País

Desocupación de 11,76% en centros comerciales supera límite de mercado sano

Muchos negocios en centros comerciales ahogados por la pandemia.

Adriana Rojas tiene una tienda en Terramall desde hace 16 años y cuenta con una sucursal en Multicentro en Desamparados. En el caso de su negocio en Terramall la pandemia la obligó a despedir a una de sus empleadas y a otra le suspendió el contrato, a quien recientemente incorporó de nuevo por unas horas al día.

“Hemos hecho un enorme esfuerzo, pero en Terramall, que ya venía mal desde hace tiempo, la pandemia produjo una severa caída, aunque hemos tenido el apoyo de la dueña del local para el tema del alquiler, experimentamos una disminución de las ventas del 70%. Al parecer los grandes inversionistas no están pagando sus cuotas condominales (para mantenimiento), lo que nos afecta a los pequeños negocios, pues el centro comercial no tiene suficientes recursos para gestionar un mejor mercadeo”, contó Rojas.

Según explicó, su experiencia en Multicentro ha sido similar, llegó a acuerdos para el pago de alquiler y las cuotas condominales, pero en este caso la administración del mall sí se ha preocupado por mantener la presencia de la marca en la mente de los consumidores, por lo que hay un mayor movimiento de personas.

José Luis Jop tiene varios locales en Terramall y en Plaza Rohrmoser y aseguró que sostener la situación ha sido difícil, pero la sostenibilidad tiene que ver mucho con la administración de cada centro comercial, los acuerdos a los que lleguen con los dueños e inquilinos y la promoción que se haga del lugar.

Jop denunció que la administración de Terramall es muy deficiente, además, que grandes negocios no están invirtiendo en el pago de cuotas condominales, afectando a los locales más pequeños, como es el caso de los dueños de la propiedad de los cines y varios locales que le pertenecen a Aldesa.

“Hay mucho local vacío y mientras la competencia está haciendo mercadeo y la gente comienza a visitarlos, en este centro comercial, la administración no tiene sentido común. En el caso de Plaza Rohrmoser hay mayores esfuerzos para que los negocios no caigan”, comentó el empresario.

Evidentemente, la visitación bajó mucho en los centros comerciales, producto de los cierres establecidos por el gobierno como medida de contención para evitar el contagio del COVID-19, las condiciones varían según la zona geográfica, la estrategia de marketing y otros factores, pero en todos hay afectación visible.

Efectos que socavan 

Definitivamente, los efectos de la pandemia por COVID-19 se han hecho sentir en el mercado de los centros comerciales, donde abundan las jornadas, salarios y contratos suspendidos; los pasillos prácticamente vacíos han marcado una crisis para muchos comerciantes, en su mayoría, pequeños y medianos empresarios, quienes han tratado de sostener sus negocios.

Pero otros no lograron sostener tantos meses de cierres, restricciones y medidas de contención y los centros comerciales ya presentan indicadores de disponibilidad o vacancia del 11,76%. Para que un mercado se considere sano debe ubicarse en números inferiores al 10%, de acuerdo con un estudio de la consultora Colliers.

Alonso Elizondo, director ejecutivo de la Cámara de Comercio, explicó que ya se han perdido unos 77.500 puestos de trabajo, se han suspendido más de 37.000 plazas y se suspendieron a unos 67.000 trabajadores.

“Tenemos datos que muestran que, a la semana 17 de la pandemia (ya vamos por la semana 33), la pérdida para el comercio superaba los $1.850 millones, equivalente al 3,2% del Producto Interno Bruto del país. La pandemia ya de por sí implica un efecto recesivo, pero el gobierno implementó medidas que generaron la quiebra de muchas empresas del sector comercial y, por ende, mucha gente se quedó sin empleo, tomando en cuenta que más del 90% son pequeños y medianos negocios”, detalló Elizondo.

El director de la Cámara de Comercio fue enfático en que son esas pequeñas y medianas empresas las que están quebrando, porque tienen una menor capacidad, son menos sólidas y no cuentan con patrimonio para sostener el cierre durante muchas semanas, pues deben seguir pagando alquiler, planillas y proveedores. Las que no cerraron optaron por la reducción de jornadas o suspensión de contratos.

Un formato muy costoso

El sector de centros comerciales tiene factores asociados que hace sus operaciones mucho más costosas, que otro tipo de comercios. Por ejemplo, cada uno debe pagar cuotas condominales, las cuales se utilizan en gastos de mantenimiento, limpiezas, publicidad, seguridad las 24 horas y otros propios de los malls.

“Con la llegada de la pandemia, esos costos se incrementaron fuertemente, al tener que establecer protocolos de limpieza mucho más estrictos, el gasto de agua, en alcohol y desinfectantes para mantener todo como corresponde”, detalló Julieta Bonilla de Grupo CECO, que es la unión de desarrolladores inmobiliarios, dueños y administradores de varios centros comerciales.

Bonilla explicó que el sector está experimentado un impacto enorme, acostumbrados a niveles de desocupación que rondaban el 5% al 10% en los últimos años, ya se sobrepasó el indicador positivo y una encuesta que realizaron recientemente entre sus afiliados evidenció que hay entre el 7% y 30% de locales vacíos. 

Por su parte, Allan Gerli, miembro de la Junta Directiva de la Cámara de Comercio y Representante de Tiendas, quien posee varios locales en distintos centros comerciales, recordó que los centros comerciales evolucionaron en los últimos años en espacios seguros de entretenimiento y compras, de conexión social y de interacción juvenil.

“Tienen un componente de compra de impulso, pero también son un destino de compras, en contraposición con las tiendas en los centros provinciales que tienen una circulación natural; por ello, fueron los primeros afectados por la pandemia”, argumentó.

Para Gerli, esta crisis ha requerido de un alto grado de solidaridad entre todas las partes, donde los comercios y propietarios de locales generaron acuerdos y flexibilizaron condiciones, de lo contrario la mayoría de los negocios ya estarían cerrados.

Hoy los negocios de centros comerciales enfrentan grandes retos, por ahora muchos están sorteando las presiones, con la esperanza de repuntar en noviembre y diciembre, y así recuperar ingresos; pero está claro que una buena porción de la población está afectada económicamente, hay menos efectivo en las calles y la recuperación podría tomar un año o más.

“Lo más importante, en este momento, para el sector ha sido establecer estrictos protocolos, porque somos los más interesados de que la apertura funcione bien y hemos evidenciado que hay un verdadero compromiso, así se recuperará el empleo y las empresas repuntarán”, añadió Alonso Esquivel de la Cámara de Comercio.

Seis meses de pérdidas comerciales

Los datos más alarmantes del sector, en el cual se encuentran negocios de centros comerciales:

4.026 empresas formales menos afiliadas a la CCSS

2.209 son microempresas

1.349 pymes 

950 compañías cerraron

11,76%: tasa de desocupación centros comerciales

Fuente: Cámara de Comercio de Costa Rica.

Ir al contenido