País

ANDE reclama «equilibrio» entre regreso a las aulas y medidas para contener el COVID-19

"Creemos que las clases presenciales son insustituibles para los estudiantes, pero nos preocupa en este momento lo que esta nueva cepa está provocando, que ya lo vemos en otros países y el aumento de casos que ya estamos viendo aquí", dijo Carmen Sánchez.

La Asociación Nacional de Educadores y Educadoras (Ande) reclama al gobierno mayor equilibrio entre el regreso presencial a las aulas, que se anunció para el próximo 17 de febrero, y las medidas para contener el contagio del COVID-19, especialmente ante el avance de la cepa ómicron.

Carmen Sánchez, secretaria general de la organización reaccionó ante el anuncio realizado este martes en conferencia de prensa por el Ministerio de Educación Pública (MEP), que indicó que había recibido el aval del Ministerio de Salud para tener un curso lectivo 100% presencial.

«Nosotros creemos que las clases presenciales son insustituibles para las y los estudiantes, pero nos preocupa en este momento lo que esta nueva cepa está provocando, que ya lo vemos en otros países y el aumento de casos que ya estamos viendo aquí», dijo.

Lo «mínimo» que piden, dijo, es que se acelere la aplicación de la tercera dosis a las y los docentes, para protegerlos de una posible infección y caso grave de COVID-19.

La situación, explicó Sánchez, «es realmente preocupante» especialmente porque según su criterio el gobierno no ha podido garantizar ni siquiera las condiciones sanitarias básicas en los centros educativos, aun sin contemplar la pandemia, lo que se evidencia en que muchos centros tienen órdenes sanitarias de cierre vigentes o de intervención pendientes.

Meses atrás UNIVERSIDAD reportó una serie de anomalías y medidas contradictorias que ponen en riesgo la salud e integridad de los docentes, y en jaque al sistema educativo. Muchos colegios y escuelas operan sin Internet y sin computadoras, las juntas educativas no tienen recursos para mejoras, las baterías de baños son escasas, no hay jabón ni agua, los conserjes que no dan abasto, y los docentes son forzados a tomar tres o cuatro buses por día para recibir estudiantes, que al salir del centro educativo, se quitan la mascarilla.

«Nosotros entendemos la importancia de las lecciones presenciales, pero eso tiene que darse en las condiciones necesarias para garantizar la salud de los docentes y estudiantes, para evitar el contagio en sus familias. Hay que encontrar un equilibrio, garantizar las condiciones para proteger a tanto a los profesores como a los como chicos», dijo.

La sindicalista dijo que preveen que la medida anunciada no se sostenga pues ya empiezan a hacerse evidente el avance de la cepa ómicron en el aumento de casos positivos y el número de hospitalizaciones, incluyendo de niños.

 

Suscríbase al boletín

Ir al contenido