País

Costa Rica registra ocho casos probables de reinfección por el virus causante de COVID-19

Tras la revisión de 10 casos, el Ministerio de Salud informó que el país registra ocho personas como casos probables de reinfección por SARS-CoV-2, el virus causante de COVID-19.

El análisis de los 10 casos fue realizado por un grupo técnico integrado por funcionarios del Ministerio de Salud, la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), el Instituto Costarricense de Investigación y Enseñanza en Nutrición y Salud (Inciensa) y la Universidad de Costa Rica (UCR).

Según el Ministerio de Salud, en la versión número 17 del lineamiento para la vigilancia de la enfermedad COVID-19, un caso sospechoso se refiere a una persona con o sin síntomas que, mediante una prueba de laboratorio, dio positivo al virus en una primera ocasión. Transcurrido un lapso mayor o igual a 90 días, parámetro establecido por la autoridad sanitaria, vuelve a presentar síntomas y, mediante una prueba PCR en tiempo real o antígeno, se determina que vuelve a estar infectada.

También se considera sospechoso el caso de una persona que haya estado hospitalizada por COVID-19 y, tras haber superado la enfermedad, volvió a presentar síntomas en un lapso mayor o igual a 45 días. Tras hacerse una prueba de laboratorio, se confirma positiva para el virus.

Las pruebas de laboratorio pueden ser de la técnica PCR en tiempo real o antígeno, lo importante es que en ambas ocasiones, primer y segundo diagnóstico, el resultado positivo se derive de la utilización de la misma técnica.

Eso fue lo que le pasó a un hombre de 19 años, quien volvió a presentar síntomas 111 días después de haberse recuperado de una primera infección y cuyas pruebas de laboratorio vinieron a confirmarlo. Él se cataloga como un caso sospechoso de reinfección.

Ahora sí, el caso probable es un “caso sospechoso en el que se haya identificado claramente un contacto positivo por laboratorio en el segundo episodio que generó el contagio a la persona en estudio o se pueda obtener el Ct (umbral de ciclo) de los resultados de laboratorio de los dos episodios, siempre que estos sean comparables entre sí (misma metodología/kit de diagnóstico, marcadores genéticos) y que sean ambos menores a un valor de 30”.

Eso fue lo que les sucedió a cuatro hombres y cuatro mujeres, con edades entre los 20 y 55 años. Los pacientes volvieron a presentar síntomas tras haberse recuperado de una primera infección y, utilizando la misma técnica de laboratorio empleada en el primer diagnóstico, volvieron a dar positivo.

Los ocho casos probables de reinfección tuvieron síntomas como tos, dolor de cabeza (cefalea), fiebre y dolor de garganta al tragar (odinofagia) cuando se contagiaron con el virus la primera vez. Sus pruebas dieron positivo en esa ocasión y al analizarse el umbral de ciclo, este resultó ser menor a 30.

Tras haberse recuperado, y transcurrido en promedio unos 107 días, volvieron a presentar síntomas como dolor de cabeza, tos, debilidad, odinofagia y dificultad para respirar (disnea). Se les volvió a realizar la prueba diagnóstica y volvieron a dar positivo. Se les hizo nuevamente el análisis de umbral de ciclo y este, una vez más, dio menos de 30.

Según el Ministerio de Salud, para declarar un caso de reinfección como confirmado se requiere la información del genoma completo del virus tanto de la primera como segunda muestra. Actualmente,  esto es difícil debido a las limitaciones para obtener la secuenciación del genoma de los virus del primer y segundo episodio.

Asimismo, el grupo técnico identificó un caso -una mujer de 32 años- catalogado como COVID prolongado. Eso quiere decir que los síntomas persistieron por más de tres semanas tras haberse diagnosticado la infección.

Según el comportamiento de la enfermedad, conocido hasta ahora, los síntomas suelen desaparecer a los 14 días. Sin embargo, se ha observado que estos persisten en algunas personas por semanas, esto incluso en casos de pacientes cuyo padecimiento fue leve.

Ir al contenido