AED: “Los convenios han pasado por varios gobiernos y logramos que se institucionalicen”

En la Alianza Empresarial para el Desarrollo tratan de mantener, con cada gobierno, sus convenios con el Estado, de tal forma que, cuando se da un cambio de administración, se aseguran mantenerlos vigentes y activos.

Bajo el lema de la sostenibilidad y responsabilidad social de las empresas del país, la Alianza Empresarial para el Desarrollo (AED) es un influyente grupo que no solo ha amasado 140 empresas privadas y a 5 instituciones, entre empresas estatales y banco públicos, sino que también tienen sentados en la Casa Presidencial a dos de sus exdirectivos.

Se trata de Silvia Lara, viceministra de la Presidencia, quien fungió como directora Ejecutiva desde 2010 y como Vicepresidenta de 2017 a 2019; y Elián Villegas, ministro de Hacienda y exvocal de la junta directiva de AED, mientras ejercía la Presidencia Ejecutiva del INS. También está el vocal, Philippe Garnier, hijo de André Garnier, ministro de Enlace con el Sector Privado, quien a su vez formó parte del influyente grupo empresarial Horizonte Positivo.


Lea también

Alianza Empresarial para el Desarrollo sujeta poderosas relaciones con 24 instituciones públicas

Constelación de empresas de AED puede ocultar conflictos de interés en alianzas públicas


La directora ejecutiva de AED, Olga Sauma Uribe, habla sobre la participación de Lara en el gobierno e indica que no es con el Ministerio de la Presidencia  “con quien tenemos relación más cercana, es más con el Ministerio de Trabajo, con el de Economía, el de Ambiente… son más relaciones directas con esas áreas y no con ella”.

¿Cuál es la razón de ser de AED? ¿Por qué y para qué trabaja?

—  AED nace en 1997, por iniciativa de Walter Kissling Gam, para discutir el rol del sector empresarial en el desarrollo sostenible del país. Inicialmente era muy filantrópica, porque no era tan claro como lo que tenemos ahora, pero conforme va evolucionando el concepto de responsabilidad social y sostenibilidad también va madurando la organización.

Hoy, AED es una organización consolidada, con mucho trabajo, que se nutre de organizaciones internacionales para guiar a nuestras empresas en temas de responsabilidad social y sostenibilidad en Costa Rica.

¿AED busca a las empresas para que se unan a la alianza o son ellas las que buscan a AED?

— De las dos formas. AED es una organización de 120 empresas y estamos constantemente buscando nuevos miembros de todos los sectores de actividad económica y de todos tamaños, para ampliar el impacto y la cobertura de la organización. Es la forma como la organización genera ingresos para pagarle al personal que está generando el conocimiento, y pasa que muchas empresas nos recomiendan a otras.

Instituciones públicas como el INS, el ICE y los bancos estatales son parte de AED ¿Cómo hacen este tipo de organizaciones para adherirse a un grupo de empresas privadas?

— AED era una organización específica de empresas privadas, pero hace como 10 o 12 años el Banco Nacional fue la primera empresa del sector público que llegó a AED para decir que le interesaba entender mejor cómo gestionar su negocio responsablemente, de manera sostenible y convertir eso en un proceso de mejora continua. AED tuvo que cambiar sus estatutos para permitir que se pudieran incorporar empresas del sector público.

En octubre de 2019, el INS tuvo un proceso de capacitación dado por AED ¿Cuánto costó esta actividad o se incluye en el precio de la membresía?

— Hice la consulta sobre este proceso y me indican que fue un curso que nosotros impartimos y del cual el INS participó, no se trata de una consultoría.  El curso es parte de la oferta del Área de Impacto Colectivo de AED y el pago de los espacios en el curso, por parte del INS, se realizó por SICOP.

Con la pandemia han tenido proyectos cercanos al gobierno, por ejemplo, con los vuelos humanitarios llamados “De vuelta al hogar” para repatriar costarricenses ¿Cómo se organizó y coordinó esta actividad?

— Esto salió con AmCham, que nos dijo que habían costarricenses en otros países y no tenían forma de devolverse y la Cancillería estaba haciendo un esfuerzo importante, pero el recurso era limitado.

Hablamos con ellos, empezamos una campaña de fondos y participaron muchas personas. Nosotros recogemos el dinero y firmábamos los contratos con Copa, que fue la aerolínea que nos dio los mejores precios, y Cancillería nos decía dónde estaba la gente, dependiendo de sus prioridades, cómo, cuánto y cómo. Fueron dos vuelos de 360 personas en total.

