País

25 nacimientos por FIV alumbraron al país en medio de la pandemia

El año pasado se realizó la estimulación ovárica de 175 parejas; es decir, se cumplió con la meta. Además la tasa de embarazo alcanzó el 47%.

El 18 de abril del 2020 quedó registrado como un día importante para el país; pues mientras el número de infectados por COVID-19 alcanzaba los 655 y aumentaba el temor por los contagios, la seguridad social daba la bienvenida a la primera niña concebida mediante Fertilización In Vitro (FIV) desde que se rehabilitó legalmente esta técnica: Isabel.

Isabel Lucía Rodríguez Molina nació ese sábado a las 8:50 p.m. en el hospital de la Mujer, Adolfo Carit Eva, en San José. Pesó 2.530 gramos y midió 46 centímetros. Su nacimiento fue celebrado con bombos y platillos en todo el país.

Esta niña marcó el primero de los 25 nacimientos FIV que se dieron durante el 2020, un año en el que ni el COVID-19 apagó la ilusión de los hogares que esperaban con ansias a sus bebés, algunos incluso desde muchos años atrás.

Detrás de ella, semanas después, nacieron Abby y Samuel, dos bebés concebidos también mediante FIV.

De acuerdo con el coordinador de la Unidad de Medicina Reproductiva de Alta Complejidad (Umrac), Jerchell Barrantes, pese a la pandemia, las recomendaciones internacionales y los nuevos protocolos, durante el 2020 se realizó la estimulación ovárica de 175 parejas; es decir, se cumplió con la meta establecida en el 2019. Además la tasa de embarazo alcanzó el 47%.

Barrantes señaló que el año anterior no se presentó ningún contagio de COVID-19 en la Unidad, esto obedeció también a la aplicación de los protocolos sanitarios.

La situación fue distinta en otros países como España, donde los ciclos fueron cancelados al inicio de la pandemia. De acuerdo con el diario Público, en España más de 14.000 ciclos de reproducción asistida fueron cancelados por el cierre de centros durante los meses de marzo y abril. Lo que se traduce en unos 3.500 nacimientos menos, según datos de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF).

Isabel: primer nacimiento FIV en la CCSS

Problemas de fertilidad en hombres o mujeres, afecciones en útero u ovarios, entre otros, se convierten muchas veces en el traspié de muchas parejas que desean concebir a su hijo de forma natural.

Ese es el caso de Keilyn Molina y Enrique Rodríguez, los padres de Isabel, quienes esperaron cerca de cinco años para tener un bebé, debido a un diagnóstico que le imposibilitaba a la madre concebir de manera natural.

“En la primera cita que tuve yo en el Hospital de la Mujer, la ginecóloga que me atendió fue muy clara conmigo y me dijo que yo solamente mediante Fecundación In Vitro iba a poder ser madre. Fue un golpe en esa primera cita. Yo me vine de San José a Grecia llorando todo el camino. Se le viene a uno el mundo encima por las ganas de tener un bebé”, señaló Keilyn.

El diagnóstico llegó tres años después de buscar tener un hijo; sin embargo, la espera no terminaba ahí, pues tuvieron que aguardar dos años más a que la Umrac estuviera construida.

En mayo del 2019 llegó la llamada que Keilyn esperaba, había sido admitida para recibir la FIV en la Umrac. Ella y su esposo formaron parte del primer grupo de parejas que se sometieron al procedimiento. “Terminé siendo la primera mujer a la que se le hizo una transferencia embrionaria en la Unidad de Medicina Reproductiva de Alta Complejidad”.

“A los 12 días me hicieron la prueba y resultó positiva. A mí se me desbordó demasiado la felicidad cuando me di cuenta. El embarazo fue sumamente normal”, agregó.

No obstante, su momento de mayor felicidad fue cuando por fin se dio el nacimiento de la bebé en abril del año anterior.

“Fue algo indescriptible, estaba muy emocionada. Tanto la esperé y tenerla ahí… en el momento en que uno escucha llorar al bebé, florece la parte maternal. Cuando me la trajeron ni dormí, la contemplaba toda la madrugada (…) Ella llena de magia la casa, con sus risas”, mencionó.

Su esposo Enrique fue un apoyo muy importante para esta vecina de Grecia.Cuenta que la noticia de que sería padre le alegró en sobremanera.“Aquí tenemos a la bebé, por mucha fe, por mucha lucha también”.

“La vida es muy diferente ahora, cambia mucho. A estas alturas a mí me toca ponerme a jugar. Me tengo que tirar al piso a jugar con ella. Ella ya anda caminando, se agarra del sofá. Ya dice papá, tata, y mamá”, añadió.

La Unidad de Medicina Reproductiva de Alta Complejidad fue inaugurada oficialmente en julio del 2019, e incluye una edificación de dos pisos funcionales y uno de ingeniería, equipada con alta tecnología y cuya inversión fue de $8,478,893.27.

La unidad posee 2.000 metros cuadrados de construcción y está provista de laboratorios de Fecundación In Vitro, embriología, andrología y de preservación, así como quirófano y diversos recintos de muy alta especialidad donde se realizan los procedimientos.

El objetivo de la unidad es brindar el abordaje especializado a parejas o mujeres solas con infertilidad que pasaron por el proceso de baja complejidad que ofrece la institución y que implica la realización de diversos tratamientos incluyendo la inseminación artificial.

La infertilidad se define como la falla para concebir luego de 12 meses de relaciones sexuales frecuentes sin utilizar métodos anticonceptivos en pacientes femeninas menores de 35 años o, luego de 6 meses de relaciones sexuales frecuentes sin uso de métodos anticonceptivos en mujeres de 35 años o más.

La técnica de FIV consiste en extraer óvulos de los ovarios para ser inseminados con espermatozoides en un laboratorio de alta tecnología. Una vez finalizado el proceso de unión de las células sexuales, el óvulo fertilizado es transferido al útero materno.

Donación de Óvulos

Uno de los proyectos que tiene este año la Umrac es iniciar con el proceso de donación de óvulos en la seguridad social, el cual podría beneficiar en sobremanera a las mujeres mayores de 42 años que quieran quedar embarazadas.

“Es un proyecto que está muy próximo a iniciar. Yo espero que en este 2021 ya se dé”, apuntó Barrantes.

Barrantes explicó que no han podido iniciar con el proyecto debido a problemas de importación de unos test psicológicos, los cuales buscan evaluar a los donantes.

“Ya hay pacientes evaluados desde un punto de vista médico, metabólico, genético, con todos los requisitos, solo nos falta ese punto”, destacó.

Por normativa institucional, las pacientes mayores de 42 años tendrán que utilizar óvulos donados para concebir; no obstante, en el país no existe esa cultura de donación.

Ir al contenido