País

Agricultor de Heredia acusa problemas con fondos en junta de feria

Municipalidad de Heredia confirma deuda de ¢110 millones por parte de asociación Pro administración de los recursos de la feria del agricultor.

El campesino de Heredia, Rafael Cambronero Jiménez, denunció este viernes un mal manejo de fondos por parte de la junta administradora de las ferias del agricultor en el cantón florense.

Los inconvenientes iniciaron cuando el espacio de venta se trasladó al campo ferial La Perla, en Mercedes Norte, luego de 40 años de realizarse en las calles heredianas.

Cambronero aseguró que, en primera instancia, fue la junta administradora de la feria del agricultor la que presentó problemas, por lo que se tuvieron que tomar medidas.

«La asociación está intervenida por los malos manejos que venían haciendo algunos directores que yo denuncié, nombramos otro y lo tuvimos que quitar al mes porque estaba haciendo atrocidades con los agricultores. Hay un monto que pagamos y que tenía que ir a la municipalidad, pero nunca les llegó», contó.

Posteriormente, una asociación denominada Pro administración de los recursos de la feria del agricultor de Heredia fue la que tomó el control, pero las irregularidades se mantuvieron.

«Este grupo no tiene personería jurídica y quieren manejar los fondos. Eso se lo sacaron de la manga, con agricultores de la feria, porque como la asociación está intervenida dijeron que así iban a ayudar para que «todo se maneje bien». Ese grupo se estuvo reuniendo, pero lo hacía a escondidas. Hubo nombramientos a dedos» dijo Cambronero.

Ahora, según el campesino, la junta nacional de ferias del agricultor pretendía cobrarles nuevamente el monto adeudado a la municipalidad, situación que no están dispuestos a hacer.

«La junta quería que les volviéramos a pagar a ellos, para echarle un solo saco y pagarle la deuda a la municipalidad, juntar los ¢10 millones que piden la municipalidad para amortiguar la deuda, cosa que a nosotros no nos sirve, porque ya hemos invertido los fondos que recogimos en infraestructura para el nuevo espacio en el que estamos», aseguró.

Cambronero insistió en que están dispuestos a demostrar que sí hay dineros que se han invertido en mejorar los espacios de la feria y que los malos manejos se han dado por decisiones de algunas personas en las juntas.

«Estamos anuentes a presentar ante la ley que la asociación como tal invirtió en infraestructura, lo que la junta cogió y debió darle a la municipalidad eso no sabemos por qué nunca se dio.  En mayo entregamos un folder a la junta nacional de ferias del agricultor con todos los datos, pero no nos han contestado. Estoy pidiendo una auditoría interna a la junta nacional para que se demuestre a donde han ido los fondos», afirmó.

La feria del agricultor de Heredia reúne a más de 300 agricultores, en el distrito de Mercedes Norte, a 400 metros de la iglesia Católica. Pese a la intención de la junta de ferias, esta se realiza con normalidad durante ese fin de semana.

Municipalidad confirma deuda por ¢110 millones

Por su parte, el director de Servicios y Gestión Tributaria de la Municipalidad de Heredia, Francisco Sánchez, dijo a UNIVERSIDAD que la deuda existe y que, en primera instancia, establecieron un acuerdo de uso del campo ferial con la Junta Nacional de ferias. Esta, posteriormente, cedió la administración a la Asociación Pro administración de los recursos de la feria del agricultor.

«Originalmente se firmó con la Junta Nacional de Ferias el convenio porque el Comité Regional estaba intervenido. Ellos empezaron con la negativa de cancelar y nosotros fuimos tolerantes porque era un servicio de la comunidad. La Junta le cedió la administración, lo que permite la ley, a la asociación siendo ellos garante del pago, es decir, como un fiador», afirmó.

Sánchez explicó que el cobro que se hacía era de alrededor de ¢7.1 millones  de colones: ¢3.5 millones mensuales por uso de las instalaciones y ¢3.6 millones por los servicios que se reciben (recolección de basura, electricidad, agua y seguridad), para un total de 7.1 millones.

«La deuda a hoy es de ¢110 millones y la pasamos a cobro judicial, para garantizar el pago. Como vimos que no nos querían pagar fue que hicimos la gestión, a pesar de que todos los meses enviábamos el estado de cuenta. Agotamos toda las vías, tanto de reuniones como de solicitar una propuesta de pago o flexibilizar condiciones, pero no pagaron», indicó.

Según el funcionario, la Municipalidad desconoce el manejo interno de la feria, así como si se hacían los cobros a los agricultores que participaban de las ventas.

Eso sí, Sánchez aseguró que «la feria del agricultor  no está en peligro, hay un convenio que garantiza el uso. A partir de junio de este año el Comité Regional intervino y ya nos ha venido cancelando. La deuda es lo que había atrás».

Desde la semana anterior UNIVERSIDAD intentó conocer la posición de la junta nacional de ferias del agricultor sobre este tema, pero no se obtuvo respuesta en su número telefónico ni al correo electrónico.

Ir al contenido