País Crean el Partido Agenda Democrática Nacional

Abogados del influyente bufete Facio & Cañas fundan un nuevo partido político para “incidir” en el país

Adrián Torrealba descarta relación entre firma y agrupación política, pese a contar con nombres compartidos.

A 16 meses de que se realicen las elecciones de febrero del 2022, el abogado Adrián Torrealba, miembro de la junta directiva del influyente bufete Facio & Cañas, aparece como el primero en la lista de un grupo de cinco abogados y dos asistentes legales de la firma, que conforman el nuevo partido Agenda Democrática Nacional.

Torrealba, abogado especialista en materia tributaria, es el secretario general de la agrupación política a la que él desvincula tajantemente con uno de los bufetes de de mayor trayectoria en el país, por el cual han pasado figuras que formaron parte en gabinetes de gobiernos del Partido Liberación Nacional, Unidad Socialcristiana y más recientemente del Partido Acción Ciudadana.

El propio Torrealba figuró como Director de Tributación Directa en la administración Rodríguez Echeverría desde 2000 y parte de la de Abel Pacheco cuando finalizó sus labores en 2003.

La firma Facio & Cañas fue fundada por Rodrigo Facio, diputado en la Asamblea que redactó la Constitución de 1949, vicepresidente del Banco Central y rector de la Universidad de Costa Rica, entre otros destacados cargos.

Además, por su sobrino, Gonzalo Facio, miembro de la Junta Fundadora de la Segunda República, ministro de Justicia y Gracia y diputado entre 1953 y 1956. También se desempeñó como ministro de Relaciones Exteriores, de 1970 a 1978, y como embajador de Costa Rica ante Estados Unidos en tres oportunidades.

Posteriormente, al bufete se unieron Fernando Fournier Acuña, otro miembro de la Asamblea Constituyente de 1949, viceministro de Relaciones Exteriores, embajador en Estados Unidos y la OEA y magistrado suplente de la Corte Suprema de Justicia, así como Alberto Cañas Escalante, viceministro de Relaciones Exteriores, embajador, dos veces diputado, primer ministro de Cultura, Juventud y Deportes y uno de los fundadores del Partido Acción Ciudadana.

Por la firma han pasado otros nombres con funciones públicas, como el exdiputado y exvicepresidente de la República (1994-1998), Rodrigo Oreamuno; el exministro de Relaciones Exteriores (1982-1986), Carlos José Gutiérrez; y el exministro de la Presidencia en dos ocasiones (1986-1990 y 2006-2010), Rodrigo Arias Sánchez.

También figuran como miembros del bufete el exministro de Relaciones Exteriores (2014-2018) y de Comercio Exterior (2004 – 2006), Manuel González Sanz, y el exvocal de la junta directiva de la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope), Roberto Leiva.

El rostro más visible de Facio & Cañas hoy lo tiene Torrealba, quien es el presidente de la junta directiva. Pese a ello, y a que siete de los fundadores también forman parte de la firma, como dice el acta constitutiva de Agenda Democrática Nacional, Torrealba asegura que ni el partido político, ni la firma, colaborarán, ni cruzarán sus caminos.

Los otros firmantes del acta son los abogados, Esteban Chaves Huertas, Roberto Carmona Pérez, Modesto Vargas Castillo y la abogada, Pamela Navarro Hidalgo, así como los asistentes legales, Mary Rivera Vargas y Johnny Pacheco Castro.

“Del bufete, quien ha estado participando activamente he sido yo. Gente que trabaja conmigo, que me tiene mucha estima, nos ayudó en el proceso de constitución del partido, pero no tienen una participación activa en este momento. No hay ninguna institucionalidad y me cuido mucho de tener los sombreros separados”, comentó.

Durante la pasada campaña electoral, el nombre del abogado tributario fue mencionado por Carlos Alvarado como parte de su equipo económico; sin embargo, Torrealba respondió en esa oportunidad: “no tengo ningún nombramiento, formal ni informal”. Añadió que en aquella ocasión “se mencionó, pero nunca se concretó”.

