País

Diputados aprueban impuesto de 20% para vapeadores y dispositivos electrónicos tras tenso debate

Red Nacional Antitabaco: “Está científicamente demostrado, que la aplicación de impuestos al tabaco es eficaz para reducir el tabaquismo en jóvenes y la gente de menos recursos”

La Asamblea Legislativa aprobó un impuesto de 20% sobre la base imponible para los “vapeadores”, sus accesorios y líquidos. Asimismo, se aprobó una prohibición para usar vapeadores en espacios públicos, como lo hace la  Ley de Control de Tabaco (9028) con los cigarrillos.

En su primer debate, 25 diputados votaron a favor de este nuevo impuesto y prohibiciones, tras una tensa discusión tributaria sobre el expediente 21.658.

15 diputados votaron en contra, ocho del Partido Unidad Social Cristiana (Pablo Heriberto Abarca, Erwen Masís, Shirley Díaz, Aracelly Salas, Óscar Cascante, José María Guevara y María Inés Solís); seis independientes (Zoila Volio, Erick Rodríguez, Nidia Céspedes, Ignacio Alpízar, Marolin Azofeifa, Harllan Hoepelman), el Republicano Social Cristiano (Otto Roberto Vargas) y una diputada del Partido Acción Ciudadana (Paola Vega).

Durante el debate, Vega se separó del discurso anti tributario que manifestaron los legisladores María Inés Solís, Erwen Masís y Erick Rodríguez. Acusó que la industria tabacalera es la ideóloga de este tipo de impuestos y regulaciones a los dispositivos electrónicos. Vega también se declaró fumadora y dijo que dejó el cigarrillo por tres años para el vapeo.

“Parte de una premisa absolutamente falsa, igualar las condiciones del tabaquismo a las del vapeo”, afirmó Vega en el plenario, antes de citar tres estudios científicos británicos y uno de Estados Unidos sobre los beneficios de los vaporizadores para fumadores de nicotina.

Previamente, la Caja Costarricense del Seguro Social y el ministro de Salud, Daniel Salas, presentaron criterios favorables para el proyecto de ley. En distintas audiencias, las autoridades de salud rechazaron que exista evidencia científica de que el uso de dispositivos electrónicos es una terapia.

“Se basan en un estudio de Inglaterra, en un criterio del Colegio Real de Inglaterra, es lo que sacan los vapeadores y, tengo entendido, que doña Paola Vega también. El asunto es que si uno se mete a ese estudio, se encuentra que fue una reunión de expertos, dos, que tomaron la decisión de que tenían un 95% menos de emisiones. Es un estudio de 12 personas, los autores del artículo. Seis expertos ya habían expresado su apoyo a los cigarrillos electrónicos”, explicó la presidenta de la Red Nacional Antitabaco (Renata), Nidia Amador, tras la aprobación del proyecto.

Amador dice que el financiamiento de ese mismo estudio, provino de un grupo empresarial dueña de una marca tabacalera.

“En este momento, no se puede afirmar que es una alternativa para el fumado del cigarrillo”, reiteró Amador.

La doctora de Renata explicó que la Ley de Control de Tabaco (9028) incorpora a los vaporizadores en sus prohibiciones. Esta nueva legislación multa con un 10% de un salario base (alrededor de ¢46.220) a quienes usen cigarrillos electrónicos y vapeadores en público.

“Lo que pasa es que si usted está vapeando en un bar, ¿cómo hace un inspector de Salud para saber si tiene o no nicotina? Este proyecto lo que hace es que, a todos los productos, sistemas electrónicos de administración de nicotina, o sin nicotina, no les permite fumar en lugares públicos”, dijo Amador a UNIVERSIDAD.

Impuesto pagará por medicamentos de fumadores

El tributo sobre los cigarrillos electrónicos y vapeadores será usado por la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) en “medicamentos de alto impacto financiero que sean necesarios para el tratamiento de patologías relacionadas con el tabaco”.  Esto incluye “cáncer, aparato cardiovascular, problemas pulmonares y cualquier otra”.

La socialcristiana María Inés Solís sostuvo en plenario que el impuesto generará un “mercado informal que promoverá nuevamente el consumo de cigarrillo tradicional”.

De acuerdo con el diputado del Frente Amplio, José María Villalta, Costa Rica recaudó ¢27 mil millones por concepto del impuesto del tabaco, frente a ¢300 mil millones para atender enfermedades asociadas al tabaco. Villalta citó estadísticas de la Red Nacional Antitabaco (Renata).

“Los ingresos por impuestos a productos de tabaco alcanzan apenas en 9% a los gastos totales que invierte el Estado, la Caja Costarricense del Seguro Social, en atención de enfermedades asociadas con el consumo de estos productos. Cigarrillos electrónicos, vaporizadores y, también, tabaco tradicional”, afirmó el diputado José María Villalta, quien defendió la iniciativa.

“El hecho de que se ponga un impuesto, se ha visto, está científicamente demostrado, que la aplicación de impuestos al tabaco es eficaz para reducir el tabaquismo en jóvenes y la gente de menos recursos. Es una medida costo-efectiva muy buena, el aumento de impuestos”, aseguró la doctora Nidia Amador, presidenta de Renata.

Suscríbase al boletín

Ir al contenido