Barrenechea desde su casa: “un banco estatal sería suficiente”

En víspera de que le prorrogaran su suspensión hasta el 2018, el gerente del BCR dio su versión de lo que ocurre

En víspera de que le prorrogaran su suspensión hasta el 2018, el gerente del BCR dio su versión de lo que ocurre en el banco, desde la distancia (o eso se suponía).

Un mes después de aquella accidentada comparecencia ante los diputados que investigan los créditos y las influencias políticas del cemento chino, el gerente del Banco de Costa Rica volvió a dar declaraciones públicas. Fue el lunes 23 de octubre, y escogió al diario La Nación por la tarde y a este semanario por la noche.

En su casa en Santa Ana, con la corbata ya desacomodada, quiso finalmente saldar una entrevista que fue posponiendo con el argumento de que prefería esperar a que pasaran cosas importantes de las que él estaba enterado.

En efecto, ha sido un mes convulso para el BCR, su gerente está suspendido y se investigan los créditos al empresario importador de cemento chino, Juan Carlos Bolaños. “Vacaciones obligadas”, como lo llamó Barrenechea, sin saber que al día siguiente, martes 24 de octubre, la nueva junta directiva del banco iba a prorrogar por tres meses más la suspensión con goce de sueldo, hasta el 2018.

No hay aún claridad sobre la legalidad de la nueva junta, por la forma como la Presidencia de la República suspendió a los cinco directivos que quedaban después de las renuncias de dos miembros que sí accedieron a los deseos de Luis Guillermo Solís. No hay claridad, pero ya decidieron que Barrenechea sigue fuera un tiempo más.

El gerente tiene entonces tiempo para ver noticias del caso llamado “cementazo”, del cual es parte, y para recopilar información con ayuda de personas de confianza a las que, se supone, no debería contactar por estar suspendido. Otras cosas se supone son indebidas y también se hacen, es su explicación.

Lo cuenta en esta entrevista, en la que reconstruye la historia del crédito a Sinocem, la empresa de Bolaños. O más bien, su versión sobre la historia del crédito con el cual el empresario (junto al BCR) pretendía romper el mercado dominado por Cemex y Holcim, dúo al que Barrenechea llama “el cartel”, como a la mafia.

Es una entrevista larga, de casi dos horas. Antes, a La Nación le había dicho que sospechaba que el empresario Bolaños “jineteó” parte del dinero que se le entregó para importar cemento y que él lo devolvió tiempo después por dificultades para ingresar el producto. Solo ingresó el 25% de lo previsto. Es un negocio que no acabó de desarrollarse, pero que el gerente defiende.

A este semanario le aceptó preguntas más generales, pero deja ver el entusiasmo que había por ingresar en el negocio de financiar commodities. Barrenechea dice que por rentabilidad bancaria, no tanto por combatir al “cartel”, y menos por hacerle el negocio a Bolaños.

 En este mes, cada día pasan y cambian cosas. Don Mario, después de la comparecencia, ¿usted cree que sirvió para algo?

-Vamos a ver, dos miembros de la Comisión, doña Patricia (Mora) y el presidente (Ronny Monge) dijeron que eso era un tribunal político. Los tribunales políticos son de regímenes fascistas, le recuerda a uno a Robespierre en la época de los tribunales de salud pública, copiados por el fascismo después. Yo creí que eso era una comisión de investigación, pero por confesión de sus mismos miembros, esto era un tribunal político. Yo lo taché un poquito más duro, como un tribunal fascista, pero es lo mismo. Si eso es tribunal político, de nada sirve que yo haya ido.

Si ponemos una bola de cristal aquí, ¿en dónde me diría que va a acabar esto?

-No tengo la menor idea de en qué parará esto, lo que sí puedo decir es esto: si los políticos quieren un corrupto para enseñárselo al público sediento de sangre, que no me busquen a mí.

¿Valía la pena este negocio para el Banco, para poner tanto entusiasmo de parte de Paola Mora y del equipo gerencial?

