Carlos Avendaño: “Estamos en contra del nepotismo”

El diputado por el Partido Restauración Nacional Carlos Avendaño Calvo habla sobre los salarios que ha recibido su hijo Juan Carlos y sus familiares en la planilla del partido.

El presidente y fundador del Partido Restauración Nacional (PRN), Carlos Avendaño Calvo, declaró que en el partido están “en contra del nepotismo y de dar trabajo a familiares por el simple hecho de serlo, sin importar sus estudios, experiencia y capacidad”. “Todas las personas que están contratadas en el partido cumplen los requisitos para el puesto en el que trabajan, y cuentan con experiencia y aptitudes para el cargo”, aseguró a UNIVERSIDAD.

Son varios los familiares directos de Carlos Avendaño Calvo, en la planilla del partido. Según documentos provistos por el Departamento de Financiamiento de Partidos Políticos del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) en los gastos de campaña del 4 de octubre de 2017 al 16 de mayo de 2018 figuraban la planilla del PRN Josué Avendaño Salas, hijo de Carlos Avendaño; la tesorera del partido Jessica Sequeira Muñoz, quien es su hijastra; Cindy Cruz Picado, esposa de Avendaño; y Candy Cruz Picado, hermana de Cindy y cuñada de Juan Carlos Avendaño. Su hijo Juan Carlos Avendaño Salas también fue contratado por el partido por honorarios profesionales y  recibió salarios como director ejecutivo del partido.

Al preguntarle al diputado si los salarios de sus familiares están acorde con sus responsabilidades y formación académica, respondió: “Efectivamente. Todas las personas que se mencionan tienen un salario acorde a sus responsabilidades, formación académica y experiencia”.

Justamente por este tipo de situaciones fue propuesto un proyecto de ley que reforma el Código Electoral contra el nepotismo en los partidos políticos. De aprobarse, prohibiría a los partidos usar recursos públicos para contratar bienes y servicios a familiares cercanos. La iniciativa del diputado del PUSC, Pablo Heriberto Abarca, fue aprobada por la Comisión de Jurídicos de la Asamblea Legislativa el año pasado.

Según el texto, el TSE no reconocerá en la liquidación de gastos los contratos de personas físicas o jurídicas que tengan hasta tercer grado de consanguinidad o afinidad con miembros de los comités ejecutivos de los partidos.

Le iban a pagar más

También se le consultó a Avendaño Calvo a qué se debe la diferencia de salario entre lo que el PRN pagó a su hijo Juan Carlos Avendaño Salas en período no electoral y lo que los otros partidos políticos pagaron a sus directores o administradores durante período no electoral.

Una vez finalizado el período de campaña electoral 2018, cuando terminó el trabajo más intenso, Avendaño Salas fue el director ejecutivo con el salario más alto de todos los partidos políticos que participaron en la contienda, además de que fue el único que cobró por horas extra.

Mientras él recibía un salario mensual promedio de ¢3.239.999 como director ejecutivo, en ese mismo puesto, Alexandra Castillo Valverde del Partido Liberación Nacional (PLN) ganaba un salario mensual promedio de ¢2.140.666 entre julio de 2018 y setiembre de 2019. El Partido Unidad Socialcristiana (PUSC) no reportó pago alguno como director ejecutivo, administrador o afín, durante el período no electoral. Por su parte, Ricardo Salas Álvarez, del Partido Acción Ciudadana (PAC), tuvo un salario mensual promedio de ¢1.097.458 por su labor como director administrativo.

Avendaño Salas también cobró por horas extra realizadas de junio de 2018 a enero de 2019. En promedio, reportó un total de ¢615.937 mensuales en horas extra, para un cobro total de ¢3.855.936 por salario y ese beneficio. Ninguno de los otros directores administrativos cobró por horas extra durante ese periodo.

Según dijo Carlos Avendaño Calvo a UNIVERSIDAD, el salario de su hijo “se estableció de una manera responsable”.

“A solicitud del auditor externo, se contrató a la empresa Interdis, especialista en desarrollo organizacional, para que realizara un análisis de las funciones y responsabilidades del Director Ejecutivo y así determinar un percentil correcto para fijar un salario. La recomendación de Interdis fue que el salario del Director Ejecutivo fuera de ¢6.700.000, lo cual corresponde al percentil 25, el más bajo. No obstante, el Comité Ejecutivo del partido decidió que el salario fuera menos de la mitad de ese monto”.

Con respecto al pago de horas extra a su hijo en período no electoral, Avendaño Calvo señaló que en esos meses “se realizan una serie de capacitaciones en distintos lugares del país” y que “debido a los compromisos de las personas objeto de la capacitación, estas se realizaban fuera de horario laboral, en la noche o fines de semana”. “Según la norma esto se debe pagar como horas extras”, explicó. “Actualmente Juan Carlos no recibe el pago de horas extras, ya que en el análisis hecho por la empresa Interdis, se recomendó una escala salarial sin pago de horas extra”, agregó.

SUSCRÍBASE A LA EDICIÓN SEMANAL EN FORMATO DIGITAL.Precio: ₡12.000 / añoPRECIO ESPECIAL

0 comments