País Carretera a San Carlos

Auditoría del Conavi conoció informe sobre movimientos de tierra “fantasma” ocho años después

El auditor interno del Conavi Reynaldo Vargas Soto explicó que Cacisa, empresa encargada de la supervisión, recibió ese dato de la administración desde el 2008 y no hizo ningún cuestionamiento.

Pasaron ocho años antes de que la Auditoría Interna del Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) conociera un informe que señalaba que habían desaparecido 3.5 millones de metros cúbicos de movimiento de tierras “fantasma” en el caso de la construcción de la carretera a San Carlos, específicamente en el tramo entre Sifón de San Ramón y La Abundancia de Ciudad Quesada.

Así lo denunciaron hoy en la Comisión Legislativa de Ingreso y Gasto Público los diputados liberacionistas Francisco Nicolás y Carolina Delgado.

En la audiencia de hoy compareció el auditor interno del Conavi Reynaldo Vargas Soto. El diputado Nicolás le preguntó cuándo conoció el primer informe de 2011 de la Compañía Asesora de Construcción e Ingeniería (Cacusa S.A.) empresa encargada de supervisión de estas obras viales.

Vargas Soto, quien entró a laborar al Conavi en el 2010, respondió que en el 2019.

“Hasta ocho años después de que una consultora privada dice que desaparecieron o no se registran 3.5 millones de metros cúbicos de movimiento de tierras fantasma usted se da cuenta?”, dijo Nicolás.

“La auditoría interna siempre anda en el último vagón del tren”, exclamó Nicolás.

Vargas Soto explicó que no es que no se dio cuenta, sino que la auditoría no conoció el documento.

El funcionario aclaró que las auditorías del sector público tienen un marco legal dentro del cual tienen que moverse y que muchas veces es a propósito que se encubre esa información a la auditoría.

El auditor también explicó que Cacisa recibió ese dato de la administración desde el 2008 y no hizo ningún cuestionamiento. “Cacisa no hizo nada, ni siquiera le pidió a la administración una justificación”, declaró Vargas Soto. En 2011 se vencía su contrato y fue en ese año en que hizo el informe y lo entregó a la administración.

La empresa Cacisa es una de las cinco involucradas en el Caso Cochinilla, de una supuesta red de sobornos de empresas constructoras y fiscalizadoras a funcionarios del Ministerio de Obras Públicas y Transportes y el Conavi, a cambio de jugosos contratos de licitación.

Por su parte, la diputada Carolina Delgado, dijo: “Me queda la duda, parece que el sistema de control del Conavi nunca ha funcionado”, y agregó que “pasaron 10 años de saber irregularidades sin que la auditoría del Conavi hiciera algo”.

“Esas no son hormiguitas, son elefantes de dinero que están pasando enfrente de ustedes de las diferentes obras”, señaló la legisladora y añadió “ustedes no hacían nada y seguían creciendo los montos que pagaban por obras que no se estaban realizando”.

Vargas Soto indicó que la auditoría interna presentó una denuncia penal ante el Ministerio Público y una relación de hechos sobre el tema de conservación en la carretera San Carlos motivados en tres ejes: excavaciones y movimiento de tierras, la parte ambiental y puentes.

Asimismo, detalló que hicieron cuatro auditorías al proyecto en cuestión: una en abril de 2018, dos en 2019 y una en 2020.

Suscríbase al boletín

Ir al contenido