País

540 bomberos forestales apoyarán operativos contra incendios este 2021

SINAC anunció inicio de temporada de combate de incendios forestales este viernes con la puesta en marcha del Sistema de Alerta Temprana.

La estación seca suele marcar el inicio de la temporada de combate de incendios forestales en el país y este año no es la excepción. En este 2021, 540 bomberos forestales apoyarán los operativos liderados por el Programa Nacional de Manejo del Fuego del Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC).

Se trata de más de 350 funcionarios del SINAC a quienes se suman 190 personas entre brigadistas voluntarios y colaboradores bajo contrato. De hecho, esta temporada tendrá siete brigadas de refuerzo por un período de tres meses, lo cual permitirá la movilización expedita hacia cualquier punto del territorio nacional donde ocurra un siniestro.

Este viernes también se puso en marcha el Sistema de Alerta Permanente, el cual consta de una serie de acciones que permiten la detección diaria de fuegos mediante el uso de imágenes de satélites, también se activó la vigilancia permanente desde torres de observación y se habilitaron puestos temporales. Igualmente, los brigadistas realizarán patrullajes terrestres y aéreos.

Meses de alto riesgo

Los primeros meses del año reúnen una serie de condiciones propicias para incendios forestales. Primeramente, la estación seca se caracteriza por ser cálida y seca, así como por sus fuertes vientos que pueden dispersar -rápidamente- las chispas a largas distancias.

Asimismo, esas condiciones ambientales también hacen que la vegetación esté más seca, lo que la convierte en potencial combustible.

Otro factor radica en que estos meses coinciden con las labores de preparación del terreno para la siembra, siendo las quemas uno de los métodos más utilizados por los agricultores.

“En ese período, se tendrá las condiciones propicias para un incremento en el número y magnitud de los posibles incendios forestales que se puedan presentar, debido al alto estado de desecación de la vegetación y las condiciones habituales de la época seca como fuertes vientos, alta temperatura y baja humedad relativa”, comentó Luis Diego Román Madriz, coordinador del Programa Nacional de Manejo del Fuego del SINAC.

A esto se suma la influencia del cambio climático. Según Román, la estructura y condiciones de desecación de la vegetación están viéndose modificadas debido al cambio climático, lo cual hace que este combustible arda con mayor facilidad.

Atención a las quemas agrícolas

En la temporada de incendios del 2020, que se entendió desde enero hasta mayo, se registraron 34.329 hectáreas afectadas por incendios forestales. En comparación con 2019, el año pasado se observó una disminución en el número de hectáreas quemadas: se reportaron 16.067 hectáreas menos.

Esa disminución fue significativa dentro de áreas silvestres protegidas. Se pasó de 2.519 hectáreas quemadas en 2019 dentro de parques nacionales, refugios de vida silvestre  y zonas protectoras a 1.371 hectáreas en el 2020.

Las principales causas de los incendios forestales en el 2020 siguen siendo las mismas de años anteriores: quemas agrícolas y pastos así como vandalismo y actividades de caza.

En este sentido, Román hizo un llamado a la población para que colabore en la prevención de los incendios forestales. 

Para realizar una quema controlada en terrenos agropecuarios se requiere un permiso expedido por el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG). Aún con permiso, estas quemas agrícolas deben hacerse en ausencia de fuertes vientos.

Asimismo, y según SINAC, las quemas en lotes baldíos y las fogatas en áreas silvestres protegidas están prohibidas.

Ir al contenido