Dispersión y plazos atentan contra coalición opositora

Oposición tiende a disgregarse mientras habla de alianzas que no concreta. (Foto: archivo)Es muy difícil o casi imposible que en menos de dos meses

Oposición tiende a disgregarse mientras habla de alianzas que no concreta. (Foto: archivo)

Es muy difícil o casi imposible que en menos de dos meses se pueda conformar una coalición electoral, considera el politólogo Rodsay González.

A seis meses de las elecciones nacionales, la tendencia entre los grupos de oposición política al  gobierno del Partido Liberación Nacional (PLN) es a una mayor dispersión de la que ya tienen, que conspira contra el plan de formar un frente común y así evitar un tercer triunfo oficialista.

Se evidencia una proliferación de precandidaturas y candidaturas en partidos a escala nacional, provincial y cantonal, lo que presagia una mayor dispersión del voto opositor, y que en términos de diputaciones podría favorecer al PLN, para llegar al próximo gobierno con un número de diputados mayor a los 24 actuales.

Entre las novedades en el escenario político electoral de los últimos días, está el anuncio de la doble postulación para presidente y diputado de José Manuel Echandi − exdefensor de los habitantes−, por al Partido Avance Nacional, y también la doble postulación del exdiputado Óscar López, por el Partido Accesibilidad sin Exclusión.

 

Mientras tanto, se habla de que el Partido Centro Democrático y Social, integrado por exfiguras del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), estaría por anunciar  un candidato presidencial, aunque no se sabe si solo o en alianza con otros grupos.

A ellos se suma la doble postulación que había anunciado la semana antepasada el exdiputado Otto Guevara, líder del Partido Movimiento Libertario (PML), y la anterior proclamación del diputado José María Villalta como candidato presidencial del Partido Frente Amplio (PFA), que ya designó también los candidatos a diputados.

Cabe mencionar que para la conformación de la coalición electoral que promueven grupos y movimientos como la llamada Coalición Viva –integrada principalmente por activistas sociales− se agotan las posibilidades reales, en términos de cumplir los plazos y los requisitos que establece el Código Electoral.

La inscripción de una coalición obliga a un pacto entre los partidos antes del 1 de agosto, con unos requisitos que deben cumplir para poder participar coaligados en las elecciones.

Es “muy difícil o casi imposible” que en menos de dos meses que quedan, se pueda conformar una coalición electoral en esos términos, consideró el politólogo Rodsay Rosales.

Para el analista, el escenario más probable es que después del 1 de agosto se forme una alianza informal de sectores ubicados políticamente en la izquierda, que llamen a votar en las elecciones por un candidato de consenso, y en la que cada partido participaría con su propia lista de candidaturas a diputado.

Por otro lado, no descarta que en el sector de derecha se conforme a tiempo una coalición, básicamente integrada por el PUSC y PML, donde sería más fácil lograr un acuerdo, dado que hay una mayor cercanía partidaria y hasta ideológica, que en el caso de las agrupaciones de izquierda, entre las cuales hay más diferencias.

No obstante, en uno y otro lado la eventual coalición se dificulta aún, por el hecho de que los partidos están enfrascados en procesos internos de renovación de estructuras y escogencia de candidatos, en los cuales se dan luchas fratricidas y resentimientos, y hay impugnaciones pendientes de resolver, por lo que hay que esperar a ver cuál será la hegemonía que resulte en ellos y la posición que tendrá respecto a una alianza.

 De momento lo que se ha dicho de parte de algunas organizaciones como la Coalición Viva, el PFA y otras, es que la alianza debe aglutinarse alrededor de un programa mínimo de gobierno, y que cada partido lleve sus propias papeletas de diputadas y diputados. Asimismo, que la candidatura presidencial se elija mediante procedimientos de mayorías que establezcan los partidos que conformen la coalición.

En este contexto, las demoras atentan contra la posibilidad real y legal de conformar una coalición, y mientras tanto, en el país ocurren constantemente escándalos y se debaten temas polémicos, ante los cuales los candidatos callan y no asumen posiciones claras y alternativas nuevas, que el electorado parece estar reclamando.

UMBRAL

En esas condiciones, el  PLN y su candidato, Johnny Araya, prácticamente se pasean solos por el escenario político, aunque tienen el reto −según las encuestas− de alcanzar el 40 % de votos necesarios para ganar las elecciones en una primera vuelta, labor que no es fácil en una situación de alejamiento de la ciudadanía de la oferta partidaria electoral, y donde más del 50 % de la gente se declara ajena a los partidos políticos.

