Una golondrina…

Renuncia el gerente de un banco que ganaba más que el presidente de los Estados Unidos.Es cosa  normal y legal que en este país

Renuncia el gerente de un banco que ganaba más que el presidente de los Estados Unidos.

Es cosa  normal y legal que en este país un burócrata estatal gane más que el jefe de turno del imperio más grande, poderoso y dueño del mundo, porque aquí se legisla para saquear a la clase trabajadora y enriquecer a los que usufructúan esas leyes; sin embargo, eso es también inconcebible, odioso y tremendamente inmoral.

Renuncia también un ministro, un viceministro y un  diputado acusado de acoso sexual.

¿Quién más desea renunciar? ¡Por favor, que siga la lista! Comenzando por el Primer Poder de la República ¡Qué bendición sería su renuncia  en pleno!

En cuanto a la renuncia del diputado, La Nación S.A. despliega su encandilante amarillismo con titulares que hablan de corrupción frenteamplista, sin nombrar siquiera lo más importante, la conveniencia del despido para la moral del sistema.

No dejan de tener alguna razón en cuanto a que el  partido cuestionado en ningún momento debió ocultar por unas horas las razones de la renuncia forzosa del supuesto acosador sexual; pero eso lo justifica nuestra forma de ser; al tico normalmente no le gusta hacer leña al árbol recién caído;  preferimos  esperar a que sus hojas se marchiten, que sus frutos se pudran y que huela a muerto, para caerle con el hacha.

Pero olvidándonos de la forma y matices del despido, y viendo las cosas no desde el punto de vista político, sino de la conveniencia social del hecho consumado, podemos predecir que este echará raíces y dará sus frutos por ser el primer e insólito despido de un legislador por faltas a la moral; el ansiado y esperado precedente.

¿Cuándo en la historia de la infinita lista de corrupciones legislativas ha tenido algún partido político la osadía de hacer renunciar a un diputado corrupto? Hemos visto  en los últimos años escándalos mucho más graves y sonados, especialmente en el Movimiento Libertario y en  Liberación, y jamás ha renunciado nadie por motivo de sus corruptelas.

Del lado de la ingenua masa dirigida, de  esa  incauta turba sin pensamiento que se arremolina cada cuatro años para elegir ciegamente a ese incapaz y fastidioso gremio, donde se puede elegir de todo, desde vagabundos vividores y connotados ladrones, hasta enfermos sexuales; sin perjuicio, desde luego, de que almas honestas se sometan a la tortura de acompañarlos, alienta mucho el hecho de que por primera vez se ha hecho algo en favor de tantos engañados.

Esa caterva, sometida y arrodillada en los estratos  más oscuros y profundos de esta democracia de capas, que después de cada elección no tiene arte ni parte en el rumbo del país, ha salido ganando algo por esta vez. Porque un diputado dado de baja por faltas a la moral es  una buena señal, a pesar de todo el teatro desplegado con los hipócritas lloriqueos y lamentaciones de sus compinches, pues, sin duda, en este país todo andaría muy bien ¡envidiablemente bien! A no ser por la falta casi absoluta de moral que golpea todos los campos de nuestra vida.

La pandémica ausencia de moral en el Estado, en todas las instituciones civiles y religiosas, y muy particularmente en la Asamblea Legislativa, desde hace muchos años tocó fondo; y no tiene más camino que seguir allí o tratar de revertir por pura inercia; pero esta renuncia, como expiación por faltas a la moral, inaudita en la negra historia de ese putrefacto organismo, es un buen comienzo y un empujoncito hacia la ética; un precedente magnífico que, ciertamente, quieran o no, lo realiza el partido más joven de los que gobiernan y se convierte en lección para los viejos corruptones.

Muchos dirán que “una golondrina no hace verano”, pero ¡peor es nada! Las modas comienzan por un loco que se viste de payaso, luego se suma otro y otro…

Así como también la vergüenza enrojece al cura que sorprenden predicando con la jareta abierta y quizá no lo vuelva a hacer (¡claro, depende del cura!), así, lo importante es que los otros curitas no se la jueguen y se sumen a los que no lo hacen, ya sea por simple contagio, vanidad, miedo, hipocresía, conveniencia o incluso hasta por amor al hábito; no importa, lo justo y esperado es el resultado: ¡Que no lo hagan! De ahí la importancia de los precedentes, y aunque se piense lo contrario, algunos sí escarmientan por cabeza ajena. ¡Eso nos sirve!

 

Legislar es en esencia,

La forma de subyugar,

Dirigir y utilizar,

Grandes rebaños de humanos,

Por jerarcas soberanos,

Que aquellos suelen nombrar.

Otros Artículos

Supongo que un centro de enseñanza privado no “contrata” a un académico de la universidad pública para que imparta una charla inaugural sobre “el

La página del Registro Público daba cuenta este lunes de las deudas fiscales que mantiene la sociedad Realco Management S.A. (Imagen tomada

Carmen Romero, indígena ngöbe, durante la filmación de la película Defensores de la vida, que será estrenada el 26 de febrero en el cine

Por cierto, en el top ten de las noticias trascendentes de un noticiario internacional, la misses le robaron el puesto a los 43 de

La nueva ala este de la Facultad de Medicina estará interconectada a las instalaciones actuales y tendrá tres niveles equipados con lo último

Desde este pasado 7 de enero, LA INTOLERANCIA les arrebató la vida a varias personas en Francia. Sin embargo, cada vez que leo algún

Se ha referido en diversas ocasiones, que para que el Estado pueda cumplir sus cometidos −entre ellos la prestación del servicio público de manera

Es una dura expresión afirmativa, pero es una gran verdad.  Se podría cuestionar; pero más bien se reafirmaría como cierta y como una significativa,