CCSS aplicará la técnica a finales de junio:

Años de luchas y frustraciones terminarán con implementación de FIV este mes

Tras 19 años de luchas legales y políticas, a finales de junio la CCSS empezará a aplicar la FIV en la Unidad de Medicina Reproductiva de Alta Complejidad, ubicada al costado oeste del Hospital de la Mujer.

“Tenemos 15 años de casados. Cuando uno se casa no se imagina que tiene el problema de infertilidad. Nos cuidamos un tiempo, luego de eso dejamos la planificación y como no quedaba embarazada empezamos a ver qué ocurría. Después de muchos exámenes me diagnosticaron con endometriosis”, así introduce Maureen Chacón su búsqueda por tener un hijo.

Esta mujer de 41 años, vecina de El Rosario de Desamparados, fue diagnosticada en el 2005 con endometriosis, enfermedad que puede dar lugar a alteraciones de la función reproductiva y alterar la fertilidad.

Después de este diagnóstico empezó su viacrucis, uno que ya suma catorce años, y que aún no acaba.

“Uno no espera algo así. ¿Por qué? Hasta donde yo sé la endometriosis es una enfermedad que produce el sistema inmunológico. No hay una razón del por qué. Simplemente está ahí. Ya cuando uno entiende que de manera normal no va a tener hijos es feo”, mencionó Chacón.

Pese al diagnóstico, su deseo de tener un bebé nunca desapareció. Es por eso que en el 2012, se sometió a tres procedimientos de inseminación artificial en la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS); no obstante, no funcionaron e incluso se convirtieron en duelos para ella.

“Me sometí a tres en un lapso de seis meses, pero ninguno funcionó. Después de eso la doctora dijo que no podía hacer nada, que nos hicieron todo lo que podían y que ahora nosotros éramos pacientes de Fertilización In Vitro (FIV).

Lamentablemente la FIV en el país no se hace, entonces teníamos que buscar por fuera y pagar. Desde el 2013 ya no había nada que hacer conmigo”, acotó.

Para Maureen pagar o salir del país para recibir la FIV no era opción, pues no tenía los recursos necesarios. Ella es ama de casa y su esposo es agricultor.

La FIV es una técnica que consiste en remover los óvulos de los ovarios de la mujer, para ser inseminados con espermatozoides en un proceso que se hace fuera del cuerpo, en un laboratorio. Una vez finalizado el proceso de unión de las células sexuales, el óvulo fertilizado es transferido al útero materno.

En Costa Rica, la práctica se realizó desde el año 1995 al 2000, cuando la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia emitió una resolución en la cual señaló que atenta contra la vida y dignidad del ser humano.

Así inició una larga lucha política y legal por reactivar este procedimiento en el país, la cual finalizó en febrero del 2016, cuando la Corte Interamericana de Derechos Humanos resolvió por segunda vez obligar al Estado a aplicar la técnica de FIV en el país, tanto en el sector público como en el privado.

Las opciones para Maureen parecían disminuir; sin embargo, en el 2016 decidió unirse al grupo de parejas que demandaron al Estado para recibir la FIV.

“En el 2016 fue el juicio, ganamos, pero yo no entendí que habíamos ganado nada porque fue horrible. Yo salí de ahí destrozada. De haber sabido que era así, ni siquiera lo intento”, mencionó.

Maureen dice que simplemente se distanció del proceso, pues fue desgastante. La semana pasada, una llamada telefónica le hizo esperanzarse.

“El lunes de la semana pasada veo un número extraño en el celular. Contesto y era  la Dra. Gillen (médico especialista en reproducción humana) y me dice que ella es la encargada de la CCSS de los casos de la segunda etapa de las demandas del FIV”, aseguró.

El martes 4 de junio, Maureen tuvo su primera cita en el Hospital de La Mujer, donde le dieron la referencia de que se le iba a aplicar la FIV. Ahora cuenta que se encuentra entre dos emociones: la felicidad y el miedo.

“Me da miedo. El miedo más grande es pasar el proceso y aferrarse a una esperanza que es incierta. Se sabe que no existe la seguridad, que es un porcentaje y que cualquier cosa puede pasar en el camino. Por otro lado, es una emoción muy grande por algo que se veía super lejos, casi imposible”, finalizó

Perseverancia

Un diagnóstico de infertilidad se trajo abajo el sueño de tener hijos de “Catalina” (quien pidió no ser identificada para este reportaje), de 42 años y vecina de Heredia.

“En el año 2008, ya teníamos cuatro años de casados y empezamos a buscar. Yo empecé a averiguar porque ya tenía tiempo de buscar y no quedaba embarazada. Entonces la doctora me dio unas pastillas y quedé embarazada pero ese embarazo me duró muy poquito. Duró menos de 4 meses. Desde ese momento hasta el 2014 viví un calvario”, mencionó.