Me menciona los acercamientos con Cancillería, otros con la CCSS y también con la CNE ¿Cómo se establecen estas relaciones con el gobierno?

— Con la Comisión Nacional de Emergencias tenemos un convenio de cooperación desde antes, entonces ya teníamos una alianza. Con la CCSS y el Ministerio de Salud hemos trabajado en otras iniciativas entonces se contacta a alguien ahí y ella nos refiere a la persona que está a cargo del tema. En el caso de la Caja se trabajó con don Román Macaya y se establecieron los contactos con ellos y la parte técnica definió lo que se necesitaba. Luego hacemos las cartas de compromiso, las entregas y se formaliza mediante convenios de cooperación.

Son varias instituciones las que me menciona ya ¿Desde cuándo están establecidas estas alianzas?

— El de más largo plazo probablemente es el del MEP, porque fue un foco importante de nosotros; puede ser alrededor del 2007 o 2008. La primera vez que lo firmamos se empezó no directamente con ellos sino con la ANDE y más bien trabajamos en un tema de calidad de vida para el personal docente y sistematizar procesos. Fuimos con ellos a presentarlo al MEP y ahí se firmó un primer convenio con el Ministerio, de ahí en adelante siempre lo hemos tenido.

Los convenios han pasado por varios gobiernos, que van más allá del trabajo con una persona y se institucionaliza con las diferentes áreas operativas del Ministerio y, aunque cambie el jerarca, buscamos rápidamente una reunión para validar la continuidad de los convenios constantemente, si así lo desean.

¿Cómo logran que se continúen los convenios, independientemente de los ministros nuevos que asumen?

— Si cambia la persona, incluso dentro del mismo gobierno, el nuevo jerarca no necesariamente tiene las mismas prioridades y quiera continuar con ese proceso o convenio. Ahí es donde buscamos generar una reunión para ver si la intención se mantiene, pero hasta ahora, en ningún momento, nos han dicho que no, que no les interesa, porque son iniciativas que de todas maneras están en la agenda de ellos.

¿Como usted dice, esto son alianzas ¿Qué gana AED de estas uniones?

— Nada, AED no recibe nada. La alianza es para fortalecer algún proceso, no se trata de recibir algo a cambio, ni AED, ni las empresas. Lo que hace AED es la cooperación o las empresas, la parte de réplica lo hace la institución, pero es hacia adentro, no tiene que ver con el proceso de formar las alianzas.

En estos últimos años ha habido una conexión con el sector público por medio de figuras que provienen de su asociación. Hablo de Silvia Lara, en Presidencia, André Garnier en la cartera de enlace con el sector privado, e inclusive Elián Villegas, ahora ministro de Hacienda. ¿Cómo fluyen las relaciones y qué papel juegan estas figuras en las alianzas que se establecen?

— Con André Garnier se sigue siendo una persona importante para hablar con él, para ver dónde están las posibilidades de alianza. Doña Silvia es una persona que llevaba casi 12 años de trabajar en AED, pero ella había estado en el gobierno anteriormente. Se vino a trabajar a AED con todo ese conocimiento y a montar esa visión de cómo trabajar de forma articulada con todo tipo de organizaciones. Después de todo este tiempo de estar en AED le ofrecieron el puesto de viceministra de la Presidencia y nosotros igual felices por el nombramiento, porque sabemos que toda esa experiencia, conocimiento y visión, que se la dio a AED, es algo que podrá aportar a cualquier parte.

No necesariamente con el Ministerio de la Presidencia es con quien tenemos relación más cercana, es más con el Ministerio de Trabajo, con el de Economía, el de Ambiente… son más relaciones directas con esas áreas y no con ella.

Tienen también una alianza con la Escuela de Ciencias de la Comunicación Colectiva (ECCC) de la UCR, según decía en su sitio web ¿De qué se trata?

Revisé el listado de alianzas y no tenemos un convenio formal con la ECCC, ni con la UCR.  La iniciativa, me comenta Víctor (encargado de comunicación de AED), es muy puntual en el curso Teoría de las Relaciones Públicas que imparte Lisette Marroquín.

SUSCRÍBASE A LA EDICIÓN SEMANAL EN FORMATO DIGITAL.Precio: ₡12.000 / añoPRECIO ESPECIAL

0 comments