-El entusiasmo por el crédito en realidad no es un entusiasmo, pero sí era atractivo porque el Banco estaba intentando innovar y si vos ves el Banco, lo que hemos hecho en dos años, Cristal, Tucán, fideicomisos de obra pública y una serie de innovaciones, una de ellas era financiar commodities, que es un tema del que yo sé porque lo estuve haciendo en un banco de Boston.

Bien, pero, ¿por qué tiene que ser ese commodity? ¿Por qué la nota a Presidencia dice ‘cemento chino’?

-Es una sugerencia que le enviamos nosotros al Gobierno para efectos de la reactivación económica, un montón de ideas.

¿Por qué pusimos en esa nota que apostábamos por financiar cemento chino? Mirá, es una buena pregunta, en el sentido de que tal vez nos debimos haber ahorrado la palabra ‘chino’.

Ahora sí, vamos de nuevo. Entonces se aprueban de nuevo. Hay una coordinación entre el banco, el MEIC y quien fuera que tuviera que meter alguna mano en la decisión de que se permitiera ingresar cemento chino para comercializar.

-Desde el punto de vista del banco no es que había una coordinación con nadie, no se estaba coordinando nada, lo que el banco sí estaba era a la espera de que los reglamentos estuvieran todos en su sitio.

¿Vía cliente?

-Sí, vía cliente en primera instancia, pero obviamente todo eso se chequea con el MEIC.

¿Todos los análisis de solvencia que hizo el banco del cliente eran nota azul?

-Positivos sí. Pero, además, el cliente tuvo que poner plata en el negocio del cemento de él. En segundo lugar, por lo menos este año, en los últimos estados financieros que yo vi, había $10 millones prestados de las otras compañías del grupo a Sinocem, porque tienen que operar.

El grado de manoseo del tema públicamente, en esta compañía, es tal, que yo no lo he visto en ningún lugar del mundo con nadie. Ya ahora es prácticamente un delito sentarse con Bolaños a tomar un café, y la actitud es no le compre, no le venda, no le preste. Así no hay ninguna compañía que pueda funcionar bien.

Pero eso no es responsabilidad del banco.

-Claro que no, así es. El negocio bancario es un negocio de riesgos y hay cosas que salen bien y cosas que no salen bien, el banco no controla todo, por eso las garantías. La cosa es que evidentemente se empezó a complicar el negocio.

¿Se discutió en junta directiva?

-No hay un crédito que yo haya visto discutido más en directiva, 17 veces fue a directiva. Preguntaban o salían cosas en los medios, entonces había que ir a dar explicaciones. No, yo no recibí presiones de nadie para que se aprobara el crédito. Lo que sí recibí, y no solo yo, sino los miembros del comité de crédito y el comité ejecutivo, fueron presiones para cancelar ese crédito, para complicar ese crédito, para cerrarlo, por parte de varios directores en contra del crédito.

¿De su amigo Alberto Raven?

-Sí. Y es el caso de Molina, donde la relación con Holcim era más indirecta, pero funciona así, Molina es lobbista de Leonel Baruch, reconocido públicamente en la Asamblea Legislativa. Hay pagos de BCT y de CRHoy, que pertenece a Baruch.

¿Eso no está aclarado ya don Mario?

-No señor. Es más, ¿qué es aclarado? Hay cerca de ₵40 millones pagados por BCT y CRHoy a Molina, del 2011 y 2012, y uno que se repite ahora, por servicios eléctricos.

¿Eso usted lo da por cierto, don Mario?

-Sí señor, si está circulando en las redes la lista de depósitos.

Pero es que en las redes circulan un montón de cosas a favor y en contra suyo, y a favor y en contra de todo el mundo también.

-Pero no, la lista de depósitos que circula yo la vi, a mí me llegó. Es correcta.

¿Cómo sabe usted que es correcta?

-Porque chequeé a ver si eso.

¿Cómo chequeó? ¿En estos días?

-Sí, llamando a una persona del banco.

Y no se supone que usted no puede tener contacto con el banco.

-Bueno, ¿no se supone que uno no puede orinar en un parque? Esa lista es correcta.

