País Fue dispensado trámite de Comisión

Dos diputados buscan plan para que tarjetas de crédito tengan intereses de hasta del 53%

Legisladores Carlos Avendaño y María Inés Solís negociaron a cambio de destrabar plan liberacionista que corrige “pulga” en Ley de usura

Sin consenso de las jefaturas de fracción, dos diputados lograron avanzar un plan que permitirá que las tarjetas de crédito tengan un tope de interés del 53,18% y no del 37,69%; es decir, revierte elementos fundamentales de la Ley de usura (N° 9859).

El proyecto de Ley de Combate a la Exclusión Financiera (22.255) fue presentado por el legislador Carlos Avendaño, de Restauración Nacional, el 6 de octubre pasado. Para el jueves 22, Avendaño y la socialcristiana María Inés Solís negociaron votos para dispensar de todo trámite excepto la publicación; es decir, el proyecto no necesita consultas para avanzar en su primer debate. El proyecto fue acelerado por 34 votos (13 fueron en contra).

Para este artículo, UNIVERSIDAD intentó contactar a esos dos diputados, para averiguar sobre el canje que se realizó para los votos. Sin embargo, solamente se obtuvo respuesta de Avendaño, por medio de mensajes con su asesora legislativa.

“Los diputados fueron sorprendidos por un proyecto que no entiende la dimensión que tiene y el daño que ocasiona a las finanzas de los costarricenses. Es permitir que tasas que están al 38% pasen al 53%”, diputado Welmer Ramos.

De acuerdo con la subjefa de fracción liberacionista, Ana Karine Niño, la dispensa se intercambió para abrirle camino a un proyecto de David Gourzong y Welmer Ramos (el 22.109 que se aprobó en primer debate este martes).

Niño aseguró que la moción de dispensa fue “solicitud de todos, estaba Avendaño y estaba María Inés”.

“Hubo un compromiso de Avendaño para modificarlo todo y quitar el tema de tarjetas. El apoyo para que se diera la dispensa fue para buscar los consensos y permitir la discusión. Yo apoyé un compromiso con María Inés, para que se dé la discusión (del 22.255) en algún momento de la vida. En el caso de María Inés, ella se comprometió a retirar todas las mociones del otro proyecto (22.255)”, explicó Niño en entrevista con UNIVERSIDAD.

Avendaño contestó sobre sacar a las tarjetas de crédito que aún carece de “consenso”: “Estamos hablando con diputados de diferentes fracciones para llegar a un consenso”, dijo en un mensaje. Avendaño aseveró “desconocer” que se negoció con Solís para remover sus mociones del proyecto liberacionista.

La subjefa del PLN dice que la dispensa no asegura que el proyecto tenga apoyos suficientes para que se convierta en ley.

“El proyecto de David Gourzong y Welmer Ramos necesitamos que pase, el país lo necesita, es urgente. El proyecto de don Carlos Avendaño tiene muchas cosas que modificar, pero es viable dar la discusión”, afirmó Niño.

El segundo tema que cubre el proyecto de Avendaño es ampliar el significado de “microcrédito” que tienen una tasa de interés del 53,18%, según publicó el Banco Central en julio. Los microcréditos son préstamos menores ¢675.300 y excluyen a las tarjetas de crédito, con la modificación de Avendaño pasarían a ser menores de ¢1.125.000. El proyecto de Avendaño propone eliminar esa restricción e incluir las tarjetas como microcréditos.

Combaten exclusión a costa de capacidad de pago

“Es un incremento inmisericorde a las tasas de interés para los créditos de los más pobres”, afirmó el oficialista Welmer Ramos sobre el expediente 22.255. Sostiene que el plan de Avendaño “tiene la intención de soltar amarras al sector financiero para que se aproveche de la necesidad que están viviendo muchísimas familias”.

El diputado insiste que en hay legisladores que “solo analizan la conveniencia de los proyectos para una sola de las partes y siempre es la parte con más poder económico”.