“Con este gobierno, si no me falla la memoria, lo único fue que recientemente nos invitaron a dos abogados tributaristas, Allan Saborío (exsocio director de Deloitte)  y mi persona, con dos economistas, Gerardo Corrales (miembro del equipo económico del excandidato, Fabricio Alvarado)  y José Luis Arce (Instituto de Investigaciones Económicas de la UCR) para tener un desayuno con el ministro de Hacienda (Elián Villegas), informal, donde expresamos algunas ideas y críticas a la propuesta con el FMI, pero no ha pasado de ahí. Hemos mandado algunas ideas pero no soy asesor ni miembro del equipo”, aclaró.

Ya en el 2002, el presidente de la junta directiva de Facio & Cañas había estado en la órbita del Partido Acción Ciudadana, pues el entonces candidato Ottón Solís, durante una presentación sobre los problemas fiscales del país, había dicho que “la persona indicada para cobrar bien los impuestos es Adrián Torrealba Navas, el actual director de Tributación Directa del Ministerio de Hacienda”.

Mención en “Panama Papers”

En el 2016, UNIVERSIDAD dio a conocer una serie de documentos que relacionaban a Adrián Torrealba y Facio & Cañas con el bufete panameño Mosack Fonseca.

Según la información, el 9 de octubre de 1996, Torrealba solicitó a la abogada de Mossfon, María Mercedes Riaño, crear dos empresas (una en Panamá y la otra en Bahamas) para un cliente, donde detallaba “un esquema que incluía comprar una sociedad panameña, que esta empresa emitiera facturas mensuales por servicios de promoción y mercadeo desde Panamá a tres sociedades costarricenses, para luego enviar dinero desde las cuentas de la sociedad panameña a una empresa en Bahamas, a su vez propiedad de tres costarricenses y que repartiría dividendos entre sus accionistas”.

Posteriormente, mediante un derecho de respuesta, el abogado afirmó que “el vínculo que establece el Semanario UNIVERSIDAD conmigo está basado en un único hecho del año 1996, totalmente carente de actualidad e irrelevante en el contexto de la gravedad de muchos de los asuntos revelados por los “Panama Papers””.

“El objetivo del cliente era constituir unas sociedades en el extranjero, para lo cual los interesados sometieron a mi opinión de si era legal ubicar funciones de promoción en el extranjero, que generaran alguna utilidad de fuente extraterritorial, que luego fueran distribuidas como dividendos”, dijo.

Facio & Cañas también eludió su participación en alguna actividad cuestionada, argumentando que “nuestras operaciones fueron completamente legales, necesarias para estructurar la promoción de los servicios del cliente fuera del país. Se trató de una relación profesional de corto plazo, enteramente circunstancial y excepcional”.

Buscar incidencia política

Sobre la Agenda Democrática Nacional, el presidente del partido, Omar Jiménez Camareno, afirmó que iniciaron como un “grupo de estudio de los problemas nacionales”, pero ahora buscan incidir directamente en el país.

“Llegamos a la conclusión de que, para incidir efectivamente en la toma de decisiones, el sistema político costarricense obliga a la organización de un partido político para tener acceso a puestos de elección popular. A partir de ahí, el grupo, que viene participando, tomamos la decisión de dar el paso”, dijo.

Parte de las propuestas de la agrupación es cambiar la forma de gobierno que rige el país, ya que consideran que el presidencialismo “está agotado”.

“No podemos seguir apostando al concepto de partidos políticos que juegan hacia las elecciones, únicamente pensando en que al gobierno de turno le vaya mal. Hay que superar esos conceptos, por eso nos planteamos la necesidad de pasar del sistema presidencialista, que consideramos ya agotado, a uno parlamentario, donde los partidos políticos puedan cogobernar y desarrollar una propuesta país”, afirmó Jiménez.

Ir al contenido