País

Asamblea Legislativa declara catorce nuevas Beneméritas

En lo que calificaron como "una sesión histórica" las y los legisladores aprobaron benemeritazgos suficientes para que la cantidad de mujeres con tal honor, supere por primera vez, a la cantidad de instituciones que comparten el título.

Este miércoles el plenario legislativo acordó por unanimidad declarar catorce nuevos benemeritazgos en distintas disciplinas, todos de mujeres.

Fueron reconocidas con este honor Emilia Prieto Tugores, Virginia Grütter, Carmen Naranjo Coto, Manuela Tattenbach Yglesias, Adelaida Chaverri Polini, Estela Quesada Hernández, Pacífica Fernández Oreamuno, Olga Espinach Fernández, Mireya Barboza Mesén, Luisa González Gutiérrez, Ana Rosa Chacón González, María Teresa Obregón Zamora, Anna Gabriela Ross González y Yolanda Oreamuno Unger.

Con la aprobación de catorce proyectos legislativos y en una sesión especial dedicada a estas declaratorias, finalmente el país tendrá más mujeres beneméritas que edificios con el mismo honor. «Esta es una sesión histórica», reconocieron varias diputadas en sus intervenciones.

La liberacionista María José Corrales afirmó que «la Costa Rica de hoy tiene como pilar el aporte de las mujeres, mujeres de temple, de trayectoria, visionarias y hasta disruptivas», y agregó que el reconocimiento a su labor «debe ocupar el podio más alto, pues al mismo tiempo que se reconoce a estas mujeres, se reconocen causas que defendieron en su momento histórico.

La diputada reconoció especialmente el trabajo de Ana Rosa Chacón González, María Teresa Obregón Zamora y Estela Quesada Hernández, primeras mujeres electas diputadas y destacó el quehacer artístico, cultural, político y de servicio de las demás galardonadas. «Estas son catorce mujeres que marcaron precedente, sus nombres y trayectorias deben ser inspiración para que las mujeres irrumpamos en diversos campos de la vida nacional y que nos atrevamos a romper los moldes».

Su compañera de fracción, Yorleni León lamentó las décadas que han tenido que pasar para que «las mujeres conquistáramos esta doble categoría: ser sujetos y objetos de la historia, es decir alguien que habla y de quien habla». Además, señaló que aún en la actualidad las ciudades y el país siguen estando en manos de los hombres.

En medio de la sesión especial, tras varias interrupciones por falta de quórum, la diputada Paola Vega intervino por el orden y pidió a los legisladores que «por lo menos un día como hoy tengan un poco de respeto por las mujeres, pues lo único que esperaríamos es que estén presentes».

«Por favor que se queden aquí sentados, como las mujeres nos hemos quedado sentadas, cada vez que se declara un benemérito hombre que adorna ese salón», reclamó.

Carlos Ricardo Benavides, por su parte, celebró los acuerdos legislativos y señaló que al fin «una deuda histórica empieza a saldarse, poco a poco, pues estamos lejos de cumplir con la justicia para nuestras mujeres, para esas enormes mujeres de nuestra historia».

Silvia Hernández destacó la voluntad política que permitió que se consumara la aprobación de estos expedientes, empezando por la reforma al reglamento legislativo que permitió romper el límite de benemeritazgos que pueden aprobarse en un período legislativo cuando se trata de honores dirigidos a mujeres por su papel en la historia. Además acentuó la importancia del acuerdo de las fracciones que permitió tener sesiones puntuales para este tema, la de hoy y la que tendrá lugar del 11 de agosto.

Paola Vega intervino señalando «que hasta hoy habían más edificios de concreto con el título de beneméritos que mujeres costarricenses», refiriéndose a colegios, escuelas y otras instituciones que portan el título. Además reiteró la importancia de reconocer los aportes de estas mujeres que «fueron acusadas de izquierdosas, de ateas, de locas y hoy, años tarde, apenas empiezan a reconocerse sus méritos».

La diputada oficialista destacó el benemeritazgo de la activista comunista, maestra y política Luisa González, y reclamó «el castigo que ha habido a la izquierda costarricense».

Eduardo Cruickshank, de Restauración Nacional, señaló que hasta antes de la sesión se había concedido este honor a 68 hombres y sólo a 4 mujeres, y reconoció el paso adelante que la sesión de hoy representó.

Además, agregó que aún no hay mujeres afrodescendientes entre las reconocidas y sugirió que se considere este reconocimiento para la escritora y activista afro Eulalia Bernard, que falleció en días pasados y quien, «reúne todos los méritos para estar en ese salón».

 

Ir al contenido