Costa Rica debe aprovechar riqueza natural y redirigir su oferta turística

Lo primero será garantizar la seguridad sanitaria y los protocolos para que el turista se sienta protegido; no se trata solo de prometerlo, sino también cumplirlo a cabalidad.

El turismo masificado será cosa del pasado, la apuesta irá hacia el aprovechamiento las riquezas naturales, así como la capacidad de adaptarse de las empresas turísticas para competir y reactivar uno de los mayores dinamizadores de la economía.

En este sentido, Fernando Madrigal, presidente de la Cámara Nacional de Ecoturismo y Turismo Sostenible de Costa Rica (Canaeco), indicó que el país lleva la delantera, pues tiene declarado un 25% de su territorio en parques nacionales y un 50% de cobertura boscosa, además de ser un bastión en materia de sostenibilidad y es un tema en el que ya es reconocido internacionalmente. 

Lo primero será garantizar la seguridad sanitaria y los protocolos para que el turista se sienta protegido; no se trata solo de prometerlo, sino también cumplirlo a cabalidad.

“Tenemos que aprovechar esta posición, porque los turistas están buscando precisamente lo que Costa Rica ofrece, naturaleza, lugares sostenibles, donde no se atienda grandes cantidades de personas. Los cambios que impulse el sector deberán pasar por obtener certificaciones de sostenibilidad turística y responsable”, manifestó Madrigal.

Las pequeñas y medianas empresas tendrán la oportunidad de reconvertirse, darle un valor agregado a la naturaleza que rodea su negocio, la pequeña catarata o el río que está cercano, las mariposas o esas cosas especiales del medio ambiente que pueden ayudarle a diferenciarse.

“Esto ya lo veníamos haciendo, pero ahora toca reforzar este enfoque de turismo y como no podemos competir con precio bajo debemos hacerlo con calidad y la forma de ser ‘Pura Vida’ de los costarricenses, ofreciendo atención personalizada y de primer nivel”, agregó el directivo de Canaeco.

Para el país, abrir las fronteras aéreas ha sido un paso determinante en el mensaje que da a los mercados internacionales y toma la delantera en la región centroamericana, pero el éxito dependerá de qué tan bien se maneje la experiencia para los primeros visitantes.

Sergio Arias, director de la Mesa Nacional de Aviturismo de Costa Rica y de la empresa Costa Rica Birding, coincidió con este criterio y señaló que el paisaje es el mismo, pero la mirada y la forma en que el turista interprete el producto y servicio ha cambiado.

Desde su perspectiva, la manera en que se maneje el turismo en pandemia resultará determinante para que los países emisores decidan recomendar a Costa Rica como destino seguro para viajar, pero también habrá una demanda dirigida a hospedajes pequeños, destinos menos abarrotados, altos procedimientos de limpieza y experiencias privadas.

“Las aplicaciones digitales ya están siendo tendencia y ahí debemos innovar, por ejemplo, utilizado código QR a la hora de ingresar al restaurante para ordenar, sin necesidad de menú o tocar superficies. La tecnología será la clave del turismo, estar cerca de los visitantes antes de su llegada, mantener el mercadeo, humanizar las experiencias y hacer énfasis en el ecoturismo”, añadió Arias.

Adicionalmente, el turista pensará más en cómo el dólar que invierte beneficia a las comunidades a las que llegan, por ello, será trascendental mostrar cómo participan los diferentes sectores comunitarios dentro de las actividades turísticas y el impacto de la huella ecológica que genere.

 

Oportunidad para turismo Wellness

La crisis ocasionada por la pandemia del COVID-19 ha planteado una oportunidad de oro para los empresarios turísticos rurales, sobre todo para aquellos que pueden ofrecer una experiencia de bienestar.

Así lo confirmó Tadeo Morales, presidente de Arenal Cámara de Turismo y Comercio, quien indicó que el turismo Wellness (bienestar) es una tendencia que ya venía tomando mucha fuerza alrededor del mundo, pero hoy toma mayor importancia, porque hay un nutrido nicho de turistas dispuestos a pagar por estos servicios y Costa Rica tiene grandes oportunidades para proyectarse en esta área.

“Tenemos una plaza hotelera, centros de tratamiento, spas y actividades turísticas como experiencias que desarrollan en fincas orgánicas, tours de chocolate o café, las aguas termales y baños de bosque. Todo esto tiene un gran potencial, pues ya las empresas cuentan con este potencial natural, no hay que desarrollarlo, sino aprovecharlo”, indicó Morales.

Por ejemplo, los baños de bosque son una tendencia en que el turista experimenta los beneficios saludables y se aproxima por medio de los sentidos a la naturaleza; respira el aire puro, escucha los sonidos naturales, puede interactuar con la flora y fauna, todo como una experiencia segura.

El vocero de la cámara advirtió que será necesario reinventarse, aprender y aplicar protocolos de seguridad y capacitar a los empresarios sobre las tendencias y preferencias de los visitantes, donde la calidad sea el elemento diferenciador. 

 

La diferenciación es la clave

Mauricio Ventura, exministro de Turismo de Costa Rica y Presidente de Sinergia Consulting Group, recordó que la reactivación del sector es un tema esencial, y que la apertura de aeropuertos y ayudas a los empresarios son un inicio, pero hay que mirar más allá.

Esto porque los países históricamente venían impulsando una misma estrategia turística, todos vendían casi lo mismo con poca diferenciación, con un turismo masivo concentrado en ciertas zonas y poca calidad.

“El COVID-19 transformó todo y nos hace pensar que es hora de aprovechar la crisis. Son tres fases: rescatar a las empresas, garantizando el acceso a fuentes de capital; implementar los protocolos sanitarios de forma permanente e impulsar una campaña de turismo nacional”.

A estas acciones se les deberá acompañar con un reforzamiento de la competitividad, revisar y corregir tramitología, facilitar la instalación de nuevas operaciones, atraer la inversión y evitar trabas y costos innecesarios a los turistas.

De la misma forma, se deberá hacer turismo promoviendo la Agenda 2030, empujarlo con innovación donde converjan el trato, la amabilidad, el precio, los lugares y el ambiente, estableciendo espacios libres de preocupación y que prioricen el progreso social.

 

Claves para el nuevo turismo

Será indispensable que los mercados centroamericanos aprovechen la biodiversidad, cultura y la oferta de las pequeñas y medianas empresas para atraer a los turistas, pero con una visión enfocada en crear experiencias diferenciadas. Las tendencias serán:

 

  • Protocolos sanitarios y de bioseguridad en las instalaciones
  • Pequeños hospedajes y hoteles boutique
  • Experiencias gastronómicas personalizadas
  • Tours personalizados en burbujas sociales
  • Incorporación de tecnología para evitar contacto con objetos
  • Humanizar experiencias 
  • Mostrar el impacto social de la operación en las comunidades y la huella ecológica
  • Destinos menos abarrotados
  • Paseos en temporadas menos concurridas
  • Turismo verde con certificaciones sostenibles 

SUSCRÍBASE A LA EDICIÓN SEMANAL EN FORMATO DIGITAL.Precio: ₡12.000 / añoPRECIO ESPECIAL

0 comments