Brigada de Atención Psicosocial UCR brinda apoyo en la emergencia del Covid-19

La Brigada forma parte de la mesa técnica operativa de salud mental y apoyo psicosocial, instancia activada tras la declaratoria de emergencia nacional y regida por la Secretaría Técnica de Salud Mental del Ministerio de Salud. 

Durante 32 años la Brigada de Atención Psicosocial de la Universidad de Costa Rica (UCR) ha dicho presente en las comunidades afectadas por situaciones de emergencia, y en el contexto nacional de pandemia por COVID-19 no ha sido la excepción. 

La Brigada se activa a través del Comité Asesor Técnico Psicosocial de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) para diagnosticar, atender, capacitar y dar seguimiento a las comunidades que se han enfrentado a un desastre natural. 

“Las comunidades son las que conocen mejor su realidad, las que saben con qué recursos cuentan y con quienes debemos articular los esfuerzos”, mencionó uno de los coordinadores de la Brigada, Marco Carranza, en una transmisión en vivo liderada por la Oficina de Divulgación e Información (ODI) de la UCR. 

Ahora la Brigada forma parte de la mesa técnica operativa de salud mental y apoyo psicosocial, instancia activada tras la declaratoria de emergencia nacional y cuyo ente rector es la Secretaría Técnica de Salud Mental del Ministerio de Salud. 

De acuerdo con Marianela Mora, psicóloga de la Secretaría Técnica, la mesa se caracteriza por tener un rol más operativo, debido a que define cómo y dónde se va a intervenir. 

La mesa técnica reúne, desde el pasado 13 de marzo, profesionales de la salud y ciencias sociales de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), la Comisión Nacional de Prevención de Riesgos y Atención de Emergencias, la Escuela de Psicología de la Universidad Nacional, la Organización Panamericana de la Salud y a la propia Brigada.

La Brigada ha apoyado en la organización y actualización diaria de la información que utilizan los operadores de la línea 1322 para atender las consultas sobre COVID-19, también en el desarrollo de mensajes dirigidos a poblaciones indígenas, personas con discapacidad, adultos mayores, entre otros. 

Según Carranza, también se está trabajando en el abordaje de la farmacodependencia, suicidios y masculinidad en tiempos del COVID-19. 

En la Brigada colaboran docentes y estudiantes del área de psicología, salud ambiental, sociología, geología, enfermería, trabajo social; todos ellos previamente capacitados. 

Sin embargo, actualmente están operando con un equipo reducido de cerca de 10 personas, y no con el equipo ampliado de entre 25 y 30, detalló el coordinador Carranza durante la transmisión. 

“COVID-19 es una variable que se suma a la gestión del riesgo. Con la llegada de la época lluviosa hubo que replantear muchos de los protocolos que se están haciendo a nivel nacional por la transversalización del COVID, ya no podemos responder igual si hubiese una emergencia en otro contexto”, agregó Carranza. 

La coordinación de la Brigada también la asume Jimena Escalante, quien expuso que la estrategia del equipo siempre ha sido el trabajo directo con las personas y las comunidades, aunque ha sido complicado en este contexto tanto para el proyecto como las instituciones del Estado. 

“A las universidades también nos va a tocar pensar en cómo llegar a las diferentes poblaciones que no tienen todos los recursos tecnológicos. Es precisamente lo local lo que activa estrategias más situadas en la realidad de las comunidades; no solo para identificar cómo prevenir COVID, también para identificar todos estos elementos psicosociales que están afectando a las comunidades”, destacó Escalante. 

SUSCRÍBASE A LA EDICIÓN SEMANAL EN FORMATO DIGITAL.Precio: ₡12.000 / añoPRECIO ESPECIAL

0 comments