País Presentación del Fondo mundial para el Alivio de Covid-19:

Anuncian fondo mundial de medio billón de dólares en préstamos sin intereses para hacer frente a Covid-19

Dinero provendrá de países que producen el 80% del PIB mundial.

El presidente Carlos Alvarado presentó esta mañana, en una conferencia mundial, el Fondo para el Alivio de Covid-19 (FACE), que prestará medio billón de dólares a pagar en un plazo de 50 años sin intereses o con intereses casi de cero, como los actuales, a los países de menores ingresos para que puedan hacer frente a los efectos sanitarios, económicos y financieros de la pandemia de Covid-19.

En la presentación del fondo, además del Presidente de Costa Rica, hablaron el presidente del gobierno de España, Pedro Sánchez, Amina Mohamed, vice secretaria General dela Organización de Naciones Unidas (ONU), Alicia Bárcenas, secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), el economista Joseph Stiglitz, de la Universidad de Columbia, Ian Golding, profesor de la Universidad de Oxford y Richard Kozul-Wright, de la División de Comercio, Inversión y Desarrollo de la UNCTAD.

Alvarado explicó que “el secretario general de la ONU nos ha llamado a la acción y de acción es de lo que se trata el FACE”.

Agregó que “un número sin precedentes de 102 países ha solicitado ayuda financiera al Fondo Monetario Internacional para hacer frente al shock económico causado por la pandemia de Covid-19. Él reunió a un grupo liderado por el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau y el de Jamaica, Andrew Holms y ahora presentamos el FACE como una opción concreta para hacer frente a esto”.

“Esta acción tiene que ser ambiciosa, por eso debe ser innovadora, porque la situación es, francamente, muy difícil en todo el globo. Un problema global requiere de una solución global. Esto es lo que es el FACE”, resaltó.

A continuación, explicó que “la ambiciosa propuesta consiste en crear un fondo con muchos recursos, vamos a reclutar a los países que representan el 80% del Producto Interno Bruto (PIB) mundial para que tributen un aproximado del 0.7% de sus PIB para financiarlo. Esto representa cerca de medio billón de dólares para construir este fondo, pero este fondo representará, para el resto de países, las economías emergentes y pobres, el equivalente al 3% de sus PIB, para atender los problemas que esos países enfrentan debido a la Covid-19”.

Los fondos del FACE se destinarán a “mitigar el impacto de la Covid-19 en sus países, en sus sectores productivos y en sus hogares afectados por la crisis económica, para reactivar sus economías y reconstruirse de una mejor manera, así como para su recuperación una vez que la pandemia haya sido superada”.

Agregó que los fondos del FACE “serán prestados en términos concesionales y solidarios, serán préstamos a pagar en 50 años plazo, con 5 años de gracia y cero intereses o intereses a la tasa fija actual, que son casi cero. No es una donación, es un préstamo que será pagado en su totalidad. Sin embargo, proponemos unos términos acordes a las circunstancias extraordinarias, que van más allá de las políticas financieras”.

Alvarado agregó que los países beneficiarios “establecerán, con el apoyo de los organismos internacionales, sistemas de contabilidad y estadística para determinar el costo fiscal de la pandemia y sus consecuencias para las diversas políticas, con el fin de determinar los montos adecuados de cada préstamo. Dadas las extraordinarias circunstancias, estamos solicitando a los organismos internacionales que no cobren los costos de intermediar y de administrar esos recursos. El FACE no creará nuevas burocracias o instituciones, sino que, de lo que se trata, es de capitalizar a esas instituciones internacionales para que ayuden a las economías necesitadas”.

Los fondos del FACE se prestarán “sin condicionalidades fiscales o de reformas estructurales. Esto ya ha sido iniciado por los préstamos rápidos extraordinarios del FMI y del Banco Mundial, pero sí se exigirá buena gobernanza y una firme hucha contra la corrupción de parte de los países”, enfatizó.

Finalmente, el Presidente de Costa Rica dijo que “el FMI, el Banco Mundial y otras instituciones ya están haciendo un trabajo extraordinario hoy en día” y resaltó la importancia de estas acciones para evitar la profundización de la pobreza, la desigualdad que expulsan poblaciones en la forma de migraciones, situación que puede ser aprovechada por el crimen organizado, el narcotráfico y la trata de personas.

Ir al contenido