Encuesta CIEP-UCR de diciembre 2017

Disputa por la Presidencia llega con leves cambios al “descanso”

Castro crece más y Álvarez a baja, pero ambos mantienen empate técnico en la punta, lejos de triunfo en primera vuelta. Otras candidaturas siguen vivas.

La campaña electoral cumplió su primera etapa sin mostrar un candidato claro con posibilidades de triunfo en febrero del 2018.

Aunque Juan Diego Castro (PIN) mantiene su tendencia creciente y Antonio Álvarez Desanti (PLN) sigue cayendo levemente, ambos se encuentran en empate técnico a la cabeza de la carrera presidencial, con 18% y 14% respectivamente, muy lejos ambos del 40% necesario para evitar una segunda ronda.

Rodolfo Piza (PUSC) aparece en una tercera casilla con 13%, aunque para efectos estadísiticos se disputa el segundo lugar con Álvarez, mientras Rodolfo Hernández (Republicano Social Cristiano) saltó a un cuarto lugar con 8% y también sigue vivo Carlos Alvarado (PAC), con 5%.

El otro candidato presidencial que también supera el margen de error (2,5 puntos) es Fabricio Alvarado (Restauración Nacional, de corte cristiano), con 3% de intención de voto.

Los otros siete candidatos inscritos tienen cuotas de apoyo inferiores a ese margen, incluido Edgardo Araya, aspirante por el Frente Amplio (FA) que para las elecciones del 2014 llegó incluso a encabezar las encuestas con José María Villalta como candidato.

También está hundido (hasta el piso) el diputado Otto Guevara, quien se postula por quinta vez a la Presidencia con su partido Movimiento Libertario y que ha sido duramente cuestionado en el caso de corrupción del “cementazo”.

El grupo que supera a todos, sin embargo, es el de los probables abstencionistas (39% de la muestra total), seguido por el de los indecisos que están seguros de votar (uno de cada tres de quienes responden que asistirán a las urnas).

Análisis hechos por los expertos del CIEP revelan que, además de la poca contundencia que se muestra en el respaldo a los candidatos, una masa de electores está cambiando de opinión de manera constante, moviendo su intención de voto, de uno a otro candidato, y eso no permite garantías a ninguno.

A pesar de que Álvarez Desanti no logra atraer suficiente apoyo para mostrarse como futuro ganador de la contienda (y de que en encuestas anteriores aparecía como el que más resistencia genera), la mayoría de encuestados cree que él ganará.

Así opina la mitad de los indecisos y el 39% de quienes expresaron simpatía por alguno de los candidatos. Esta información podría ser usada para atraer el “voto a ganar” o para movilizar a opositores para votar de manera que eviten su triunfo.

El informe del CIEP compara este panorama con un partido de futbol que finaliza su primera mitad con un marcador de 0-0 y llega a su tregua de mitad de período con un gran signo de pregunta y sin provocar grandes entusiasmos. El “segundo tiempo” comenzará en enero, mes en el que podría reducirse la cantidad de abstencionistas, a pesar de que en 2014 ya se vio que un tercio de la población decidió su voto hasta en la última semana.

0 comments