Dr. Walter Muñoz: “Somos un partido de respuesta”

Reciclaje de políticos impidió ampliar oferta electoral, afirmó candidato del PIN. Walter Muñoz: Queremos un Estado descentralizado y más despolitizado en sus instituciones.Convencido de

Reciclaje de políticos impidió ampliar oferta electoral, afirmó candidato del PIN.


Walter Muñoz: Queremos un Estado descentralizado y más despolitizado en sus instituciones.

Convencido de ser una opción auténtica e independiente y firme opositor a la apertura de los monopolios estatales,  el candidato del Partido Integración Nacional, Walter Muñoz, considera que como médico tiene la cura para los problemas nacionales.

El exdiputado manifestó a periodistas de UNIVERSIDAD que aspira a la presidencia, aunque también a una curul, ya que es necesario mantener el liderazgo en la Asamblea Legislativa.

¿El Partido Integración Nacional que lo llevó a ser diputado en 1998, mantiene  los mismos postulados ideológicos o hay cambios de cara a este proceso electoral?

– Más que un partido es un proyecto político que surgió como centro de estudios para los problemas nacionales; durante 10 años ha estado en la búsqueda de soluciones reales, es un grupo que no viene de los partidos tradicionales, nació con raíces propias. Tenemos un proyecto que crece con perspectiva de este nuevo siglo y por eso somos la única opción que puede proponer una visión de futuro de forma integral. Somos un partido de centro.

¿Cómo se financia su partido?

– Hemos tenido que hacer el esfuerzo de financiarnos con nuestros propios recursos, no recibimos dinero del Estado, a pesar de tener derecho. Como un acto de corrupción el Tribunal Supremo de Elecciones nos ha negado en dos campañas el aporte estatal. Yo salí elegido diputado con el doble de votos que necesitaba, y el tribunal me negó el aporte estatal, mientras otros partidos que eligen un diputado les dan hasta ¢200 millones. Eso nos ha llevado a la Corte Interamericana de Derechos Humanos a pelear este caso.

También hemos rechazamos cualquier contribución monetaria de orígenes dudosos para mantener nuestra independencia.  Siempre en política se ofrece dinero, por eso digo que cuando uno entra a la Asamblea tiene hay que definir si es por interés personal o interés nacional; cada proyecto tiene sus intereses particulares, comisiones y “lobbistas” que ofrecen dinero.

La coyuntura política apunta hacia un sistema de democracia fragmentado, sin partidos o líderes que logren aglutinar a la ciudadanía alrededor de un modelo de desarrollo consensuado. ¿Cuáles serían sus planes para enfrentar esta situación y cuál modelo propone?

– Creemos en un “Estado Rector” que fije las políticas nacionales, que se preocupa más por el bienestar de la persona, más humanizado. Creemos en un desarrollo en el cual los 81 cantones tengan un plan de acuerdo con sus características.

Pensamos en un modelo de Estado condensado, capaz de optimizar los recursos para reducir el gasto público pero a la vez producir más; por ejemplo planteamos un Ministerio de la Producción Nacional, Ministerio de Educación y Cultura y un Ministerio de Desarrollo Humano. Todo eso enfocado a que la persona es lo más importante en nuestro gobierno y con eso podemos ofrecer un Estado más eficiente y despolitizado. Costa Rica adolece de planificación y nosotros, luego de un estudio de 10 años, queremos proponer soluciones a mediano plazo.

¿Por qué no se logró la integración de partidos, en vez de tener ahora 14 personas aspirantes a la presidencia?

– Tenemos que ver la diferencia entre un partido solamente de corte electoral y otro con proyecto político. Hay muchos que nacen al calor de la campaña, nosotros no somos solo de corte electoral, sin embargo abrimos las puertas.

Siempre creímos en la posibilidad de un frente común y por eso mantuvimos hasta el último momento las candidaturas en un partido como el nuestro. No fuimos el obstáculo para una alianza. Lo que pasó fue que algunas personas que debutan en esta campaña consideran que estar en una campaña política es una manera de figurar.

Desde su visión de médico, ¿considera que el TLC con Estados Unidos sería beneficioso o perjudicial para la gran mayoría de costarricenses?

– El TLC se aprueba en su totalidad o se rechaza, no se puede modificar. Yo estuve a cargo del Tratado de Libre Comercio con Canadá, fue un tratado bilateral, de país a país, de carácter solidario; igual pasó con el de México. Nos faltaba solo el centro que es Estados Unidos, pero nos han centroamericanizado, nos han metido en un contexto de países donde tenemos diferencias importantes. Hay tres aspectos por los cuales me opongo a aprobar el texto tal y como está: la CCSS se vería imposibilitada por la Ley de Patentes a comprar medicamentos genéricos; los alimentos siguen la misma dirección y los agricultores costarricenses tendrían que dejar de sembrar. Los productos se ofrecen a precio libre en Costa Rica, entonces los que vendrían de Estados Unidos encarecerían en mucho la vida del costarricense.

