País

ANEP consulta sobre posibles créditos adquiridos por H Solís y MECO con la banca estatal

Misivas enviadas este miércoles también inquieren si el INS les vendió seguros de caución.

Esta tarde la Asociación de Empleados Públicos y Privados (ANEP) envió cartas a los gerentes generales del Banco Nacional (BNCR) Banco de Costa Rica (BCR), Banco Popular y del Instituto Nacional de Seguros, con el fin de determinar si las megaempresas constructoras H Solís y MECO han sido objeto de créditos de esas entidades pública.

Concretamente, las cartas firmadas por el secretario general Albino Vargas inquieren sobre la existencia de créditos, cuántos, en qué divisa, por qué montos y de qué tipos; además de pregunatr por el tipo de garantías acordadas y los plazos.

Al INS además se le preguntó si esas empresas cuentan con seguros de caución, por qué montos, vigencia y con qué garantías.

El seguro de caución es aquél en que un deudor contrata el seguro, en el que el acreedor figura como beneficiado. Es decir, quien suscribe el contrato con la empresa aseguradora (dígase el INS) sería la empresa constructora de obra pública y el asegurado o beneficiario del seguro sería el acreedor de esa empresa.

“Queremos saber si se abren transparentemente esos bancos y el INS a dar cuentas de las relaciones u operaciones crediticias que han tenido con estas dos megaconstructoras”, afirmó al respecto Vargas.

El dirigente sindical explicó que las dudas planteadas a las entidades financieras proviene en primer lugar del análisis de toda la coyuntura que hacen en el sindicato. “En segundo lugar -añadió-, recordamos las grandes facilidades crediticias que le dieron a Juan Carlos Bolaños”,protagonista del escándalo del llamado Cementazo. “Le pusieron alfombra roja tanto en el BCR como en el Banco Popular. Hasta el momento no tenemos claridad de qué pasó con esas deudas. Los bancos han sido herméticos”.

Pero de mayor preocupación es la consideración respecto a “lo que pasa o esta por venir que podría generar que esas dos megaconstructoras hasta desaparezcan, si es que no entran en insolvencia o quiebra y como son fondos públicos, terminan pagando las clases medias y las clases trabajadoras”.

Vargas criticó el hecho de que el sistema tributario de Costa Rica “tiene dos características fundamentales: es corrupto e injusto” y añadió que los grandes consorcios megaempresariales “reciben un trato tributario cariñoso, mientras que por lo general se descarga en impuestos de venta y renta que aturuza a la clase asalariada o a las micro, pequeñas y medianas empresas”.

Consideró que si en efecto las mencionadas entidades hubiesen otorgado créditos voluminosos a estas empresas, “puede haber un riesgo para la banca estatal o que ese riesgo sirva para alimentar a la jauría de tiburones que quieren dejársela o dejársela en parte, también nos preocupa si eso sucedió hasta q profundad ha llegado el tráfico de influencias en el seno de la clase política tradicional que ahora incluye a tres partidos: Liberación Nacional (PLN), Unidad Social Cristiana (PUSC) y Acción Ciudadana (PAC).

Ir al contenido