Alberto Salom, rector de la UNA: “Muchos diputados hablan sin saber y han politizado la situación”

Alberto Salom, rector de la UNA, advierte que las obras por $14,5 millones en la UNA continuarán pese a la excitativa que le realizaron los diputados para detenerlas.

El rector de la Universidad Nacional (UNA), Alberto Salom, tendrá que comparecer ante los diputados de la Comisión de Ciencia, Tecnología y Educación el próximo martes 16 de octubre a las 6:00 p.m., espacio en el que defenderá la inversión que el centro educativo pretende realizar para levantar varias obras en su sede central.

En esa comparecencia, seguramente deberá responder a la excitativa que le realizó el pleno de la Asamblea Legislativa para que revoque la adjudicación de la obra, la cual fue adjudicada por $14,5 millones (¢8.000 millones) y es cuestionada por los congresistas, quienes argumentan que es un gasto excesivo en medio de una complicada situación nacional financiera.

Lea también: Diputados pedirán cuentas a rector de la UNA por inversión de $14 millones

De cualquier manera, Salom asegura que “respeta” la posición de los diputados, aunque advierte que el proyecto continuará porque es más que una simple remodelación de la Plaza de la Diversidad. Según el rector, se trata de una obra que beneficiará a estudiantes, heredianos y costarricenses en general, la cual contempla la construcción de un museo, aulas, espacios culturales y rampas de acceso para los principales edificios de la institución, entre otros detalles.

Sobre las críticas que también recibió de varios diputados este jueves por concentrar la inversión universitaria en las sedes centrales, dice que su gestión ha sido especialmente provechosa para las sedes descentralizadas. Por último, tampoco se corta para decir que el tema se ha “politizado” por en el Congreso, donde fue alguna vez diputado del Partido Acción Ciudadana (entre 2006 y 2010).

Según el rector, los argumentos en contra son “acusaciones injustas” y desinformadas, pues incluso apunta a varios diputados por “hablar sin saber y sin conocer el proyecto”, para el que “se amarraron la faja y se abstuvieron de hacer ciertas inversiones” en los últimos tres años.

En cuanto a las obras, dijo recientemente en una comunicación oficial, que está dispuesto a “pagar un precio porque algunos tratan de desprestigiarle”. “Es una inversión justísima, ¿en un periodo de crisis?, sí en un periodo de crisis, que es cuando más hay que invertir en lo bueno para que crezca”, puntualizó, minutos antes de conversar con UNIVERSIDAD.

Don Alberto, los diputados le convocaron a comparecer este martes y le realizaron una excitativa para detener las obras en la Sede Omar Dengo, ¿cuál es su posición al respecto?

— En cuanto a la comparecencia que se me cita, gustoso asistiré porque más bien tengo interés de conversar con los señores y señoras diputadas respecto de todo lo que se ha dicho en relación con la edificación en nuestra Plaza de la Diversidad, de este componente para el arte y la cultura.

En cuanto a la excitativa para que no llevemos adelante esta obra, yo respeto mucho a los señores diputados, pero me amparo a la autonomía universitaria. Es una excitativa y yo lamento no concordar con los señores diputados en su criterio.

Nosotros hemos trabajado mucho este proyecto desde hace tres años, tiene que ver con desarrollo académico de la Universidad y tenemos el fuero, nos ampara la legislación. Además, tenemos los recursos, sabemos que le estamos haciendo un beneficio a la Universidad, un beneficio al país, no estamos lo perjudicando para nada; al contrario, esto no es un lujo, es una necesidad para nuestra institución, es el desarrollo de infraestructura para mejorar las condiciones académicas.

Pero don Alberto, si uno analiza la inversión y contempla que es para remodelar una plazoleta y edificar una Casa Estudiantil, parece que es un monto muy elevado, son $14 millones, ¿se puede pensar que no se trata de un lujo?

— No, ahí falta conocimiento, te has montado sobre lo que se dice, yo he tratado de informar de qué se trata la construcción. Nosotros no estamos construyendo una plaza. La plaza ya existe desde el 2006, en la plaza lo que se va a construir es todo un complejo artístico cultural que tiene que ver con un museo subterráneo para Arte y Comunicación Visual, internamente, y con una concha acústica, con rampas para dar acceso a las personas con discapacidad, tanto al edificio de Ciencias Sociales como al edificio de Filosofía y Letras, contiene aulas para la gente de Danza y de Teatro, lo mismo que el otro complejo, que es el edificio para las oficinas de los estudiantes y la transformación de la actual soda comedor en otra que mejore las condiciones, porque la actual ya no da abasto, junto con las oficinas de los estudiantes y la Vicerrectoría de Vida Estudiantil.