Ramos, que junto con Gourzong promovió la Ley de usura, ve el proyecto de Avendaño como “borrar con el codo” lo que ya se aprobó en la Asamblea Legislativa y que tiene aplicación desde julio pasado.

El diputado critica que la alternativa bancaria es presionar bolsillos con altas tasas de interés, en lugar de liberar la capacidad de pago de los hogares.

Como economista, afirma que, en este contexto, “en el mundo entero están bajando las tasas de interés para todos, a fin de aliviar el impacto de la pandemia en las finanzas de las familias y las empresas”.

“Costa Rica, extrañamente, toma decisiones contrarias”, opina Ramos.

Sobre la negociación para el trámite del proyecto 22.109, el diputado dijo que ese canje “no es válido”.

“Cuando uno tiene proyectos buenos los negocia en términos absolutos, no condiciona uno con otros porque eso se acerca al chantaje”, afirmó.

¿Qué se canjeó con el PLN?

Por otro lado, la aprobación de la Ley de usura sí creó un proceso de exclusión con un artículo “pulga” que se metió en el proyecto de ley a último minuto, según explicó el liberacionista David Gourzong sobre lo que arregla el expediente 22.109.

Ese artículo, que no se revisó en Comisión ni recibió consultas de ninguna entidad de crédito o supervisora, obliga a que “cualquier préstamo, aunque fuera de ¢1.000, tiene que pasar por el Centro de Información Crediticia” para estudiar el perfil del prestatario y cumplir con una disposición del salario inembargable (establecido en el Código de Trabajo).

La disposición afectó a cooperativas, asociaciones solidaristas y entidades de crédito que prestan dinero con los mismos ahorros de sus asociados y que, con condiciones más laxas, negocian plazos de pago extensos e, inclusive, diferentes avales que respondan por el crédito. De acuerdo con el diputado Gourzong, en los casi tres meses de vigencia de la ley, los prestamistas no pudieron cobrar los montos adeudados.

“Llega un momento en que cuando el salario del trabajador queda en ¢199.700, no le pueden rebajar más, aunque haya un acuerdo mutuo entre el trabajador y el acreedor. Se está buscando que, con un transitorio, se puedan aplicar los rebajos”, explicó Gourzong.

El responsable de esos cambios de último minuto fue un colega de su propia bancada.

“Don Wagner (Jiménez) dijo en el primer debate que si no se mete esto, no se vota el proyecto. Eso era porque la Asociación Bancaria Costarricense estaba detrás de eso. Sabían lo que estaban haciendo al meter el articulado del 44 ter y el 44 bis, que iba a crear realmente una exclusión entre solidaristas, el Banco Popular y la Caja de Ande. Ellos manejaban un tema que nosotros no habíamos invisibilizado, el tema del salario inembargable”, aseguró Gourzong.

Este martes, tras la aprobación del proyecto de Gourzong, UNIVERSIDAD consultó con el diputado Jiménez sobre por qué se presentaron los cambios de último minuto.

“Primero debo aclarar que no conozco a los representantes de ABC, nunca he conversado con ellos ni tengo amistad. La moción a la cual usted hace referencia, fue firmada por varios diputados y fue aprobada por unanimidad. Las decisiones en plenario son colectivas y no responden a la voluntad de un solo diputado”, dijo en un mensaje de texto.


Ley de usura redujo 4% de tarjetas de crédito

De acuerdo con datos del último Estudio trimestral de tarjetas de crédito del Ministerio de Economía, la cantidad de tarjetas en circulación redujo un 4% entre abril (antes de la ley de usura) y julio (el primer mes de aplicación de la ley).

En ese mismo periodo, el mercado perdió a un emisor de tarjetas y sacó de circulación a 14 tipos de tarjetas de crédito (ahora existen 429 tipos diferentes).


 

Ir al contenido