El último aspecto es la telefonía, ya que al abrirse la vía para la privatización, las tarifas serían más caras. Podría beneficiar a 300 empresas, pero perjudicaría a los 4 millones de habitantes.

Uno de los principales problemas que afecta a la población costarricense es el alto costo de la canasta básica y los salarios decrecientes. ¿Cómo manejaría estos factores?

– No es el alto costo de la canasta básica, es que no hay canasta básica, tenemos precio libre en los alimentos. Propusimos tener precios fijos en alimentos y medicamentos, para que la gente pudiera comprar más con la misma cantidad de dinero y no tendría esa inflación constante. También cuando estuve en la Asamblea se luchó por una canasta básica ampliada que incluye otros artículos de primera necesidad. Hay que acabar con la inflación del colón por las minidevaluaciones, porque los salarios no tienen estabilidad.

Diversos sectores están de acuerdo con la apertura en instituciones como el ICE y el INS, siempre que implementen leyes de fortalecimiento. ¿Usted está de acuerdo con este tipo de apertura? ¿Por qué?

– No, porque el ICE es una institución que le genera al país grandes utilidades. Ha representado la cobertura de más del 90% de la telefonía en Costa Rica, las tarifas son las más baratas en América Latina.

Si se quiere fortalecerlo, es preciso desburocratizarlo y hacerlo una institución más técnica y profesional al servicio de la población. En Estados Unidos, que es el país más privatizador del mundo, se está “desprivatizando” la electricidad en algunos lugares por las grandes fallas que tiene el sector privado.

La Caja y el ICE son dos instituciones gemelas que representan el servicio y la paz social en Costa Rica, por lo que debemos recatarlas.

Los medios de prensa han informado que en las campañas usted ofrece sus servicios médicos. ¿Cree conveniente mezclar su actividad laboral con su carrera política?

– Yo no vivo de la política, permanentemente he sido médico. Cuando fui diputado trabajé 4 horas gratuitas en la Caja, nunca he dejado mi profesión.

La política es como la medicina en grande; los problemas de Costa Rica son los mismos de hace 20 años, pero más graves, es como un paciente que uno lo ve evolucionando, pero empeora al no tener la medicina correcta. Por eso no hablamos de Walter Muñoz, sino del Doctor Muñoz por la salud de Costa Rica.

¿Qué acciones tomarían sus diputados para agilizar la labor legislativa?

– Somos el único partido que presentó un plan de acción legislativa, hay un compromiso en la propuesta de proyectos y en el control político. No somos un partido de protesta, somos uno de respuesta a los problemas nacionales. Vamos con carácter propositivo.

¿Qué medidas tomará usted para cerrar la brecha entre la educación pública y privada, sobre todo en lo relativo a calidad, deserción e infraestructura?

– Hay que aumentar el presupuesto para educación y debemos tomarlo de todos los millones de colones que se evaden en las aduanas.  Con ese dinero vamos a financiar tres áreas fundamentales: infraestructura, el estímulo al educador y presentar al estudiante programas que faciliten su incorporación a la vida productiva; todo en el marco de una educación humanista. Queremos estudiantes con más conocimientos pero también mejores personas.

Otros Artículos

Alajuelense y Saprissa están clasificados; cinco equipos buscan dos lugares. Daniel Alvarado, zaguero de Pérez Zeledón, que pelea la bola con el manudo Bryan

Menos del 3% de la flotilla nacional está adecuada para el acceso a personas en silla de ruedas pese a que la ley 7600

La democracia es un contrato en donde los miembros de la sociedad civil, mediante el voto en las elecciones, elige a sus representantes para

La IV Cumbre de las Américas se transformó en el escenario de una lucha política que refleja el largo camino recorrido desde diciembre del

El Centro de Investigaciones Agronómicas de la Facultad de Ciencias Agroalimentarias de la Universidad de Costa Rica cumple sus cincuenta años de labores en

Un libro reinterpreta el rosario y lo mezcla con la historia familiar de su autora.Raquel Villarreal parte de su historia familiar y la convierte

Nada de extraño tenía que la Srta. K. se hubiera enamorado. A fin de cuentas era joven y agraciada. Ambos estudiaban en la misma

A pesar de la suspensión de labores, el servicio del agua para la población no ha cesado.La huelga en AyA es la única en