Réquiem por el hermanitico

Poco tiempo después de haber aterrizado en el aeropuerto El Coco,  a finales de 1966, mi primera impresión fue la de haber llegado a un país  demócrata y pacífico como entonces 

Poco tiempo después de haber aterrizado en el aeropuerto El Coco,  a finales de 1966, mi primera impresión fue la de haber llegado a un país  demócrata y pacífico como entonces  yo  también creía que era Chile. Eran los tiempos del Estado benefactor y el mundo se tranquilizaba, pero yo venía de la Alemania Federal donde  todavía  había  edificios  bombardeados durante la Segunda Guerra  Mundial que tenían un gran letrero: Achtung!,  advirtiendo que era mejor cruzar a la otra acera.   En esa Europa, que el plan Marshall todavía no levantaba de sus ruinas, yo  tenía que ir a los baños públicos para ducharme. Fueron tres años de intensa lección sobre el rigor de la Historia que al sumar las acciones humanas les da un sentido y las vuelve comprensibles.

Así, pues, en Costa Rica me preguntaba ¿hasta cuándo va a durar esta Suiza que se cree diferente al resto de Centroamérica? En los años setenta, con fuertes movimientos insurreccionales en la región, advertí las primeras grandes ronchas de la corrupción que antes parecían piquetes de mosquitos. “Antes robaban pero algo nos dejaban”, decía  la gente. ¿Más corruptos que soldados? ¿Cuándo comenzó la corrupción o siempre había existido? Mis andanzas por los archivos me dijeron que desde los tiempos coloniales robar es una práctica del Estado. Pero hoy el comején se  multiplica y devora los pilares de la institucionalidad que nos sostiene.

¿Qué va a pasar ahora? ¿Las víctimas se conformarán con botar basura en los jardines de la Casa Presidencial? La inquietud es nacional y ya la ultraderecha se organiza derramando su idea única  en las redes sociales… (Sus ataques, por ahora verbales, a la marcha de la diversidad sexual no son  morales, son políticos).

Si la negación  de la realidad  y el nacionalismo  ingenuo nos condujeron hasta  donde estamos,  lo menos que podemos hacer es aceptar que Costa Rica ha cambiado y no hay vuelta atrás. El hermanitico ha sido sepultado junto con el país demócrata y feliz, vienen tiempos de mucho miedo y  violencia. ¿Estaremos a la altura de las circunstancias?


Warning: file_get_contents(https://graph.facebook.com/?ids=https://semanariouniversidad.com/opinion/requiem-por-el-hermanitico/): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 403 Forbidden in /home/alfred06/public_html/wp-content/themes/abomb-child/elements/element.php on line 80
0 comments