País

Comisión Política del PAC llama a no aprobar flexibilización de jornada laboral

Califica el proyecto como "una grave amenaza a los derechos humanos de las personas trabajadoras en Costa Rica"

La Comisión Política del Partido Acción Ciudadana considera que el proyecto que modifica la jornada laboral que se discute en la actualidad en la Asamblea Legislativa es un «retroceso para la paz social y los Derechos Humanos» e indica que «no es sensato» impulsarlo «mientras Costa Rica y el mundo atraviesan los efectos de la pandemia por el COVID-19, que ha destruido miles de fuentes de empleo», de acuerdo con un pronunciamiento divulgado esta mañana.

Federico Picado, miembro de esa comisión, publicó el comunicado en sus redes sociales tras una reunión que tuvo lugar la noche del miércoles 12 de agosto. Otros miembros del órgano confirmaron la información.

En el texto, la comisión recuerda la jornada laboral de ocho horas existe «que para evitar que la vida personal, familiar y social de las y los trabajadores fuera sometida al beneficio de la producción. Esta garantía es el resultado de largas luchas sociales tendientes a lograr lo que la OIT denomina una ordenación del tiempo de trabajo equilibrada, donde se proteja el espacio que toda persona requiere para atender sus responsabilidades personales, familiares y comunitarias, para el estudio, la vida espiritual, la recreación y el descanso diario».

Según señalan, el proyecto normalizaría la práctica ilegal de utilizar las horas extra de manera habitual a través de la «jornada 4/3», que indican «somete la cotidianeidad de las personas trabajadoras a una ordenación del tiempo contraria a la naturaleza de la vida humana», lo que afecta especialmente a las mujeres y arriesga a su exclusión del mercado de trabajo.

El carácter excepcional del uso de esa modalidad, indica el comunicado, es insostenible y el texto sustitutivo contiene «serias ambigüedades» que permitirían su aplicación generalizada, en oposición a lo que establece ordena la Constitución Política. Además, pasa por alto la naturaleza desigual de la relación laboral, asumiendo la aplicación consensuada de la medida.

En vez de promover el empleo, dicen, este proyecto reducirían la inversión en salarios, a través de la concentración de los horarios de trabajo en una menor cantidad de personas trabajadoras y eliminando el pago de horas extra.

De esa manera, el partido de gobierno insta a su Fracción Legislativa a no aprobar votar el texto sustitutivo que se discute en la Comisión de Asuntos Hacendarios y recomienda al Poder Ejecutivo «solicitar criterio a la OIT sobre el contenido del Proyecto y abstenerse de convocarlo en los periodos de sesiones extraordinarias antes de obtener una respuesta». La Comisión también recordó a los diputados y al gobierno que esta ha sido la postura partidaria desde 2003.

«La crisis económica y social que vive el país no debe servir de pretexto para reimpulsar una iniciativa que ya antes fue desechada, y que no contribuye a la distribución de la riqueza, a la igualdad de género, a la generación de empleo, al avance de los derechos humanos, ni a la paz social», finaliza el texto aprobado.

El texto sustitutivo del proyecto 21.182 fue acogido este martes por Comisión Legislativa de Asuntos Hacendarios. El proyecto introduciría jornadas laborales de 12 horas por cuatro días a la semana y permitiría que la jornada laboral se contabilice de manera anual, aumentando y disminuyendo la carga horaria de acuerdo con los ritmos de la producción.

Lea también «Pandemia abre las puertas para retroceso en derechos laborales»

 

 

 

Ir al contenido