País

CEDET refuta a industriales: tarifas de electricidad en Costa Rica son competitivas y no hay exceso de capacidad en generación

Representantes de la Cámara de Empresas de Distribución de Energía y Telecomunicaciones (CEDET), que agrupa a cooperativas y empresas municipales, comparecieron ante Comisión de Energía en Asamblea Legislativa para sustentar que modelo energético de país ha sido exitoso

Representantes de la Cámara de Empresas de Distribución de Energía y Telecomunicaciones (CEDET) conectaron la corriente de la polémica en la Comisión de Energía, al refutar las afirmaciones que fueron la base del planteamiento de los dirigentes de la Cámara de Industrias en ese mismo foro, en una presentación de hace dos semanas, el pasado 8 de setiembre.

Las autoridades de CEDET afirmaron que las tarifas de la electricidad en Costa Rica son competitivas, y también rechazaron que exista una capacidad sobreinstalada en el sistema de generación de energía en el país, contrario a las afirmaciones de sus homólogos industriales.

Allan Benavides, presidente de CEDET, aseguró que en su experiencia de más de 40 años en el sector, los extranjeros en las empresas de energía no se quejan por las tarifas, porque hay otros factores relevantes, como la formación de los profesionales, la estabilidad del país y que la energía sea constante, sin apagones y de calidad. «No es  tan importante la tarifa, que de por si es barata», dijo.

En este punto, CEDET aportó comparaciones en las cuales los precios de la energía eléctrica en el país son más competitiva que los de Centroamérica, e incluso que en varios países de Europa, entre ellos, Alemania y España, y en regiones de Estados Unidos.

A eso agregaron la referencia de que en varias regiones del primer mundo se presenta un debate por la frecuencia de apagones y el alza que están enfrentando estos servicios. «En un país del primer mundo como Estados Unidos, hay problemas desde California, donde están pidiendo a los usuarios de vehículos eléctricos que no carguen sus autos porque se cae el sistema, a Ohio, en lugares donde hay constantes apagones porque el sistema no da abasto. Incluso en zonas como Massachusetts -en donde está Harvard y el MIT-, enfrentan la posibilidad de  que en este invierno tengan aumentos de un 60% en las tarifas, mientras en Costa Rica siguen bajando», dijo el asesor de CEDET, Rubén Zamora.

Los dirigentes de CEDET aseguraron que la diferencia se ubica en que Costa Rica eligió un sistema basado en energías renovables, solidario, lo que permite que cuando se presentan situaciones por aspectos externos como la guerra en Ucrania y el alza de los precios de hidrocarburos, no se traduzca en estas crisis que otros países están enfrentando.

También refutaron que en Costa Rica exista un exceso de capacidad instalada en el sistema de generación de electricidad, un elemento que la Cámara de Industrias criticó en su audiencia de ese 7 de setiembre. «El país tiene 3.400 megavatios instalados y consume 1.700, hay mucha capacidad instalada que no usamos. Los mercados eficientes tienen un margen de seguridad de un 20%, nosotros un margen de un 103%, la capacidad instalada excesiva lleva a ineficiencia», dijo Sergio Capón, presidente de la Junta Directiva de la Cámara de Industrias, en esa comparecencia.

Zamora rechazó estos conceptos. «No es cierto que Costa Rica tiene capacidad sobreinstalada. En Costa Rica hay 3.600 megavatios instalados, pero no quiere decir que los tenemos siempre disponibles, por el concepto de factor de planta, que consiste en dividir la potencia de cada planta por las horas en que tienen esa capacidad». Afirmó que, por ejemplo, las plantas hidroeléctricas tienen un factor de planta de alrededor de 65%, y funcionan a su capacidad máxima durante solo durante la mitad del año «cuando nos va bien (lluvias). La clave no es la capacidad instalada, sino cómo se satisface la demanda máxima», expresó.

Los representantes de CEDET advirtieron a los diputados que también se debe considerar que la infraestructura para generar energía no solo es costosa, sino que requiere de tiempo para construirse, por lo que se debe tener una visión de largo plazo. «Por ejemplo, qué va a pasar con los autos eléctricos, si esta industria crece en el país?», advirtió Zamora.

Suscríbase al boletín

Ir al contenido