País

Colegio de Médicos y UCR abren investigación contra estudiante encontrado en fiesta clandestina

El joven, sorprendido en el evento por la Policía Municipal de Escazú, sería estudiante de la especialidad en Ginecología y Obstetricia de la UCR y labora en el Hospital México

El Programa de Posgrado en Especialidades Médicas (PPEM) de la Universidad de Costa Rica (UCR) informó que estudian la forma en que se realizará el procedimiento disciplinario correspondiente contra un estudiante de Medicina que habría asistido a una fiesta clandestina en la madrugada del sábado anterior.

“En estos momentos nos abocamos a recabar la información requerida para individualizar las conductas eventualmente reprochables, según lo dicta nuestro Reglamento de Orden y Disciplina de los Estudiantes de la Universidad de Costa Rica, documento donde se encuentran las medidas disciplinarias que eventualmente podrían aplicarse”, manifestó el ente universitario.

El artículo 1 de este reglamento dispone acerca de “aquellas acciones u omisiones de los estudiantes que, aunque realizadas fuera de los lugares mencionados, comprometan la buena marcha o el buen nombre de la Universidad de Costa Rica”.

Entre las sanciones que contempla el reglamento, en el artículo 9, se encuentra desde una amonestación por escrito, para faltas leves, hasta la suspensión de la condición de estudiante entre 6 meses y 6 años calendario, en lo que respecta a las faltas muy graves.

Colegio de Médicos también abre investigación

La oficina de comunicación del Colegio de Médicos y Cirujanos de Costa Rica (CMC) confirmó que la Fiscalía de esta entidad “ya inició el proceso de investigación de oficio”, para este caso particular.

Al respecto, Cecilia Bolaños, fiscala del CMC comentó a UNIVERSIDAD que “el CMC abrió una investigación preliminar a uno de sus agremiados por los hechos acontecidos en días pasados en una fiesta clandestina en el cantón de Escazú, donde se presume que él participó”.

Según Bolaños, esta investigación se basa en la posible violación al artículo 9 del Código de Ética Médica, donde se estipula que “una conducta de un médico puede ser sancionada aunque no sea en el ejercicio propiamente de la medicina”.

La fiscala explicó que, para que esto suceda, tienen que contemplarse tres cosas: “Que sea grave —en este caso se está violando una orden sanitaria—, que haya trascendido a la opinión pública o a un sector importante de la sociedad —estuvo en todos los medios—, y que afecte a la imagen del gremio médico”.

“Por estas razones, se abrió esta investigación preliminar para ser evaluada posteriormente en Junta de Gobierno y elevada al Tribunal de Ética”, dijo la experta.

Bolaños comentó que, si el caso se eleva al Tribunal de Ética, las sanciones pueden ir desde una amonestación escrita, hasta la suspensión del ejercicio de la profesión, durante una semana, aunque esto también depende del historial que tenga el involucrado.

Hospital México estudia sanciones

El estudiante, que labora en el Hospital México, asistió a trabajar en este centro hospitalario horas después de salir de la fiesta:

“El muchacho llegó normalmente a trabajar; no se le detectó entre los compañeros ni entre los pacientes ninguna alteración en el comportamiento, no tenía un olor alcohólico ni hablaba extraño. Fue un día de trabajo normal. Imperceptible para la gente”, dijo a UNIVERSIDAD el director del Hospital México, Douglas Montero.

También, ese centro de salud informó que se están realizando las coordinaciones que corresponden al Centro de Desarrollo Estratégico e Información en Salud y Seguridad Social (Cendeisss) para considerar y valorar lo ocurrido.

“Vamos a hacer una investigación, ya se están dando las primeras pautas para eso”, añadió Montero, quien confirmó que, de momento, el estudiante seguirá trabajando con normalidad, pues “no es motivo de suspensión”.

Sobre la sanción, el director del Hospital México comentó que “la medida tiene que ser de acuerdo a lo que evidencie la investigación en relación a reglamentos que hay en la institución”, de modo que será proporcional al incumplimiento de las normas que evidencie la investigación.

Igualmente, Montero reprochó lo acontecido: “El comportamiento del compañero es totalmente paradójico a los ideales de la institución y a la lucha de otros compañeros; es una deslealtad, no solo a la institución, sino también a los compañeros que en el mismo Hospital”.

Según el dirigente hospitalario, mientras otros funcionarios sacrifican su vida, haciendo trabajo extra y guardias agotadoras para atender más pacientes, el estudiante sorprendido en la fiesta clandestina “tiene un comportamiento que no va acorde con ese esfuerzo que hacen otros”.

Montero aseveró que, fuera de ese evento, el muchacho “es un estudiante trabajador y que cumple con los objetivos de su formación”.

La Policía Municipal de Escazú confirmó a UNIVERSIDAD que el informe policial de este caso fue entregado a las autoridades del Hospital México, el Hospital Nacional de Niños y el Colegio de Médicos.

 

Ir al contenido