País Decisión se tomó en 2014

Caja invierte parte de fondos de pensiones en títulos de banca privada y en La Nación

La CCSS tiene invertidos en La Nación S.A. ¢2.412 millones del fondo de pensiones del IVM, ¢3.001 millones del Fondo de Retiro de Empleados (FRE) y 732 millones de la Operadora de Pensiones Complementarias.

La Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) tiene invertidos ¢91.178 millones del fondo de pensiones del Régimen de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) en títulos valores de la banca privada y ¢2.412 millones en La Nación S.A., esta es la única empresa privada en la que posee inversiones, de acuerdo con datos de la Gerencia de Pensiones de la CCSS y de la Superintendencia de Pensiones (Supen).

Además, la CCSS también ha invertido en títulos de La Nación S.A. ¢3.001 millones del Fondo de Retiro de Empleados (FRE) y 732 millones de la Operadora de Pensiones Complementarias de la CCSS.

De los ¢2,2 billones que la CCSS tiene invertidos del Régimen de IVM en títulos valores, un 88,3% están colocados en bonos del Sector Gobierno (Ministerio de Hacienda y Banco Central); un 4,13% en bancos privados (el mayor porcentaje se encuentra en el BAC San José); un 3,62% en el Banco Popular; un 2,72% en bancos estatales (Banco Nacional y Banco de Costa Rica); un 1,09% en mutuales; y un 0,13 en la empresa privada (La Nación es la única) (ver detalle en los cuadros adjuntos).

A partir de una publicación de Diario Extra trascendió que la Caja había invertido ¢2.950 millones del (IVM) en títulos valor de la empresa La Nación y Subsidiarias desde el 2014.

Actualmente, la Junta Directiva de la institución está preocupada porque la calificación de riesgo de La Nación S.A. pasó de “AAA”, cuando se hizo por primera vez la oferta de mercado, a “A”; y porque la situación financiera del conglomerado mediático se ha deteriorado y temen que empeore debido a la crisis económica generada por la pandemia.

La CCSS ha intentado vender estos títulos valores desde el año 2015 siempre y cuando se concreten con ganancia o como mínimo al precio de adquisición; pero no ha podido “debido a las condiciones de los precios del mercado y la poca demanda de estos” (según consta en acta de sesión de Junta Directiva del 17 de diciembre de 2015 y del 30 de julio de este año).

¿Quién recomendó invertir?

El 26 de marzo del año 2014 la CCSS decidió invertir parte de los dineros de los fondos de pensiones de los trabajadores en títulos de la empresa La Nación S.A. y Subsidiarias.

UNIVERSIDAD consultó a la Dirección de Administración de Pensiones de la CCSS los criterios que mediaron para hacer esas inversiones. Según se indicó a este medio, los Comités de Riesgos y de Inversiones son los que recomiendan hacer estas colocaciones de recursos, según análisis técnicos y en apego a la normativa interna.

La Nación hizo una oferta pública a través de los mecanismos del mercado de valores y las colocaciones se hicieron a través de los puestos de bolsa Aldesa Valores y Mercado de Valores, que fueron contratados por la CCSS.

La Corporación Aldesa realizó en 2018 una solicitud de Administración y Reorganización con Intervención Judicial, aduciendo que el grupo corporativo tenía problemas de liquidez. En ese momento cerró el Puesto de Bolsa y pasó la custodia de los clientes a Inversiones Sama S.A.

De acuerdo con la CCSS, “uno de los elementos principales que determinan el nivel de riesgo de una emisión, corresponde a la calificación asignada por una agencia calificadora de riesgos, que realizan estudios que muestran el riesgo crediticio de la entidad o la emisión que, en el caso que nos ocupa, en el momento de la Emisión era de AAA”.

“Grupo Nación gozaba al momento de realizar la inversión con la máxima calificación crediticia que podría obtener una oferta de valores estandarizada y registrada en el Mercado de Valores organizado”, señaló la CCSS.

Las personas que integraban el Comité de Inversiones del Seguro de IVM en el 2014 eran José Luis Quesada Martínez (gerente de pensiones), Luis Fernando Campos Montes (gerente administrativo), Jhonny Badilla Castañeda (jefe de contabilidad), Víctor Fernández Badilla (director del Fondo de Retiro de Ahorro y Préstamo -FRAP); y con voz pero sin voto Jaime Barrantes Espinoza (jefe área de riesgos), Álvaro Vega Rojas (director inversiones) y Ubaldo Carrillo Cubillo (director administración de pensiones).

