicamente una empresa  familiar y no conocer a las personas  nombradas ni a la empresa Apman.

Su junta directiva está presidida  por José Antonio Badilla Matamo- ros, tiene como Tesorero a Nicolás  Badilla Matamoros y como Fiscal a  Francisco Badilla Matamoros. Este  último dijo conocer a la empresa  homónima, un hecho que le causaba extrañeza. También dijo que su  familia no tiene lazos de parentesco  con Lydia Matamoros Agüero.

Por último, la compañía Alcatel-Lucent, por medio de Marco Malfavon,  responsable de comunicación, nos  respondió vía correo electrónico:

“En este punto, estamos examinado el tema sobre el que usted nos  consulta y no podemos comentar  más en este momento. Como una  empresa que toma la ética y la integridad seriamente, investigaremos  el asunto y tomaremos las acciones  correctivas que sean necesarias”.


Warning: file_get_contents(https://graph.facebook.com/?ids=https://semanariouniversidad.com/pais/empresarios-ligados-alcatel-refugiaron-ganancias-extranjero/): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 403 Forbidden in /home/alfred06/public_html/wp-content/themes/abomb-child/elements/element.php on line 80
0 comments

Otros Artículos

El derecho de rectificación y respuesta, permite no publicar comentarios, afirmaciones y apreciaciones que no tienen relación directa con los hechos que se pretenden aclarar

Pasamos a hacer formal respuesta a las preguntas de UNIVERSIDAD de una forma mas contextualizada, pero puntual

Alfredo Volio Escalante, un exdirectivo del Banco Nacional de Costa Rica, buscó al bufete Mossack Fonseca para abrir una sociedad enPanamá

La publicación del Semanario Universidad es, en lo que a mí respecta, desproporcionada y descontextualizada en el tiempo.
By