Cada vez más mujeres entran a las cárceles, ¿qué soluciones hay en la mira?

Defensoría sugiere retomar construcción de prisión con enfoque de género; Gobierno apuesta por tres módulos regionales para descongestionar centro de mujeres.

La sobrepoblación en la cárcel de mujeres ocupa a las autoridades del Ministerio de Justicia, quienes apuestan todas sus cartas por el proyecto de regionalización.

La iniciativa consiste en construir tres módulos en Puntarenas, Pérez Zeledón y Pococí, contiguos a cada uno de los centros penales para hombres.

Cada espacio albergaría a unas 30 mujeres y se espera que estén concluidos en algún momento de este año, según explicó José Luis Bermúdez, director de Adaptación Social, quien agregó que el proyecto está en fase de viabilidad, a la espera del aval del Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos.

Con estas edificaciones se busca que las privadas de libertad provenientes de esas zonas del país no se alejen de sus familias. Además, descongestionaría parcialmente un centro que cerró en diciembre anterior con una sobrepoblación del 3%.

Lea también: Sobrepoblación golpea a cárcel de mujeres: “Hay compañeras que duermen en los baños”

“La regionalización tiene un efecto positivo. Eso hace que la estadía en el centro penal sea mucho más llevadera. Es un proyecto sumamente importante y permitiría desahogar este centro”, dice Bermúdez.

Aún sin conocer el costo exacto del proyecto, el dinero saldría del Patronato Nacional de Construcciones.

Esta medida es la apuesta del gobierno de Carlos Alvarado, luego de traerse abajo el proyecto de construcción de una cárcel especializada, el cual se presentó en enero de 2018, al cierre de la administración de Luis Guillermo Solís.

La propuesta de la exministra Cecilia Sánchez consistía en crear una cárcel especializada en la atención de mujeres, en un espacio de 130.000 metros cuadrados y con un costo de ¢15.157 millones.

El proyecto consistía en residencias de baja contención, enfocado en las áreas de capacitación, trabajo, atención de necesidades físicas, sociales y emocionales de la mujer, de acuerdo con el Ministerio de Justicia.

Por falta de presupuesto, la ministra Marcia González decidió no continuar con esta iniciativa.

“Engavetarlo ha sido un retroceso, una vez más se sacrificaron los intereses de las mujeres y todo lo que eso implica en términos de prevención de la violencia. Nos sigue matando el cortoplacismo. Nadie, en sus cabales, va a entregar módulos para hacinar más a los hombres. Por otro lado, las mujeres necesitan atención especializada y es imposible pensar que habrá funcionarios con formación en género en cada centro que tenga módulos femeninos”, dijo Marco Feoli, exministro de Justicia.

El abogado espera que los ingresos al centro Vilma Curling bajen, tras la reciente aprobación de una ley que faculta a los jueces a tomar en cuenta la situación de vulnerabilidad de la mujer en la comisión de un delito.

En su inspección de noviembre pasado, el Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura (MNPT) recomendó a Justicia reconsiderar la construcción de este centro penitenciario, ya que el actual no tiene las consideraciones ni adecuaciones que requiere una cárcel que alberga mujeres.

“Iba a ser un centro con una infraestructura adecuada para las mujeres. No era una cárcel con estos módulos de represión, eran módulos más abiertos. La infraestructura que mantiene el centro Vilma Curling es discriminatoria. Ellos dicen que el sistema penitenciario fue construido para varones y que eso fue hace 45 años, pero estos módulos son de hace cinco años. Las autoridades actuales siguen replicando este modelo, violentando sus derechos y creando discriminación hacia las mujeres”, comentó Roger Víquez, director del MNPT.

No obstante, Víquez alega que llevar a cabo el proyecto de regionalización es importante para combatir el desarraigo. De hecho, en el Vilma Curling conviven tres hermanas oriundas de Guanacaste, quienes sufren por la falta de visitación que reciben. “La única persona que las visita es su madre, quien es una persona de escasos recursos que no puede visitarlas de manera frecuente”, reza el informe.

Egresos

El MNPT recomendó a Justicia indagar en las razones del aumento en el ingreso de reclusas y pidió que se valore la necesidad de hacer traslados; es decir, otorgar beneficios como pasar a algunas mujeres a cárceles semiabiertas o usar mecanismos de vigilancia electrónica con arresto domiciliar, por ejemplo.

“Siendo que no existe la posibilidad de construir un centro nuevo y que aún no se han construido módulos femeninos en centros regionales, considerando que el centro penitenciario se encuentra sobrepoblado, y que claramente no existe espacio físico para colocar más camarotes con el fin de evitar que la población privada de libertad duerma en el suelo, el MNPT hace el señalamiento en el presente informe de que las autoridades penitenciarias cuentan con las herramientas requeridas para egresar población y reducir la cantidad de población ubicada en el establecimiento”, se lee en el informe.

Por su parte, el director de Adaptación Social afirma que el objetivo de esta administración es fortalecer al Instituto Nacional de Criminología (INC).

“Se busca que los criterios técnicos para las salidas sean adecuados. Si una persona en el consejo dice que están listos para egresar o para pasar de nivel porque su comportamiento es adecuado y el INC está de acuerdo, entonces se hace. Creemos mucho en el rol técnico del INC y los cuerpos colegiados”, comentó Bermúdez.

Aglutinamiento

Las privadas de libertad de los módulos B1 y B2 del Vilma Curling ya sufren las consecuencias de una cárcel que no da abasto.

“Acá en este ámbito estamos bien porque nadie está durmiendo en el piso, pero cuando estuve en otros módulos sí había compañeras en el suelo.
Muchísimas durmiendo en los baños. Los olores son demasiado desagradables. Acá estamos bien, pero hay muchas mujeres con tos por dormir en los baños”.

– Shirley Brown

 

“Estamos sobrepobladas. Ya ahora no cabemos. La convivencia se hace muy difícil. No nos dejan salir. Tenemos muchos años de estar aquí y no nos quieren ayudar. Antes, cuando estaba el tráfico penal, llegaban seis compañeras a dormir al pasillo y por lo que veo ya estamos llegando a eso”.

– Grace Paniagua

 

“Hace poquito metieron un camarote más en cada pabellón, porque ya no hay espacio. Los camarotes están llenos y nadie se va.
El INC no está aceptando las recomendaciones del centro penal para las libertades condicionales, entonces muchas tienen que cumplir más tiempo acá y nos vamos acumulando”.

– Dayanna Aguilera


Warning: file_get_contents(https://graph.facebook.com/?ids=https://semanariouniversidad.com/pais/cada-vez-mas-mujeres-entran-a-las-carceles-que-soluciones-hay-en-la-mira/): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 403 Forbidden in /home/alfred06/public_html/wp-content/themes/abomb-child/elements/element.php on line 80
0 comments