País ACUERDO CON EL FMI

Alcalde electo en coalición con el PAC se opone a aumento en impuesto sobre propiedad de bienes inmuebles

“Si la gente no paga pasaríamos los gobiernos locales a rematar las propiedades de los vecinos, haciendo desahucios al estilo de los bancos españoles”, afirmó el alcalde Marcel Soler.

El alcalde de Montes de Oca, Marcel Soler manifestó su oposición a la medida de aumentar el impuesto a la propiedad de bienes inmuebles de 0,25% a 0,75%, y denunció que actualmente muchísimas familias ya tienen problemas para pagar sus impuestos; que podría aumentar aún más el costo de los alquileres; y que en caso de no-pago los gobiernos locales tendrían que rematar las propiedades de los vecinos, pagando la diferencia de la deuda de las personas con recursos municipales.

“Lo más paradójico es que hace dos meses exoneraron a las Zonas Francas del pago del Impuesto sobre los Bienes Inmuebles; siempre lo habían pagado. Mientras a las empresas más grandes se le quita el pago, ahora quieren triplicárselo a la gente. Esta situación es insostenible”, expresó el alcalde.

Ayer jueves el el Gobierno anunció las medidas que negociará con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y como parte del paquete se incluye el aumento del impuesto a la propiedad de bienes inmuebles de 0,25% a 0,75%, para que ese 50% adicional sea transferido al Ministerio de Hacienda.

“Viene un nuevo conflicto del gobierno central con nuestras comunidades”, dijo Soler, quien calificó el aumento como “desproporcionado” y dijo que podría convertirse en “confiscatorio”. Si una persona hoy paga ¢75.000 de impuesto, pasaría a pagar ¢225.000.

Entre las repercusiones negativas que tendría la medida, Soler explicó que en primer lugar, empobrecería aún más a las personas, ya que actualmente muchísimas familias ya tienen problemas para pagar sus impuestos y hay gente propietaria en los programas de ayuda alimentaria porque han perdido sus empleos. En segundo lugar, podría aumentar aún más el costo de los alquileres en los nuevos contratos, lo que expulsaría habitantes y afectaría el comercio. Y tercero, si la gente no paga los gobiernos locales tendrían que rematar las propiedades de los vecinos, “haciendo desahucios al estilo de los bancos españoles” y pagando la diferencia de la deuda de las personas con recursos municipales que podrían usarse en otros proyectos.

Desde el punto de vista de institucional, el alcalde criticó que los gobiernos locales serían “los ejecutores y culpables de perseguir a los vecinos/as para transferirle recursos al gobierno central”, asumiendo el costo social. Además, que aumentaría la morosidad y se reducirían los ingresos municipales, afectando programas y proyectos municipales. Detalló que este es el principal ingreso de la Municipalidad de Montes de Oca.

Ir al contenido