Todo este complejo, como digo, comporta aulas para danza, rampas de accesibilidad, conectar unos edificios con otros, etcétera; es además un complejo artístico y cultural para la comunidad herediana, nacional y para los estudiantes de este sector, eso es lo que estamos haciendo.

Cuando nosotros hicimos las obras del Banco Mundial sobre Física Médica y sobre Procesos Industriales, y hablamos de una obra de $14 millones también, nadie dijo nada, porque existe el prejuicio de que el arte es superfluo y nosotros no tenemos esa concepción, para nosotros lo que estamos haciendo es una obra complementaria de las anteriores que nos ayuda a crear infraestructura complementaria y estamos actuando amparados en el Derecho que nos asiste, eso me corresponde como rector, definir cuáles son los proyectos que corresponden acorde al plan de mediano plazo institucional y al plan estratégico, que nos ayudan a desarrollar la academia en su conjunto.

Ahora, los diputados también cuestionaron que se trataba de un asunto de prioridades en este momento fiscal y que quizás sería mejor que pensaran en sedes regionales y demás. ¿Qué les responde?

— Que tienen que ver a la UNA en su conjunto, muchos de ellos, lamentablemente, no conocen lo que estamos haciendo con el proyecto del Banco Mundial, del 2017. Casi se terminaron de construir las obras de las cuales muchas fueron edificadas en las sedes regionales.

Tenemos un proyecto deportivo en el campus de Coto, residencias estudiantiles y complejo deportivo en Pérez Zeledón, residencias estudiantiles y complejo deportivo en el campus de Sarapiquí y en Liberia y Nicoya también hacemos residencias estudiantiles. Acabamos de invertir una importante suma de dinero de nuestros recursos, en este caso, derivados del Banco Mundial, justamente en las sedes regionales.

Usted no puede sacar una fotografía de un proyecto y decir ‘por qué  no invirtieron mejor en las sedes’, porque acabamos de invertir en las sedes, y seguimos haciendo obras en las sedes. El año entrante estaríamos haciendo la construcción de aulas y un complejo administrativo en la sede de Pérez Zeledón, por lo tanto si me preguntan cómo ver esta obra que nos cuesta $14 millones en el campus Omar Dengo, diría que debemos verla como una obra complementaria de todo lo anterior. Si alguien tiene esa visión y esa perspectiva, no me puede decir que por qué no invertí mejor en las sedes, porque acabamos de hacerlo.

Hay algunas de las obras que no se han terminado, estamos terminando la de Nicoya y la de Liberia, están casi listas, pero ya se entregaron la de Sarapiquí, la de Coto y la de Pérez Zeledón; es decir, en todos los campus de la UNA hemos construido.

Sin embargo, es reconocido que las universidades públicas tienden a destinar muchos más recursos a sus sedes centrales.

— En el caso nuestro, sí puedo decirte, que en esta gestión que me honro en encabezar eso no es cierto. Hemos priorizado un trabajo hacia las sedes regionales, con desconcentración de decisiones importantes, hemos trasladado decisiones y competencias en materia de recursos financieros y otras, y también hemos preparado un proyecto muy bonito de carreras itinerantes. Esas son carreras que no requieren más construcciones sino que simplemente trasladamos recursos para las carreras, que no se dan en las sedes, entonces sacamos un corte de estudiantes por un periodo de cinco o seis años y luego esa carrera se va a otra parte.

Para finalizar, me interesa conocer su opinión sobre cómo se ha manejado este tema en el Congreso, muchos diputados incluso se refieren a usted como el exdiputado del PAC y demás, ¿piensa que ese factor es el que ha provocado que la inversión se cuestione tanto como ha ocurrido?

— No sé. Yo creo que se ha politizado bastante. Los diputados, muchos de ellos sin saber y sin conocer el proyecto, hablan de la construcción de una plaza y de eso no se trata el proyecto. Muchos de ellos, sin saber del proyecto, han politizado, sí, han politizado la situación, cosa que es muy lamentable porque yo fui diputado pero ya no lo soy.

En este momento soy rector de una institución, de una universidad pública, y no me pueden pasar una factura por algo que hice años atrás, es algo totalmente distinto, hoy soy el rector de una universidad pública, con esto le hacen daño a la universidad, me refiero a los que actúen con esos criterios.

0 comments