País

Adultos mayores y personal médico fueron los primeros vacunados contra COVID-19 en Costa Rica

En víspera de la Navidad, al médico José Acuña Feoli le informaron que sería el primero del personal de salud en recibir una dosis de la vacuna fabricada por la farmacéutica Pfizer y la empresa BioNTech contra COVID-19.

Las primeras en alegrarse con la noticia fueron sus hijas, a quienes les falta poco para poder volver a abrazar a su papá. Acuña, quien tiene 17 años fungiendo como médico internista en el Hospital San Juan de Dios, es uno de los profesionales que reforzó este año al equipo del Centro Especializado de Atención de Pacientes con COVID-19 (CEACO).

“Esta vacuna nos va a permitir asumir lo que viene con más tranquilidad, no solo nosotros sino más tranquilidad también para nuestros familiares”, comentó Acuña.

José Acuña Feoli fue el primer funcionario de salud en recibir la vacuna contra COVID-19. Como médico internista ha lidiado con la pandemia desde el CEACO.

Al igual que el médico internista, la enfermera Tatiana Sancho estuvo entre las primeras en ser inmunizadas. Hoy se vacunará a un total de cinco funcionarios del CEACO y en el transcurso de los próximos días a los 15 restantes.

Asimismo, este jueves se vacunaron de manera voluntaria dos adultos mayores residentes del centro de larga estancia de la Fundación Pro Personas Adultas Mayores PROPAM: Elizabeth Castillo Cervantes (91 años) y Jorge De Ford Almetlla (72 años).

“Me siento agradecida con Dios. Se lo he pedido mucho, porque mi vida es muy importante y quiero aprovechar todos los momentos”, comentó Castillo.

“Mi mensaje es que se vacunen todos. No dolió nada”, dijo De Ford, a quien cariñosamente se le conoce como don George y quien fuera profesor universitario de la carrera de Administración de Negocios.

La campaña de vacunación contra la COVID-19 empezará formalmente el próximo lunes 28 de diciembre con el primero de cinco grupos, según lo establece el esquema de vacunación que se anunció anteriormente.

La enfermera Tatiana Sancho también fue vacunada en el CEACO. En este centro hospitalario se inmunizará a un total de 20 funcionarios.

Sin embargo, las autoridades quisieron realizar este acto simbólico en vísperas de las fiestas  para “enviar un mensaje de ánimo para que las personas se sigan cuidando en las fiestas de Navidad y Año Nuevo. Estas primeras dosis llegan en momento crítico, cuando el sistema de salud anuncia alta ocupación de las camas disponibles en cuidado intensivos”.

“Es la mejor noticia de Navidad, porque necesitamos un aire de entusiasmo para mantenernos dentro de las medidas de seguridad en lugar de descuidarnos en el momento crucial, donde vivimos el riesgo inminente de ocupación plena de los servicios”, declaró Román Macaya, presidente ejecutivo de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS).

¿Cómo será la vacunación?

El primer lote de 9.750 dosis llegó ayer al país a las 9:18 p.m. procedente de Bélgica, desde donde se despacharon tres aviones que llevaban vacunas a Costa Rica, México y Chile. La próxima semana se espera un segundo lote de 11.700 dosis.

Costa Rica adquirió tres millones de dosis a través del contrato que firmó con las empresas Pfizer y BioNTech. Aparte de los lotes que se recibirán ahora en diciembre, el resto se despacharán de forma paulatina durante todo el 2021.

“Claro que uno se emociona de ver esta primera vacunación y me siento orgullosísimo de vivir en Costa Rica”, dijo Daniel Salas, ministro de Salud, quien agregó: “la vacuna, cuando haya inmunidad de rebaño, va a permitir exponernos al virus sin que este nos haga daño”.

“Estamos viendo el principio del fin de la pandemia”, manifestó Mario Ruiz Cubillo, gerente médico de la CCSS, a la vez que añadió: “el acceso a la vacuna nos va a devolver la vida”.

Jorge De Ford Almetlla, uno de los primeros vacunados, llamó a ser valientes y a vacunarse.

El proceso de inmunización no será masivo. Se espera alcanzar al 80% de la población adulta en el país, a quienes se les dividirá en cinco grupos para así ir eliminando “capas de riesgo”, es decir, se iniciará por aquellas personas que son más vulnerables a enfermar.

En las comunidades, cada área de salud irá llamando a las personas para que acudan a vacunarse de manera ordenada, ya que el virus sigue presente en el ambiente y se deben evitar las aglomeraciones, también deberán respetarse los protocolos sanitarios. Se debe llevar la cédula y el carné de vacunas.

La dosis de coloca de manera intramuscular, específicamente en el músculo deltoides de la parte superior del brazo. Tras la primera, la persona debe esperar 21 días para aplicarse la segunda inyección.

Tras la aplicación, la persona puede sentir síntomas similares a los de la gripe. Entre los efectos adversos muy frecuentes y frecuentes, que se presentan en una de cada 10 personas, están: dolor, hinchazón, cansancio, dolor de cabeza, dolor muscular, dolor en las articulaciones, escalofríos, fiebre, enrojecimiento en el lugar de la inyección y náuseas.

Con menos frecuencia, una de cada 100 personas, se puede presentar ganglios linfáticos agrandados, sentirse mal, dolor en una extremidad, insomnio  y picazón en el lugar de la inyección.

“Esto es una maratón, pero hoy dimos el primer paso que nos va a permitir crear un escudo protector un brazo a la vez”, destacó Macaya.

El presidente de la república, Carlos Alvarado, recibió el primera lote de vacunas junto a Daniel Salas (ministro de Salud) y Román Macaya (presidente de la CCSS).

No bajar la guardia

Según explicó Salas, el cuerpo demora 15 días -después de la segunda dosis- en “levantar el sistema inmunológico” para hacerle frente al virus.

Por ello, Alexánder Solís -presidente de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE)- aprovechó para recordar que, aunque ya la vacuna se encuentra en el país, no se debe bajar la guardia con las medidas sanitarias: distanciamiento físico, lavado de manos y uso de la mascarilla.

“Necesitamos reforzar el compromiso y asumirlo desde nuestras casas”, señaló Solís.

“Este es el banderazo de salida, pero tenemos que seguir cuidándonos. Si bien no podemos controlar las circunstancias, sí podemos decidir sobre nuestra actitud y acciones”, comentó Pedro González, viceministro de Salud.

Ir al contenido