País

Diputadas Segreda y Díaz también tienen deudas con la CCSS y apoyan proyecto de condonación

A pesar de la prohibición constitucional de legislar en beneficio propio, ambas diputadas se han manifestado a favor de la iniciativa, que se votará hoy en el plenario.

Las diputadas Floria Segreda de Restauración Nacional (PRN) y la socialcristiana Shirley Díaz, que votarían afirmativamente el proyecto de ley que pretende condonar las deudas con la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), tienen actualmente pendientes con la entidad.

Según información de la institución, Díaz – quien es firmante del proyecto e integrante de la fracción que lo propuso – tiene una deuda por ¢32.017; mientras que Segreda, que es parte de la Comisión de Asunto Económicos y asegura haber trabajado arduamente para sacar el texto «con prioridad uno» adeuda ¢334.608.

A pesar de la prohibición constitucional de legislar en beneficio propio, ambas diputadas se han manifestado a favor de la iniciativa, que se discutirá hoy en el plenario. Se trata de la «Amnistía para la formalización y recaudación de las cargas sociales» (expediente 21.522).

En conversación con UNIVERSIDAD, Segreda indicó que esta tarde votará afirmativamente el texto, en el que dijo, la comisión que integra ha trabajado arduamente para sacarlo con «prioridad uno, pensando especialmente en la gente que ha perdido sus empleos y la difícil situacion en que se encuentra el país, por la que muchos no pueden pagar esas deudas acumuladas».

Cuestionada sobre su deuda actual con la entidad, la legisladora explicó que cuando ingresó a la Asamblea Legislativa olvidó presentar inmediatamente la documentación respectiva para desafiliarse del seguro de trabajadora independiente que tenía previamente, por lo que las cuotas continuaron cobrándose. «No fueron cuotas de más, fue mi culpa, yo no hice la vuelta, pero ya el otro mes lo voy a pagar», indicó.

La diputada restauracionista afirmó que en vista de que cancelará sus deudas previo a la entrada en vigencia del proyecto, no se beneficiará de la amnistía y por ende, no considera que haya «ningún problema». Además, se refirió a la posibilidad de que el proyecto puntualice que antes de aplicar a cada caso la condonación de deudas, se deba hacer un estudio diciendo que es sabido que «hay gente que se abusa», pero que para eso la CCSS tiene mecanismos que puede aplicar a la hora de hacer los cobros.

Este semanario intentó conversar con la socialcristiana, a través de llamadas y mensajes, en los que se le consultó si definitivamente votaría a favor del texto, si en el contexto de tener en la actualidad una deuda activa con la CCSS, consideraba que estaría legislando en su favor y si consideraba importante que proyecto incluya que antes de la condonación, cada caso sea estudiado. Al cierre de esta nota, la diputada no respondió.

 

 

Ir al contenido