País

Caja pide prórroga a Salud para decidir si utilizará hospitales privados

De acuerdo con la Gerencia Médica, la institución en este momento es capaz de asumir la atención de pacientes sin COVID-19 que requieran atención hospitalaria.

El gerente general de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), Roberto Cervantes, pidió este viernes al ministro de Salud, Daniel Salas, una prórroga hasta el 15 de junio, para decidir si utilizará o no las camas en hospitales privados para la atención de pacientes con patologías No Covid. 

La respuesta de Cervantes se da luego de que el ministro de Salud le solicitara a la institución el pasado 9 de junio indicarle en un plazo de 48 horas, si harían uso de las camas en centros médicos privados o si asumirían la atención con el recurso disponible en la CCSS. 

Desde el 31 de mayo, los hospitales privados tienen la disponibilidad de recibir a pacientes de centros médicos de la CCSS, no obstante, aún no se ha realizado ningún traslado.

“Se debe ser cauteloso en la toma de las decisiones institucionales, para lo cual, requerirá de mayores elementos técnicos para contar con una posición oficial”, señaló Cervantes en el oficio enviado a Salud.

La gerencia médica se reunió con el Centro de Atención de Emergencias y Desastres, Hospitales Nacionales y Regionales, Sub Área de Vigilancia Epidemiológica, Área de Estadística en Salud, Dirección de Proyección de Servicios de Salud, y Dirección de Red de Servicios de Salud el pasado 10 de junio con la finalidad de abordar el tema de la utilización de las camas de hospitales privados. 

En un documento técnico, la Gerencia Médica indicó que la Caja Costarricense de Seguro Social, “a la fecha, se encuentra en la capacidad de asumir la atención de pacientes NO-COVID que requieran prestación de los servicios de salud en Emergencias y Hospitalización”.

Asimismo, solicitaron que la decisión de no utilizar la estrategia de hospitalización privada sea analizada periódicamente, de manera que permita prever el comportamiento de la pandemia y su impacto en el sistema hospitalario a futuro.

En el oficio enviado a Salas, el gerente general indicó que el Informe Tasa R Covid-19 del Centro Centroamericano de Población de la Universidad de Costa Rica, destaca que para finales de agosto el país podría ubicarnos eventualmente en el escenario optimista o posiblemente en setiembre en un escenario neutro; no obstante “sería hasta entonces que podrá decirse que esta ola pandémica quedó atrás”.

“Antes de llegar a ese punto, es contraproducente levantar las restricciones sanitarias de movilidad y aforo que permitieron reducir la tasa de contagio. Debe tenerse especial cuidado en no enviar a la población mensajes implícitos de que el peligro ha pasado”, señaló Cervantes. 

El ministro Salas concedió a la CCSS el plazo de prórroga al día 15 junio hasta las 4 p.m. 

Disminución de hospitalizaciones

Según datos de la CCSS, a partir del 24 de mayo de este año, la cantidad de personas hospitalizadas por COVID-19 empezó a mostrar un decrecimiento. El 23 de mayo se registró un total de 973 personas hospitalizadas en los salones de atención moderada y leve, mientras que al cierre del sábado 5 de junio se reportó un total de 783 personas.

Esto implica que el promedio de personas que se encuentran hospitalizadas diariamente en estas camas, ha disminuido poco más de un 10% en las últimas 3 semanas. 

En cuanto a las unidades de cuidado intensivo, en los últimos días se registra una disminución de las personas hospitalizadas por COVID-19 a partir de la semana epidemiológica número 22 (del 30 de mayo al 05 de junio), la cual cerró con una cantidad de pacientes inferior a 500. 

En términos de ingresos, existe también una desaceleración en la cantidad de personas que se internan en los servicios de hospitalización de salón y unidades de cuidado intensivo en las últimas 3 semanas. 

Por ejemplo, en UCI se registraba al cierre de la semana epidemiológica número 20 (del 16 al 22 de mayo) un ingreso cada 38 minutos, sin embargo, al cierre de la semana 22 se reporta un ingreso cada 46 minutos. En el caso de Salón, en ese mismo período, se pasó de un ingreso cada 11 minutos a 14 minutos. 

Utilización de hospitales privados

A finales de mayo, el presidente de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE), Alexánder Solís, indicó que los hospitales privados Clínica Bíblica, Cima, Metropolitano y La Católica fueron los elegidos por las autoridades de salud para recibir a pacientes desde centros médicos de la Caja.

Estos hospitales disponen de un total de 55 camas, un número que podría incrementarse si la condición epidemiológica empeorara. 

Sobre las patologías que eventualmente podrían atender estos hospitales con el objetivo de disminuir la saturación de camas en la seguridad social, la CNE destacó que deben ser pacientes COVID negativos (con prueba realizada en las últimas 48 horas), con una expectativa de estancia corta en el servicio privado (entre 3 a 5 días) y con un diagnóstico definido que no requiere de estudios diagnósticos simples ni complejos.

Según el plan de inversión de la CNE, los cuatro hospitales privados se repartirían hasta ₡2.400 millones. El desembolso por cada hospital dependerá de la atención brindada a cada paciente; no obstante, al no haberse dado ningún traslado, tampoco se ha dado algún pago.

La decisión de trasladar a estos pacientes la tomaron las autoridades de Salud basadas en el artículo 368 de la Ley General de Salud, que establece que «en caso de peligro, amenaza o de invasión de epidemia y de desastre y en casos de emergencia nacional, el Ministerio (…) podrá asimismo disponer de edificios u hospitales públicos o privados, por el tiempo que el Poder Ejecutivo decrete».

Ir al contenido