País

COVID-19 fue primera causa de muertes en 2020 en Costa Rica, pero hubo menos víctimas de accidentes

Cifras preliminares del INEC indican que el aumento del total de muertes se atenuó por reducción en accidentes. La enfermedad pandémica provocó el 70% de sus víctimas en el país en los mayores de 65 años y con mayor efecto en hombres.

COVID-19 se convirtió en  el año 2020 en la principal causa de muerte en Costa Rica y en un factor que elevó la tasa de mortalidad en el país hasta 5,1 por cada 1.000 habitantes, de acuerdo con cifras que divulgó este jueves el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).

La enfermedad pandémica causó el 9% de las muertes del 2020 y superó así al «infarto agudo al miocardio»  en  cantidad de víctimas. Del total de 26 209 defunciones, a la enfermedad del coronavirus se le atribuyen 2.334 hasta el 31 de diciembre del 2020, según las cifras preliminares del INEC.

El 70% de las muertes relacionadas a COVID-19 se presentó en personas de más de 65 años y con mayor intensidad en varones. «Al realizar el análisis por sexo se observa que en los hombres la tasa fue de 57 por cien mil hombres y para las mujeres fue de 34 defunciones por cien mil mujeres», dice el documento de análisis del instituto.

La diferencia de cantidad de muertes entre 2020 y 2019, sin embargo, es de 1.917, porque se redujeron los fallecimientos provocados por otros factores, específicamente en el volumen de «causas externas», categoría en la que entran los accidentes o la violencia.

Este rubro de «causas externas» se redujo un 13,4% entre el 2019 y el 2020, al pasar de 2.705 muertes a 2.342, la cifra más baja en cinco años. Esto pudo obedecer a las consecuencias de las restricciones de tipo sanitario que se aplicaron desde marzo al tránsito vehicular, cuando llegó el coronavirus al país, según el documento del INEC.

En específico, los accidentes de tránsito mataron a 547 personas en 2020, aunque el promedio del cuatrienio anterior rondaba los 850 anuales. El descenso entre 2019 y 2020 se acerca al 32%.

También se redujeron  las muertes por enfermedades infecciosas y parasitarias (de 334 a 226) o males respiratorios de origen viral o bacteriano (de 116 a 63), según el registro del total de la población, independientemente de sus edades.

Por rangos de edades, los más afectados fueron los de 36 años a 64 (un aumento de 13,3%) y el grupo de entre 65 y 74 años (13,2%), pues los siguientes (de 75 a 84 años) presentaron un incremento de muertes de 7,5%. En los de mayor edad, superiores a 85 años , la cifra absoluta de muertes subió un 5,8%.

En la población de menos de 13 años, más bien se redujeron las muertes de manera significativa, un 14,6%. Es decir, las defunciones pasaron de 8 por cada 10.000 a 6 por cada 10.000. En este grupo se registraron solo tres muertes asociadas a COVID-19 en el 2020.

Suscríbase al boletín

Ir al contenido