Y Molina ha dicho, ‘yo no tengo problema en abrir el secreto bancario de mis cuentas’. Y Ottón Solís se lo dijo en la comparecencia, ‘¿usted abriría las cuentas?’. Y el otro dijo entre sí y no, pero esos pagos existen, hay una relación cercana y duda todo el mundo de que sea por servicios eléctricos.

¿Usted conocía a doña Paola de antes?

-Nunca la había visto, ni sabía que existía.

Ni Mariano le había hablado de Paola.

-No, no, nunca. Mariano sí es amigo pero nunca me había hablado de Paola. Yo la conocí en la Junta Directiva.

¿Y su calificación de ella como directora es?

-Mire, es todo un tema lo de los directores de los bancos estatales. Mi calificación tiene balance positivo pero con defectos comunes a todos los directores de bancos públicos estatales (…) Los directores bancarios de bancos públicos en Costa Rica no saben a quién representan. Se supone que a todo el pueblo, pero esa es una cosa muy difusa.

¿No hubo intromisión de la Presidencia al intentar impedir en junio que asumiera Mónica Segnini como presidenta del banco?

-Diay no, ellos son los dueños. El Consejo de Gobierno es la Asamblea de Accionistas del BCR.

Claro, Consejo de Gobierno, no el Ministro de la Presidencia.

-Bueno, pero actúa sobre la base del Consejo de Gobierno y es a título de sugerencia. Vea si no lo impone, que no quedó.

¿Entiende usted que hay muchas coincidencias y lazos que a muchos hacen pensar en que usted es un operador de lo que la Presidencia quiera hacer? O sea, que usted es un hombre de la Presidencia.

-Esa es la leyenda urbana que hay, que la Casa Presidencial en algún momento hizo un plan alrededor del cemento por ahí del 2014, y que luego a mí me agarraron y me pusieron para ser el peón que iba a ejecutar una parte de ese plan macabro donde todos en la Casa Presidencial, o algunos, se iban a hacer ricos si son parte del negocio.

No, si la leyenda urbana todos nos la sabemos. Pero le pregunto si las coincidencias son solo eso, coincidencias.

-Es que, vamos a ver. Yo tengo amistad con Mariano, al Presidente yo lo conozco como lo conocen ustedes, a Melvin yo nunca lo había visto en mi vida, fotos sí, vestido de obispo. A Morales Zapata, nunca en mi vida lo había visto, ni sabía quién era ni lo reconocía, si yo estoy fuera de esos círculos políticos. Que yo caiga ahí y esté de acuerdo con la Presidencia, ¿en qué cosas?

En que había que romper el mercado del cemento…

-No, ese no era el tema mío.

Pero usted dice que esa era una consideración; no la principal, que era ganar plata, pero era una consideración que hacía, y le llama “el cartel” a Holcim-Cemex

-No, pero eso es una coincidencia. Pero el tema mío nunca ha sido eso.

Usted dijo que vendría a gerenciar el BCR por dos años hasta enrumbar el banco. Ya el banco está enrumbado, no sabemos a dónde, pero está enrumbado. ¿Piensa renunciar usted?

-Claro, de hecho vengo posponiendo la fecha, el Comité Ejecutivo es consciente, simplemente he estado consolidando algunas cosas. Kristal es muy nuevo, hay otras marcas que vienen y ahí se va enredando uno un poquito.

Yo quiero volver porque voy a limpiar mi nombre. Estoy dispuesto a hacer valer lo que la junta vieja le hizo a mi reputación de 45 años. Vea yo jugué fútbol profesional hace 45 años, nunca me suspendieron pero ni de un partido y a estas alturas unos ineptos, una Junta Directiva con gente que no es idónea para ser director bancario, y esto no lo digo yo, lo dice la Sugef, viene a suspenderme a mí, no señor, eso sin consecuencia no se queda.

¿Usted confía en el Ministerio Público? Porque estoy seguro de que ha estado muy atento de qué está pasando en el Poder Judicial.

