País BCCR define referencias de usura

¿Cómo puedo usar las tasas de usura que dio el Banco Central para interponer una denuncia penal?

La ciudadanía pueden acudir al Ministerio Público para interponer denuncias por el delito de la usura en tasas corrientes, compuestas y cobros agregados de sus créditos. Prestamistas formales e informales pueden enfrentar hasta seis años de cárcel.

A partir de este 3 de julio, aquellos clientes con créditos en bancos, cooperativas, financieras, prestamistas informales y también tiendas, pueden ejercer su derecho de presentar denuncias penales por el delito de usura.

El Banco Central (BCCR) publicó referencias máximas de un 37,69% para todo tipo de crédito (están incluidas las tarjetas) y de un 53,18% para microcréditos.

“Son todos los créditos. Hasta el crédito que usted me quisiera dar a mí, no puede estar por encima de esa tasa”, explicó a UNIVERSIDAD el diputado y economista Welmer Ramos, uno de los propulsores de la Ley contra las tasas de usura (también fue respaldada por el liberacionista David Gourzong).

“Es una ley de orden público. Todos los contratos anteriores deben adecuarse a esa nueva ley. Todas las tarjetas de crédito tienen que adecuarse a partir de este momento. No es cierto que los contratos viejos siguen vigentes. Eso es falso, porque es una ley de orden público y eso modifica los contratos activos”, explicó el experto jurídico y catedrático de la Universidad de Costa Rica Jaime Ordóñez.

Las referencias del Banco Central estarán vigentes hasta el próximo mes de enero, cuando deben actualizarse. De acuerdo con las referencias que estudió la Asamblea Legislativa, los porcentajes que se consideran usura son dos puntos porcentuales menores.

Welmer Ramos señaló que la disminución responde a la política monetaria del Banco Central durante la pandemia por el COVID-19. La entidad bajó el encaje mínimo legal (los bancos tienen más dinero para colocar más créditos y menos reservas de dinero); y estableció una tasa de referencia menor, para facilitar créditos en medio de la crisis.

“La disminución en las tasas, más bien, ha sido muy pequeña, dado el esfuerzo que hace el Banco Central por disminuir las tasas activas”, opina Ramos.

No obstante, ahora que los cobros deben forzarse a la baja por la ley contra la usura, la referencia del Banco Central podría inclusive bajar para el 2021.

“A futuro, las tasas también van a bajar, espero yo, en tanto se eliminan las tasas más altas del promedio; el promedio va a tender a disminuir”, dijo Ramos.

El Código Penal establece sanciones entre los seis meses a tres años de cárcel por el delito de usura. La Ley de usura propone que esas penas “deben duplicarse cuando se cometan en perjuicio de los consumidores y usuarios”.

Según la información del Banco Central, para el cálculo de las tasas de usura se utilizó “el promedio simple de las tasas de interés activas negociadas mensuales para los 12 meses previos”; es decir, de julio del 2019 hasta junio de 2020.

Lea sobre usura en tarjetas de crédito: Plan de usura forzará baja de intereses en 64% de los emisores de tarjetas de crédito

¿Para qué sirven las referencias del Banco Central?

Los clientes de crédito ahora tienen la posibilidad de presentarse ante una Fiscalía e interponer una denuncia contra entidades que cobran, actualmente, intereses de usura, amparados por el artículo 243 del Código Penal. No necesitan representación de un abogado para este trámite.

Los contratos que están cubiertos por los límites del Banco Central son todos aquellos que continúan vigentes hasta este mes de julio, independientemente de si se firmaron antes de que se aprobara la ley contra la usura.

“A los ciudadanos concretos hay que decirles que, a partir de este momento, tienen el poder para ir directamente al Ministerio Público y presentar una demanda penal por usura. No únicamente por violación a la tasa común u ordinaria, sino por intereses compuestos y agregados. Todo eso lo estipula la ley, tal y como quedó redactado”, afirmó Ordóñez.

Los intereses corrientes son aquellos pactados para el crédito y, con los cuales, se calculan también los intereses moratorios (los que se cobran por atraso de pago). Los intereses compuestos son aquellos que capitalizan el interés o van sumando más interés por encima del monto original y sus intereses. Los intereses agregados pueden ser cobros por incumplimiento en montos de consumo (en el caso de tarjetas de crédito) o cobros de administración o por algún tipo de trámite.

De acuerdo con la legislación nacional, también se consideran como contratos vinculantes los compromisos orales (eso en el caso de préstamos más informales, fuera de las entidades del sistema financiero nacional).

Pese a que el Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC) está redactando un reglamento para la ley, este documento no es necesario para comenzar a aplicar lo que establece la ley contra la usura.

Según el diputado Welmer Ramos, el MEIC tiene responsabilidad de “salir a hacer supervisión de mercado” y “homologar” los contratos que están entregando los prestamistas.

“Se espera que el MEIC advierta, de previo, al almacén de electrodomésticos que el contrato está infringiendo tal normativa y tiene cláusulas abusivas”, afirma Ramos.

¿Cómo saber si un crédito con una tasa baja es, en realidad, un préstamo con intereses compuestos e inmanejables?

Si la suma de lo que paga por el aporte corriente y sus intereses, está aproximándose al monto total del dinero que le prestaron.

“Si durante un año, usted pagó por un crédito de un millón de pesos, independientemente de si lo hizo por intereses, por anualidades, pagó medio millón, usted está pagando intereses del 50%”, explicó el diputado Welmer Ramos.

¿El prestatario debe solicitar la modificación en su cobro y en su contrato?

Tanto el economista como el experto jurídico coincidieron en que la entidad bancaria es la que debe aplicar las nuevas tasas, sin que lo solicite el cliente.

“Están obligados, por ley de orden público, bajo sanción penal, a buscar a cada uno de los usuarios. De hecho, no tienen que comunicarse, en forma automática, tiene que bajar todas las tasas de interés”, aseguró Ordóñez.

El artículo del Código Penal dice que: “Será reprimido con prisión de seis meses a dos años o conentre 20 y 80 días de multa, el que, aprovechado la necesidad, la ligereza o la inexperiencia de una persona, le hiciere dar o prometer cualquier ventaja pecuniaria evidentemente desproporcionada con su prestación, u otorgar garantías de carácter extorsivo. La misma pena es aplicable al que, a sabiendas, adquiriese o hiciere valer un crédito usurario”.

Un segundo delito de usura sería si una persona que se dedica habitualmente al negocio de préstamo o arrendamiento de dinero con garantía personal o prendaria, sobre sueldos o salarios, no lleva libros de contabilidad conforme a las exigencias legales. Esto sería castigado con penas que van de nueve meses a tres años (de prisión) o de entre 30 y 100 días multa.

La única forma en la que la ley no aplica es “por los intereses que cobraron en el pasado, porque no existía la ley”, explica Ordóñez.

“Existiendo la ley, a partir de este momento, no pueden seguir cobrando intereses de usura”, afirmó el abogado.

Ir al contenido