Proyecto de ley detenido en inciso específico

Diputada María Inés Solís busca pasaportes diplomáticos para Cinde, Cancillería refuta

Proyecto de Solís modificaría la Ley de Pasaportes para que personal en el extranjero de la agencia privada de inversiones y la agencia pública Procomer tengan mismo acceso a pasaportes diplomáticos que altos funcionarios.

¿Exactamente quién puede usar un pasaporte diplomático? La pregunta, resuelta con una ley de 1994, ahora podría pasar de ser una lista de 15 criterios a una nueva, de 20 incisos. Una en la que en el número 17 aparece el detalle que ahora entorpece el trámite de una nueva Ley de Otorgamiento de Pasaportes Oficiales y de Servicio.

Sin correcciones, un texto de ley propuesto por la socialcristiana María Inés Solís obligaría al Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto a entregar pasaportes oficiales a los funcionarios en el extranjero de la Promotora de Comercio Exterior de Costa Rica (Procomer) y a los de Coalición Costarricense de Iniciativas de Desarrollo (Cinde). Es decir, Cancillería tendría que dar pasaportes oficiales, por igual, a una agencia de promoción comercial pública y a una agencia privada, y así quedarían equiparadas por ley.

“Advertimos la necesidad de que dotar de pasaportes diplomáticos a funcionarios de entes que no son públicos no era conveniente y que era mejor seguir utilizando la figura de convenios. Y, también, fue aceptado”, explicó el canciller Rodolfo Solano a UNIVERSIDAD.

“Estamos hablando de la naturaleza de los entes, una cosa es ser funcionario público y otra cosa es que pertenezcan a un ente privado de interés público o no estatal”, añadió.

Solano asegura que ha seguido personalmente el trámite del expediente 21.347 de la diputada Solís, entre otros, para mejorar la redacción y aclarar las responsabilidades que tiene el Ministerio de Relaciones Exteriores con los portadores de los pasaportes diplomáticos (que tienen una vigencia según la duración del cargo o misión del funcionario) y los de servicio (que pasarían a llamarse “oficiales” y que tienen una vigencia breve para viajes fuera del país, como las capacitaciones).

Una última lista de 40 mociones que se presentaron para enmendar el proyecto de ley también incluye una moción que Cancillería promueve para mantener la entrega de pasaportes diplomáticos a particulares como lo ha hecho siempre: con convenios con las instituciones.

Esta moción fue firmada por el diputado del Partido Acción Ciudadana (PAC) Enrique Sánchez, quien, para este artículo, nunca respondió los mensajes de solicitud de entrevista enviados a su teléfono celular.

“La propuesta de don Enrique es completamente viable. Yo no soy de las diputadas que se muere por la maternidad de una moción o la maternidad de un proyecto. Yo no tengo ningún problema en negociar que la moción se diga con las palabras que don Enrique las quiere decir en la moción de él”, dijo la diputada María Inés Solís a este semanario.

La moción de Sánchez, respaldada por Cancillería, dice que los pasaportes diplomáticos y oficiales podrán ser entregados a “ funcionarios, públicos o privados, que en virtud de convenios de cooperación suscritos con el Estado, ejerzan sus funciones, de conformidad con los artículos 52 y 53 del Estatuto del Servicio Exterior de la República, relativos al personal técnico y auxiliar”.

Ambos artículos del Estatuto confieren capacidad discrecional al Poder Ejecutivo para elegir funcionarios fuera de la función pública para el trabajo en el exterior.

“Estoy dispuesta a que avancemos con esa moción. A final de cuentas, el objetivo es el mismo: mantener a Cinde y a Procomer dentro de la posibilidad de que utilicen el pasaporte diplomático”, asegura la diputada Solís.

Separar lo público de lo privado

El pasaporte diplomático otorga a su portador inmunidad penal y civil en el país que lo recibe. Entre otros existen exoneraciones de impuestos y del trámite aduanal.

“Los pasaportes diplomáticos son una lista de beneficiarios, por así decirlo, sumamente restrictiva: miembros de los supremos poderes, diplomáticos y relaciones de consanguinidad hasta segundo grado”, resume el canciller Rodolfo Solano.