La posibilidad de que Liberación Nacional no alcance el 40 % de los votos válidamente emitidos −para ganar en primera ronda−, es una esperanza de la oposición, convencida  de que el oficialismo sería derrotado en la segunda ronda.

Sin embargo, según anota Rosales, la única posibilidad aritmética de lograr eso es que haya dos o más fuerzas opositoras, lo suficientemente grandes desde el punto de vista electoral, capaces de atraer un caudal de votos suficiente para que Liberación no alcance ese porcentaje mínimo, lo cual tampoco es fácil.

La última vez que se logró eso fue en el 2002, porque dos fuerzas opositoras alcanzaron el 25 % o más del total de votos válidamente emitidos, y evitaron que el candidato triunfador en primera ronda alcanzara el umbral válido para ser declarado ganador en esa primera etapa.

Hoy por hoy, ninguno de los partidos que han postulado candidaturas supera el 15 % en intención de voto, aunque también es cierto que la campaña electoral no ha arrancado y en cualquier país una vez que esta arranca el ambiente electoral calienta. Es previsible entonces que una vez que empiece la campaña plenamente, haya más motivación de la ciudadanía para participar y acudir a las urnas.

INDEFINICIÓN

Por otro lado, la posición del Partido Acción Ciudadana (PAC) −agrupación que se considera clave para integrar una coalición opositora− es aún incierta, en la medida que tiene pendientes resoluciones del Tribunal Supremo de Elecciones para validar procesos de reestructuración interna, así como la elección de candidato o candidata presidencial.

Para participar en la convención –convocada para el 21 de julio−, de los cinco precandidatos que había cuatro se presentaron a inscribirse (Epsy Campbell, Luis Guillermo Solís, Juan Carlos Mendoza y Ronald Solís), los cuales tienen posiciones disímiles respeto a la coalición que imaginan.

Mientras los precandidatos se han declarado a favor de una coalición, Campbell ha hablado más bien de conformar “una nueva mayoría” liderada por el PAC. Incluso la precandidata fue vetada desde el inicio en la Coalición Viva, lo que arroja duda sobre la participación del PAC en caso de que ella ganara la convención, y si se considera además que sería una candidata sin apoyo de las estructuras partidarias, ocupadas mayoritariamente por personas afines a los otros precandidatos.

En un nuevo capítulo de la pugna de tendencias que se ha dado en el PAC, Campbell anunció que pedirá  una nueva convocatoria de la convención, ya que considera que esta se convocó mal, al querer limitarse a la participación de afiliados al partido, cuando debía convocarse a toda la ciudadanía.

La precandidata aparece en las encuestas como la figura del PAC más conocida fuera del partido, y parece convencida de que en una votación lo más abierta posible sería la ganadora.

 “Vamos a ganar esta convención y vamos a convocar a una gran cantidad de costarricenses, que aún no se han afiliado al PAC. Hay que relanzar el PAC y volver a un partido que sea capaz de gobernar a partir de febrero del 2014”, expresó.

Agregó que “este es un proceso para convocar a mucha gente que quiere este país, que es un país para vivir bien; en el PAC nos planteamos eso hace 12 años (cuando fue fundado) y hoy más que nunca tenemos que ser una alternativa”, afirmó Campbell, al formalizar su precandidatura en la sede del PAC, el pasado 13 de junio.

Otros Artículos

 La ruta entre San José y San Ramón podría construirse con un fideicomiso que pagaría la obra en menos de 6 años, y beneficiaría

Es evidente que el desencanto político de las y los costarricenses aumenta conforme pasan los días de la administración Chinchilla. Temas que van desde

El nuevo ministro de Comunicación, Carlos Roverssi, es un “soldado” histórico del PLN, tiene 54 años y es abogado, politólogo y periodista.nuevo ministro de

350 trabajadores Corporación Agrícola de Desarrollo del Monte de Sixaola mantienen la huelga en Sixaola hasta tanto no tengan un compromiso de la empresa

Esta personalidad, de acusado perfil en los escenarios político-institucionales del país y más allá, es el actual diputado por el grupo ‘Renovación Costarricense’, Justo

Gladys Tzul: “No podemos tener un proyecto de futuro si no resolvemos ese pasado”. (Foto: Rebeca Arguedas)Las palabras de Gladys Tzul son precisas y

“Cobra” en uno de los personajes retratados en el ensayo fotográfico “La vida a tres caídas”, de Camille Zürcher. (Foto: Colectivonomada.com)“Emprendimos el Colectivo Nómada

Las últimas décadas han sido significantes de gran manera en términos de humanismo y derechos humanos, los cuales defienden y protegen a los individuos