Por otra parte, el Comité de Riesgos para los Fondos Institucionales en 2014 estaba conformado por Cristian Torres Jiménez, Luis Diego Bolaños Rojas, Vidal Gómez Zúñiga y con voz pero sin voto Jaime Barrantes Espinoza.

Según señaló la Gerencia de Pensiones de la CCSS a este medio, «uno de los principios fundamentales en la Administración de Portafolio corresponde a la diversificación, lo cual significa que no debería tener concentraciones muy altas en un solo emisor, ya que esto podría aumentar el riesgo en caso de impago o crediticio».

«En este sentido, a diferencia de otros mercados de valores desarrollados como el de Estados Unidos, el costarricense se caracteriza por la poca profundidad y desarrollo, que hace que la oferta privada sea casi nula, más aún en el largo plazo, lo cual puede ser verificado en los registros de la Superintendencia General de Valores históricamente. Con el pasar de los tiempos, la Institución ha realizado revisiones de esa poca oferta de valores privada, donde algunos cumplen y otras no, pero actualmente y desde el 2015 (La Nación) es la única oferta de empresa privada no financiera con la que cuenta la Cartera de Inversiones del Régimen de Invalidez, Vejez y Muerte. Aun cuando existe la oferta de valores por parte de bancos privados y se cuenta con inversiones en algunos de ellos, sigue siendo escasa y principalmente de corto plazo», explicó la Gerencia de Pensiones.

CCSS preocupada por finanzas 

El pasado 23 julio del 2020 el miembro de la Junta Directiva de la CCSS Mario Devandas Brenes solicitó a la Dirección de Inversiones que informara si las inversiones del IVM en La Nación estaban en riesgo, pues había bajado su calificación de riesgo. La calificación fue otorgada por la Sociedad Calificadora de Riesgo Centroamericana (SCRiesgo S.A.).

La Gerencia de Pensiones de la Caja realiza constantemente análisis financieros de la empresa Nación. En el más reciente, junio de 2020, se advertía que el activo total de la compañía bajó un 17,31% (¢14,732.28 millones) de 2018 a 2019, una baja significativa en las ventas (¢1,858 millones) y que se apreciaba un decrecimiento mayoritario de los ingresos (23,05%).

La Caja también pidió el criterio del Puesto de Bolsa BCT, el cual indicó que “La Nación posee actualmente la liquidez disponible para cancelar sus bonos hasta el año 2024”  (oficio GP-DI-0437-2020 del 15 de abril de 2020).

Sin embargo, BCT agregó que “considerando el monto de su deuda neta y el deterioro en la generación de efectivo en sus operaciones, se visualiza que existe una alta probabilidad de que la empresa deba acudir a otras fuentes de efectivo tal como la venta de activos para completar la totalidad de los recursos requeridos para la cancelación de los bonos 2025”.

Por ahora, la Junta Directiva de la Caja acordó dar un estricto seguimiento a la situación financiera de La Nación y tener un acercamiento con la empresa para determinar su posición y capacidad para hacerle pago a las obligaciones futuras. También acordó que si la situación financiera del grupo se deteriora y cambia su calificación de riesgo, se debe evaluar la posibilidad de vender las emisiones al precio que determine el Mercado de Valores, con el fin de minimizar el riesgo de impago.

¿Qué dice La Nación?

La Nación S.A., por su parte, ha publicado una nota periodística y un editorial sobre el tema. Afirmó que los pagos de los rendimientos de la CCSS están al día, lo cual también ha confirmado la CCSS.

También declaró que “no acudió a la Caja para colocar sus bonos”, sino que “hizo una oferta pública a través de un intermediario y el secreto bursátil le impide saber quién adquiere la emisión”.

Con respecto a la baja calificación de riesgo, informó: “Efectivamente, ha habido un deterioro de esa nota. Múltiples inversiones como la de Parque Viva orientadas a ajustar el modelo de negocios, los resultados adversos propios de la evolución mundial de la industria de medios y el deterioro de la economía nacional llevaron la calificación a A con perspectiva negativa”.

“La nota A, vale señalar, es del 6 de agosto, hace menos de un mes, en plena pandemia, con Parque Viva cerrado desde marzo y poca esperanza de una pronta reapertura. La Nación S. A. y Subsidiarias tenía, para junio del 2020, un índice de liquidez de 2,85. Esto significa que sus activos corrientes casi triplican sus pasivos corrientes”, agregó.

Suscríbase al boletín

Ir al contenido