Parte de lo que divide la discusión del inciso de Solís son los usos que otros portadores han hecho con su pasaporte diplomático en el pasado. Una delgada línea que traslapa la acción pública y la privada.

“El desorden que vivió Costa Rica con el uso de pasaportes diplomáticos permanentes para personas del ámbito privado en las décadas de los 80 y hasta el 2005 nunca debe repetirse. El uso de esos documentos de viaje no puede ni deben ser de uso privado. Menos que eso quede normado por ley”, afirma el diputado Welmer Ramos, autor de una moción que busca eliminar por completo el inciso redactado por Solís.

De los noventa, el politólogo Francisco Barahona recuerda el caso de un diplomático que, sin ser costarricense de nacimiento, recibió el beneficio de ese documento oficial para él, su familia y hasta el personal de servicio de su casa (este mismo caso, por razón de una serie de reportajes de La Nación que fueron querelladas por el diplomático, se convirtió en la primera acusación del país en la Corte Interamericana de Derechos Humanos).

Una década atrás, el historiador Vladimir de la Cruz recuerda la forma en la que se recibió al narcotraficante Caro Quintero durante su visita en el país en 1985: la entonces Primera Dama, Doris Yankelewitz, tuvo autorización para recibirle en la misma pista de aterrizaje, con carros oficiales del Gobierno y sin que fuera requisado en aduanas.

Con la figura de los convenios de cooperación, Cancillería quiere establecer responsabilidades entre el portador y su cartera. Un contrato que ata al portador al Poder Ejecutivo hasta que el documento ya no esté activo porque finalizó el tiempo de su uso normado.

De acuerdo con Solano, el convenio “permite al ente responsable de la rectoría de la política exterior, el Ministerio de Relaciones Exteriores, tener un control de todo funcionario en el exterior que utilice un pasaporte diplomático u oficial”.

Con la discusión del inciso 17, la delicada línea entre lo que el país considera público y privado en los negocios comerciales con otros países se difumina.

Entre las 40 mociones que están pendientes de revisarse, hay tres que eliminarían del todo la entrega de pasaportes a la agencia privada Cinde (firmadas por el oficialista Welmer Ramos y los independientes Ivonne Acuña y Jonathan Prendas). Sobre porque ha sido tan difícil conciliar ese inciso, la diputada María Inés Solís respondió que ella no tiene la respuesta.

“La pregunta tendría que hacérsela a don Welmer quien ha querido sacarlo, irónicamente, quien es el representante de la fracción de Gobierno, quien quiere sacar a las instituciones que traen inversión y las posibilidades a nuestro país de mantener la economía a flote bajo la crisis que estamos viviendo en este momento”, dijo Solís.

No obstante, Ramos afirmó que este tema “para nada tiene que ver con la inversión”.

“Lo público y privado tienen que tener las diferencias más grandes del mundo. Esos errores son un alto nivel de entrega a la corporativización del Estado”, afirma Ramos.

“Si se lo permitimos a unos, por qué no a otros que persiguen fines nobles: pastores, curas, presidentes de fundaciones, etc. Y si partimos con privilegios convertimos el uso de los pasaportes diplomáticos en un desorden peligroso para la imagen del país”, dice el diputado.

Los incisos que estudia la Comisión de Internacionales dentro del proyecto, según afirmaron la diputada Solís y el canciller Solano, tienen ese objetivo: limitar los abusos que han habido con el uso de los pasaportes diplomáticos y, con una lista puntual, ordenar quién goza de los privilegios políticos y jurídicos de representar públicamente al país.


Actualmente, Cinde cuenta con una trabajadora en Nueva York que tiene pasaporte diplomático desde hace más de 20 años porque es “fundamental para tener el permiso laboral que requiere para trabajar en Estados Unidos”. La agencia pública Procomer tiene 12 personas designadas fuera del país y nueve de ellas cuentan con este privilegio oficial.


 

 

 

SUSCRÍBASE A LA EDICIÓN SEMANAL EN FORMATO DIGITAL.Precio: ₡12.000 / añoPRECIO ESPECIAL

0 comments