-Sí claro, yo estoy asombrado con lo que está sucediendo en el país, es una cosa increíble el nivel de desasosiego que esto ha creado. No hay tráfico de influencias en el banco, yo lo sabría. De todo el otro desmadre nacional yo no sé ni quiero saber. Pero todo el crédito del banco… no hubo tráfico de influencias a favor de ese crédito.

¿Afectará esto al desempeño del banco?

-Claro que todo esto tiene mucho impacto. No es posible que anden manoseando clientes como está ocurriendo, y no me refiero solo a Juan Carlos, hoy sale un caso, salió también Coopelesca. A nivel de rompimiento del secreto bancario, eso mina la confianza y da miedo a clientes corporativos importantes. Eso es preocupante.

Presentó don Otto Guevara un proyecto, al calor de toda esta discusión, para fundir el BCR y el Nacional. Se lo pregunto al banquero Barrenechea, ¿tiene sentido esto?

-Una opinión muy ligera. A mí me parece que, ¿para qué quiere tener el Estado varios bancos? Uno sería suficiente, si es que quiere estar metido en el negocio de banca comercial.

Que ahí hay otra pregunta. ¿Para qué quiere el Estado estar metido en banca comercial? ¿No debería estar metido en banca de desarrollo?

Pero durante la crisis del 2008 funcionó tener bancos estatales.

-Esa teoría habría que probarla bien, yo no estoy muy convencido de que eso fue…

Antes de coordinar la entrevista usted me decía “van a pasar estas cosas” y en efecto pasaban. Está usted muy enterado. ¿Qué más va a pasar esta semana?

-Espere desarrollos importantes. (La noticia en el BCR es que no lo destituyeron ni lo reincorporaron a funciones. Sigue suspendido hasta enero próximo).

Con la colaboración de Josué Alfaro y Sara Quesada


“Si los políticos quieren un corrupto, para enseñárselo al público sediento de sangre, que no me busquen a mí”.

Mario Barrenechea


“Ya ahora es prácticamente un delito sentarse con Bolaños a tomar un café, y la actitud es no le compre, no le venda, no le preste. Así no hay ninguna compañía que pueda funcionar bien”.

Mario Barrenechea


“Mi calificación sobre Paola Mora tiene balance positivo, pero con defectos comunes a todos los directores de bancos públicos estatales (…) Los directores bancarios de bancos públicos en Costa Rica no saben a quién representan”.

Mario Barrenechea


Fuera del banco hasta el 2018

Comprendo que la nueva Junta Directiva del BCR haya prorrogado, en forma automática, el acuerdo de los anteriores directores que me suspendieron en el cargo. Si hubiesen levantado la medida, lo nuevos directores hoy estarían siendo linchados. Por lo demás, esto le permitirá estudiar con mayor reposo un caso en el que se ha dado mucha tergiversación y manipulación de datos, porque hay gente interesada en contaminar el debate.

Eso no quita que la prórroga aprobada sea una medida ilegal y violatoria del Orden Constitucional, porque la verdad real es que a la fecha no existe ningún procedimiento disciplinario en mi contra, nadie me ha formulado cargo alguno, yo todavía ignoro de qué se me acusa y eso me deja indefenso.


Sala Tercera a comisión legislativa

La ampliación del plazo aprobada por la Asamblea Legislativa para la comisión que investiga el caso del cemento chino permitirá que el viernes se presenten a comparecer todos los magistrados de la Sala Tercera, incluido el presidente del Poder Judicial, Carlos Chinchilla Sandí. Ellos fueron citados –tras una propuesta de la diputada del Frente Amplio, Patricia Mora- por haber desestimado una causa contra los diputados Víctor Morales Zapata y Otto Guevara Guth, ignorando una prueba que revelaba cientos de comunicaciones telefónicas entre los congresistas y el importador de cemento chino, Juan Carlos Bolaños. Chinchilla fue el magistrado instructor de esa causa. También firmaron la desestimación Jesús Ramírez, Doris Arias, Celso Gamboa (quien ya compareció por sus vínculos con Bolaños) y la suplente María Elena Gómez.

(Fuente: Comisión Legislativa que investiga créditos bancarios).


 

0 comments