El plan Méndez Mata: “desenredar” las obras grandes postergadas

Otro impulso para San José-San Ramón, el avance resignado de la ampliación a Limón y nuevos_plantes_para la “eterna” vía San Carlos, quizás con otros desarrolladores.

Rodolfo Méndez Mata no había cumplido los 23 años cuando entró a trabajar como ingeniero en el Ministerio de Obres Públicas y Transportes (MOPT), donde fue escalando hasta ser ministro en el gobierno de Rodrigo Carazo (1978). Después fue y vino por la política, pero ahora que comenzó una nueva gestión como ministro, a sus 81 años, asegura que tiene claro el proceso de debilitamiento del sector.

“Entiendo las razones del debilitamiento institucional después de la crisis económica de los años 80. Los gobiernos optaron por dejar de invertir. El sector ahora recibe solo 3,5%, si acaso, del presupuesto ordinario. En 1978, antes de la crisis, era 13%.  Eso hizo que la institución perdiera músculo y cuando volvió a haber dinero no tuvo capacidad. Pesaron, además, una serie de decisiones políticas que fueron creando un enredo y las cosas casi se paralizaron. Ese es mi trabajo ahora, desenredar los proyectos para hacer que avancen”.

¿Debe el ICE participar en la construcción de obras públicas viales?

“En otros países pusieron a competir entidades públicas en igualdad de condiciones, pero esa no es el planteamiento que se ha hecho aquí. Por como se ha planteado, no sería una competencia sana si alguien detrás asume las pérdidas, que en este caso sería el Estado, y entonces sería engañoso decir que se construye más barato.

Desfacer entuertos, podría decirse en lenguaje quijotesco y quizá no sea inapropiado si se trata de dinamizar uno de los sectores que más frustraciones crea en Costa Rica, por la necesidad de modernizar la infraestructura vial y las enormes trabas que se acumulan por años. Por ejemplo, Méndez Mata recuerda que hace 40 años inauguró las obras de la carretera de Circunvalación que sueña acabar en esta administración. 40 años.

“Grandes proyectos han estado paralizados, llenos de problemas y dificultades, pero estamos desenredándolos uno por uno intentando caminar con casi todos al mismo tiempo”, agrega este ex precandidato presidencial del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC). Uno por uno, así como se le preguntó por cada proyecto de gran magnitud que heredó este gobierno.

San José- San Ramón

Después del fracaso de la concesión a la empresa OAS y de la formulación de un fideicomiso cuestionado con el Banco de Costa Rica (BCR), el gobierno, entrando, decidió mantener con esta entidad el proyecto en la misma modalidad, pero empezando casi de cero en estudios, diseños y financiamiento, lo cual implicaría que las obras comiencen en tres años, si todo sale bien. Sin embargo el ministro anunció que desde el 2019 comenzarán a trabajar en 14 puntos claves del trayecto, con $66 millones de fondos propios para mitigar efectos que sobre el tránsito pueden tener las obras del proyecto principal cuando se inicien y, al mismo tiempo, bajar el monto que se cobrará de peaje, aún indefinido.

“Algunas empresas han ganado mucho y otras hasta han desaparecido, tanto en ingeniería y en construcción. Una de las grandes enseñanzazas con los proyectos en los últimos años es que las instituciones deben estar capacitadas para una supervisión correcta”.

Naranjo-San Carlos

“Es casi un monumento a la improvisación. Ha estado bajo contrato en ejecución por casi 15 años y no se ha completado. Se ha manejado muy mal. En ese estado lo hemos recibido y hay un compromiso del Gobierno de hacerlo andar”, contestó Méndez Mata antes de reconocer que las opciones son variadas e incluyen la posibilidad de suspender el contrato a la constructora Sánchez Carvajal. “En la mesa están todas las alternativas”, admitió Méndez sobre un proyecto que requeriría una inversión adicional de $300 millones, según sus cálculos, lo cual haría necesario fraccionar los contratos. Aseguró que se mantendrá la supervisión a cargo del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) y que en días próximos presentarán un plan detallado, consciente del malestar de los sancarleños por la carretera que han esperado por décadas.

Circunvalación norte

“Es algo más avanzado. Se están resolviendo las expropiaciones y nos está colaborando mucho la oficina de la Primera Dama. Quedan ocho expropiaciones. La parte del Triángulo Solidaridad (Tibás) se ha resuelto para trabajar ese tramo haciendo una modificación ligera. El contratista está trabajando con bastante eficiencia; creo que el tramo contratado podrá concluirse en esta administración. Queda un tramo que debería conectar con la Coca-Cola en Calle Blancos, pero ese es un problema que no se va a resolver de forma inmediata, aunque esperamos poder plantear una solución en esta administración. La nueva ley de expropiaciones, aprobada por diputados anteriores, tiene un  positivo y nos permitirá avanzar más rápido. Me encantaría ser yo quien termine esa carretera cuyas obras iniciamos en el gobierno de don Rodrigo Carazo”.

Ampliación de la Ruta 27 (Caldera)

Está en los planes, pero esperamos tener el nombramiento de la nueva directora ejecutiva del Consejo Nacional de Concesiones (CNC), a partir de este 16 de julio. No es que no hemos tomado acciones. Ha habido contactos aislados con Glovalvia (concesionaria actual) y otros que yo he realizado para buscar apoyo con personas muy experimentadas en estas negociaciones. Le puedo decir que no se va a tratar de una negociación política, sino técnica. Hay que recordar que el contrato con Glovalvia sufrió modificaciones y quedó establecido que la ampliación de la carretera debía ser realizado por el propio concesionario. Esta cláusula obliga al Gobierno a negociar con ellos, que hicieron una propuesta hace como dos años. Se sometió a una comisión formada por representantes de diversas instancias y emitieron un informe que recomendaba continuar”.

Ampliación de ruta 32 (Limón)

“Igual que cuestioné la carretera a San Carlos, aquí también se procedió a la ligera con el crédito y el contrato, con enormes vacíos de tecnicidad. Se contrató una obra sin que hubiera diseño y se comprometieron montos. Vino la aprobación del contrato de financiamiento en la Asamblea Legislativa y después CHEC (la empresa china encargada) hizo los diseños y planteó los requerimientos del desecho de vía. Hubo también obligaciones del Gobierno que no se cumplieron con la celeridad necesaria.

No queda otra que hacer el mejor manejo posible dentro del contrato; yo hubiera querido una empresa CHEC más sólida y no lo es tanto. Tenemos que empujar por los dos lados, por el lado de la empresa y el de nosotros; voy a reforzar el equipo de MOPT con colaboración del BID. Es muy importante tener bien esa carretera, ahora más con el nuevo puerto que tendremos listo el año entrante. Queda por ver también dónde vamos los $65 millones que cuestan aproximadamente las obra pedidas por las comunidades aledañas al proyecto, incluidos nuevos derechos de vía”.

Interamericana Norte

“Después de la obra Cañas-Liberia, tenemos pendiente hacerla llegar hasta Barranca mediante tres tramos que tienen distintos grados de avance en el proyecto, que juntos pueden costar unos $300 millones”. El financiamiento está planteado con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).


Warning: file_get_contents(https://graph.facebook.com/?ids=https://semanariouniversidad.com/pais/el-plan-mendez-mata-desenredar-las-obras-grandes-postergadas/): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 403 Forbidden in /home/alfred06/public_html/wp-content/themes/abomb-child/elements/element.php on line 80
0 comments