País

Conarroz: Consumidores quedan desprotegidos con decretos que reducen aranceles de importación y desregulan precio del arroz

Importadores, intermediarios y supermercados podrán decidir sus márgenes de utilidad para la comercialización sin obligación de trasladar al precio final la reducción de aranceles y "al consumidor le llegará lo que ellos quieran que les llegue", asegura el representante del sector.

Las y los costarricenses que consumen arroz de forma regular quedan en «completa desprotección», tras la publicación de dos decretos ejecutivos, uno que elimina la fijación estatal del precio mínimo del arroz y otro que reduce  el arancel de importación de un 36% a 5%, afirma la Corporación Arrocera Nacional.

Según Fernando Araya, director ejecutivo de Conarroz, aunque el gobierno anunció las medidas como «beneficiosas para los consumidores», la verdad es que a partir de su entrada en vigencia tanto los importadores como los intermediarios y supermercados podrán definir sus márgenes de ganancia, operación y más, de modo que el precio que se pagará será el que esos grupos quieran.

El  pasado miércoles 10 de agosto se publicó en el diario oficial La Gaceta el decreto N° 43463-MEIC que liberaliza la importación de arroz y elimina la posibilidad de fijar su precio mínimo y hoy, viernes 12, se publicó el N° 43642-MAG-MEIC-COMEX, que reduce los aranceles de importación de un 35% del valor del producto a un 4% en el caso de arroz pilado y a un 3,5% en el caso de arroz en granza.

Para el arrocero, esto deja a los consumidores en «completa desprotección» pues no se puede asegurar que la reducción del 30% en aranceles se traslade al consumidor, pues no está regulado. «Como decimos los de a pie, cajita blanca, les reduce el arancel a los importadores pero no los obliga a trasladarlo al consumidor, queda a la libre. Ahora ellos deciden sus márgenes de comercialización, sus márgenes de utilidad y simplemente al consumidor le llegará lo que ellos quieran que les llegue, sumado a lo que el supermercado quiera cobrar», afirmó.

Para Araya es «injusto que se diga que es en beneficio del consumidor, cuando en realidad es en beneficio de los intermediarios».

El arrocero también criticó que los decretos ponen tela la seguridad jurídica nacional y tendrán un impacto en el empleo en el sector.

Según explicó, al no brindarse siquiera un período de transición, las empresas y productores están enfrentando un enorme grado de incertidumbre pues de acuerdo con las reglas hasta ahora establecidas, se compraron insumos y se ha estado produciendo con miras a colocar en el mercado a ciertos precios, pero si inicialmente baja el precio, esto reducirá las ganancias del sector, que invirtió concierta expectativa y a quien le cambiaron las reglas «de camino».

Además, afirmó que el gobierno está realizando estas acciones ignorando los recursos legales que hay interpuestos contra los mismos, como el recurso de amparo contra la consulta del decreto que reduce arancel al arroz y las 114 coadyuvancias que lo acompañan. «Normalmente los poderes son respetuosos de los otros poderes. No sacan un decreto que está en espera de una resolución de la Sala», dijo.

Finalmente, indicó que los importadores de arroz con costos emplean una de cada diez personas que contrata la industria nacional arrocera pues solamente realiza la última fase del proceso de producción del arroz, de modo que esto tendrá un fuerte impacto en el empleo en el sector agrícola, en si criterio.

Suscríbase al boletín

Ir al contenido