País

27 candidaturas presidenciales, 11 repitentes, 14 en doble postulación: cifras reveladoras de las elecciones del 2022

La amplia oferta electoral arroja otro dato sintomático: el 58% de los partidos debutaron en elección presidencial del 2018 o lo hacen en este proceso. Las cifras se confirmarán cuando se formalicen inscripciones, antes del 22 de octubre, si cumplen requisitos

Este viernes concluyó la semana de inicio del período de inscripción de candidaturas para las elecciones del 2022, con la previsión de alcanzar las cantidades récord de 27 candidaturas presidenciales y un total de 55 partidos políticos habilitados para inscribir postulaciones para el Ejecutivo y el Legislativo.

La mayor cantidad de aspirantes presidenciales en la historia del país se presenta en los comicios de manera tal que cada uno se quedaría con el 3,7% del electorado en un escenario hipotético de votación igual para todos.

La realidad hará que todas reciban una votación distinta y una triunfe en febrero o dos pasen a la segunda ronda en abril, aunque cada postulación parte cero al formalizar la inscripción formal ante el TSE, que mantiene abierto el plazo para ello hasta el 22 de octubre.

Este mismo plazo rige para las candidaturas legislativas de los 31 partidos nacionales registrados y de los 25 de escala provincial que pueden competir en sus propios territorios por alguno de los 57 escaños. 

Las postulaciones presidenciales, sin embargo, acaparan la atención en la campaña electoral y más ahora con el un volumen que duplica el promedio de la última década, por razones que los especialistas atribuyen a un debilitamiento en el sistema de partidos, una tendencia continua a la personalización de la política y relativa facilidad para crear estas agrupaciones.

Del total de 31 agrupaciones habilitadas para competir por la Presidencia, 18 (58%) debutaron en los comicios nacionales del 2018 o están por hacerlo en el 2022.

Pese a la amplia oferta electoral, el ambiente en el electorado lo domina una alta indecisión, relacionada en parte a la baja simpatía ciudadana hacia los partidos, pues casi cuatro de cada cinco personas se declaran sin filiación política.

Buena parte de las agrupaciones se han decantado por aprovechar la posibilidad legal de postular a su candidato presidencial también como aspirante a un escaño legislativo. Así lo han hecho 14 de las agrupaciones que anunciaron competirán por los votos el 6 de febrero. Otro elemento que sobresale en la oferta electoral es la repitencia de los candidatos, pues 11 de ellos ya lo han sido en el pasado al menos una vez. 

El récord de candidaturas lo tiene Wálter Muñoz, diputado actual y candidato por Integración Nacional (PIN), que se presenta por sexta ocasión a la competencia por el Ejecutivo; antes estaba empatado en cinco postulaciones con el político Otto Guevara, quien en esta ocasión pretende solamente llegar por tercera ocasión a la Asamblea Legislativa, aunque ahora con un partido nuevo tras dejar atrás los problemas de finanzas del Movimiento Libertario.

A esas 11 candidaturas habría que sumar también la de Lineth Saborío (Partido Unidad Social Cristiana, PUSC), pues en 2002 ella figuró como aspirante a una vicepresidencia en la fórmula presidencial que encabezó Abel Pacheco, a la postre ganadora de los comicios, en la primera vez que se celebró una segunda ronda electoral, contra Rolando Araya, entonces en el Partido Liberación Nacional (PLN) y ahora candidato con una agrupación recién creada que se llama Costa Rica Justa. 

Del total de candidaturas presidenciales anunciadas en las últimas semanas, cinco están en manos de mujeres: Saborío, Natalia Díaz (Unidos Podemos), Carmen Quesada (Partido Justicia Social Costarricense), Viviam Quesada (Fuerza Democrática) y Maricela Morales (Unión Costarricense Democrática). Ellas representan un 18,5% de las candidaturas presidenciales.

Todas estas cifras, sin embargo, están sujetas a la inscripción formal y al cumplimiento de requisitos del TSE, para poder ingresar en la papeleta del 6 de febrero, que sin dudas será la más grande de la historia.

Ir al contenido