País Infinito Gold y sus sociedades en Barbados

Empresa que quería desarrollar minería en Crucitas creó red de sociedades en paraíso fiscal

“Toda institución relevante en Costa Rica estaba enterada del hecho de que Crucitas Barbados era dueña de Industrias Infinito S.A.”, afirmó el presidente ejecutivo de Infinito Gold, Erich Rauguth.

Detrás de la empresa que quería explotar la minería de oro a cielo abierto en Crucitas, en Cutris de San Carlos, existe un conglomerado de sociedades offshore ubicadas en Barbados, uno de los territorios calificados como paraíso fiscal por sus mínimos controles tributarios para facilitar la evasión fiscal a personas y empresas.

De acuerdo con información de la base de datos Offshore Leaks Database, del Consorcio Internacional de Periodismo de Investigación (ICIJ por sus siglas en inglés), en Barbados, se encuentran domiciliadas Vannessa Holdings Corporation, Crucitas Barbados Limited e Infinito International Holdings Corporation, cuyos directivos son los mismos o están relacionados. (Ver infografía).

La base de datos citada contiene información de más de 785.000 entidades offshore, que son parte de las investigaciones Paradise Papers, Panama Papers, Offshore Leaks y Bahamas Leaks. La data incluye personas y compañías en más de 200 países y territorios.

La historia del Proyecto Minero Crucitas, en Cutris de San Carlos, se remonta a 1991, cuando el geólogo canadiense Maurice Eugene Coates, representante de la empresa Vientos de Abangares S.A., solicitó el permiso de exploración. En 1995 se certificó que el capital de esta empresa pertenecía a Placer Dome de Costa Rica S.A., la cual a su vez pertenecía a Placer Dome Latin America Limited, de acuerdo con datos recopilados por el Frente Nacional de Oposición a la Minería. Hasta 1996 Placer Dome había hecho 70 solicitudes de exploración ante el Estado costarricense.

En 1998 Placer Dome Latin America empezó a vender sus acciones en Costa Rica a la empresa canadiense Lyon Lake Mines Ltd., la cual modificó su razón social y pasó a ser Industrias Infinito S.A. Ese mismo año Placer Dome anunció que se iba del país argumentando que los yacimientos en Crucitas no cumplían con las expectativas y que el potencial de oro en la zona no era suficiente.

En 1999 Vannessa Ventures compró a Lyon Lakes Mines el proyecto Crucitas e Industrias Infinito se convirtió en su filial en el país. Posteriormente Industrias Infinito se transformó en una subsidiaria de la minera canadiense Infinito Gold Ltd.

Pero en medio de estas adquisiciones, fusiones y cambios de razón social, Vannessa Ventures crea Vannessa Holdings Corporation, domiciliada en el paraíso fiscal Barbados; al igual que Placer Dome crea Crucitas Barbados Limited al vender sus acciones a Industrias Infinito (según la versión de Erich Rauguth) y se crea igualmente Infinito International Holdings Corporation, ambas en Barbados.

Organización ecologista cuestiona estructura

 Cuando el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi) emitió su laudo (resolución) sobre el arbitraje internacional del proyecto minero Crucitas el pasado 4 de junio, se reveló la existencia de Crucitas Barbados Limited, empresa offshore dueña de Industrias Infinito.

Según la Asociación Preservacionista de Flora y Fauna Silvestre (Apreflofas), organización ecologista que intervino en el proceso de arbitraje internacional como tercera parte, esto no se había dado a conocer anteriormente y cuestionó ¿por qué era necesario que Infinito Gold fuera propietaria de Industrias Infinito por medio de una empresa domiciliada en un paraíso fiscal?

Bernal Gamboa, abogado de Apreflofas, expuso que el texto del laudo del Ciadi señala que las acciones de Industrias Infinito son propiedad indirecta de la empresa, a través de Crucitas (Barbados) Limited, una sociedad constituida según las leyes de Barbados.

Para Gamboa, es “interesante” que Infinito Gold fuera dueña de Industrias Infinito por medio de una empresa domiciliada en un paraíso fiscal y cuestionó por qué.

“Una posibilidad, que no afirmamos categóricamente, pero que tampoco descartamos, es que con esta conformación societaria, a Industrias Infinito, en caso de haber iniciado operaciones, le habría sido muy sencillo no reportar ganancias, y por ende no pagar impuestos en Costa Rica, pues les habría sido posible vender el oro a precio de costo a Crucitas Barbados y, como allí es un paraíso fiscal, desde esta última, vender el oro al destinatario final con sus utilidades, y así no pagar impuestos ni a Costa Rica, ni a Canadá”, indicó Gamboa.

“No es noticia que Crucitas Barbados es dueña de Infinito Gold”

Sin embargo, Erich Rauguth, presidente de Infinito Gold, explicó que fue Placer Dome Latin America la compañía que creó Crucitas Barbados y afirmó que el Gobierno de Costa Rica estaba enterado de que Crucitas Barbados era dueña de Industrias Infinito.

En un correo electrónico enviado a UNIVERSIDAD, Rauguth señaló: “Al contrario de lo que se reporta en el artículo del Semanario Universidad, Infinito Gold no creó Crucitas Barbados como una empresa hermana de Industrias Infinito. Esa compañía fue formada por Placer Dome Latin America, que en 1995 transfirió sus acciones de Industrias Infinito S.A. a Crucitas Barbados, revelando su existencia”.

“La transacción fue transparente, bien documentada y publicada mediante varios comunicados de prensa. De hecho, cuando Infinito Gold -anteriormente Vannessa Ventures – anunció su adquisición del Proyecto Crucitas, reveló que esto ocurrió mediante la compra de Crucitas Barbados”, indicó.

Según Rauguth, “toda institución relevante en Costa Rica estaba enterada del hecho de que Crucitas Barbados era dueña de Industrias Infinito S.A. Las oficinas gubernamentales responsables de Minería, Tributación, Comercio Exterior, tienen regulaciones que exigen a todas las compañías revelar sus accionistas. Como consecuencia, no es noticia que Crucitas Barbados es dueña de Infinito Gold y no requería un análisis detallado del proceso ante el CIADI para revelar un hecho que estaba documentado extensamente y divulgado públicamente durante más de 25 años”.

El empresario también declaró que “la especulación de que Crucitas Barbados fue formada para defraudar al Estado costarricense suena tan sensacionalista como lo es falsa”.

“Cualquier persona sabe —y especialmente un abogado— que el Estado costarricense recibe su participación por adelantado y directa de la producción del proyecto y de acuerdo con las leyes de Tributación y regalías vigentes, antes de que Crucitas Barbados pueda reclamar cualquier dividendo como accionista. El proceso de compartir ganancias ha sido transparentemente documentado en los costos y beneficios del proyecto y en el contrato social de la compañía con las comunidades. La sugerencia del abogado de que hubo un intento de defraudar al Estado es absurda, por decir lo menos”, aseguró.

Bernal Gamboa, por su parte, rebate que “ahora se viene a decir que fue público” el proceso de compra de acciones y la creación de Crucitas Barbados; y afirmó que en Apreflofas no recuerdan “información dentro de los expedientes que así lo hicieran constar”.

Ir al contenido