Tras la pérdida del bebé, Catalina recibió cuatro inseminaciones artificiales; sin embargo, ninguna tuvo efecto. El resultado negativo la hizo buscar opciones de FIV pero fuera del país.

Primeramente, fue a Panamá en el 2011 a practicarse la primera FIV. Dice que invirtió $3.500, los cuales resultaron en pérdida pues no quedó embarazada.

“Para esto tuve que ir a Panamá y era un montón de plata. Tenía que ir con otro doctor, buscar tiquetes, hospedaje. Luego vine acá y no funcionó. Eso fue en el 2011. Luego de que uno se da cuenta de que no está embarazada, que invirtió plata en eso y no funciona, es como si a uno se le cerrara la puerta”, destacó.

Su fallido intento no hizo que se rindiera pues en el 2012 viajó a México -gracias a una beca- a practicarse la segunda FIV, la cual le costó $5.000 y no funcionó. Perseverante y con un préstamo encima, según cuenta, buscó su tercer intento en Barcelona, en el 2014, donde invirtió otros $7.000, y por fin concibió a su primer y único hijo.

Pese a que ya tiene un hijo de 4 años, concebido bajo esta técnica, Catalina también forma parte del grupo de parejas que demandó al Estado costarricense. Ella, ahora, desea tener a su segundo hijo.

“Yo siempre he querido tener dos hijos porque no me gustaría dejar al mío solo. Mi hijo está como loco por tener una hermanita”, señaló.

Hace 15 días Catalina recibió una llamada de la CCSS, y le dijeron que sería paciente de FIV. La noticia aún no la “digiere”, pues cree que llegó muy tarde.

“Hasta que yo esté con la doctora al frente voy a sentir felicidad. Por el momento no, tengo incertidumbre. Siento que llegó muy tarde. Uno siempre tiene la llamita encendida pero puede ser que no se dé. Es volver a revivir lo anterior, pero ahora con la facilidad de que es gratuito y que es en el país”, finalizó.

Lucha

Tras la suspensión de la técnica en el 2000, el 19 de enero del 2001 se presentó ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, una petición por parte del abogado Gerardo Trejos Salas en la cual se alegaba que la prohibición decretada por la Sala Constitucional de Costa Rica creaba una violación a varios derechos protegidos por la Convención Americana.

Para el 29 de julio del 2011, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos sometió a la jurisdicción de la Corte Interamericana el caso número 12.361 contra el Estado de Costa Rica. Esta autoridad falló contra el Estado de Costa Rica en la sentencia del 28 de noviembre del 2012, obligándolo a restablecer la práctica de la FIV y que sea exigible para personas infértiles.

En respuesta a ese criterio, el 11 de setiembre del 2015 fue publicado en el diario La Gaceta el decreto N° 39210-MP-S, donde se autoriza la realización de la FIV con la finalidad de garantizar los derechos reproductivos de las personas con infertilidad.

La Sala IV decidió acoger un recurso de inconstitucionalidad. Esto provocó que en enero del 2016, seis parejas -de la mano del abogado Hubert May- acudieran a la Corte Interamericana de Derechos Humanos nuevamente para demandar al Estado.

Bajo ese escenario, la Corte en resolución del 26 de febrero de 2016, resolvió validar el citado decreto, con lo cual se obliga al Estado costarricense a aplicar la técnica de FIV en el país, tanto en el sector público como en el privado.

A finales de junio de este año, la CCSS empezará a aplicar esta técnica en la Unidad de Medicina Reproductiva, la cual se levantó en las inmediaciones del Hospital de las Mujeres.

De acuerdo con la encargada de FIV, por parte de la Gerencia Médica, Lidiette Carballo, todas las personas que hayan cumplido con el protocolo de baja complejidad y sean elegibles para alta complejidad, basadas en criterio médico, podrán ser sometidas a este tratamiento.

La FIV podrá ser aplicada a un mismo paciente dos veces; sin embargo, por recomendación médica podría darse hasta una tercera.

La Caja invirtió ₡3.091.925.756,28 en la construcción del inmueble y unos $2.377.340,68 en la adquisición de equipo.

La edificación consta de dos pisos, en el primero estará la consulta externa, mientras que en el segundo piso se ubicarán los laboratorios en los cuales se realizará la fertilización in vitro.

Según estimaciones de la CCSS, la Unidad atenderá a cinco pacientes al día y a 178 por año.


Warning: file_get_contents(https://graph.facebook.com/?ids=https://semanariouniversidad.com/pais/anos-de-luchas-y-frustraciones-terminaran-con-implementacion-de-fiv-este-mes/): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 403 Forbidden in /home/alfred06/public_html/wp-content/themes/abomb-child/elements/element.php on line 80
0 comments